Elecciones en Perú : ausencia con aviso de Flora Tristán.

Elecciones en Perú : ausencia con aviso de Flora Tristán.

6Jun21 0 Por Admin

Hay elecciones presidenciales en Perú. confrontan la candidata de la mafia limeña y de las élites oligárquicas Keiko Fujimori y el maestro rural Pedro Castillo con apoyo popular, en particular del postergado interior. Los derechos de género quedan para la próxima.

Andrea Arrigoni

Este domingo 6 de junio se definirá en Perú la elección de la presidencia en el marco de una severa crisis política, sanitaria, económica y social.
A pesar de la embestida feroz del establishment y de la élite limeña, que sostienen a la candidata Keiko Fujimori, el maestro rural Pedro Castillo mantiene el apoyo de sectores populares, especialmente en el postergado “interior” del país. Incertidumbre y polarización marcan las últimas horas.
Las elecciones en Perú se definen en el marco de un alto descreimiento de la población en el sistema de partidos tradicionales, luego de tener cuatro presidentes en el último período de cinco años, con casos de corrupción, cruces y ataques del poder legislativo al poder ejecutivo, y viceversa, movilizaciones populares masivas a fines de 2019, y una gran fragmentación de los partidos tanto de derecha, los autodenominados “centro” como de izquierda. Luego de décadas de gobiernos que responden al consenso de Washington, y al modelo de libre mercado, la población ha tenido que atravesar la pandemia sin un sistema de salud público que los protegiera, endeudándose para conseguir un tubo de oxígeno, con aumento y profundización de la pobreza y del desempleo.
En ese escenario, logró pasar a la segunda vuelta la hija del dictador Alberto Fujimori, con graves denuncias de corrupción en su haber, que se presenta a la presidencia por tercera vez y en cada ocasión con menor porcentaje de votos (13,3% en las primarias de este año). Sin embargo, la candidata Keiko Fujimori por el partido Fuerza Popular ha recibido en este último tramo el respaldo unificado de todos los sectores del poder que la consideran garantía de continuidad del modelo establecido, incluido el ardiente apoyo del escritor Vargas Llosa, que la cuestionara hasta hace solo unos días. La campaña en los medios ha sido feroz hacia su contrincante, el profesor Pedro Castillo, que obtuvo la mayor cantidad de votos en la primera vuelta (19,9%). En las redes sociales han circulado videos que muestran a gerentes de empresas a los gritos, atemorizando y amenazando con despido a sus trabajadores si ganara el candidato de izquierda Castillo. La frase de Keiko Fujimori no deja dudas: “conmmigo eso de la lucha de clases se termina”, sentencia una y otra vez la ex legisladora que estudió en una universidad de EEUU, sabe manejar el discurso mediático y promete el indulto para su padre preso por delitos de lesa humanidad, experto en corrupción y represión.
Pero…quién es Pedro Castillo?
El profesor rural Pedro Castillo, oriundo de Cajamarca, protagonista de la enorme huelga magisterial del año 2017, es el emergente de la organización de lucha desde abajo frente a las reformas educativas implementadas en Peru. Con criticas a la direccion gremial de SUTEP, sindicato docente que acordaba con el gobierno por un aumento salarial por debajo de lo requerido por las bases docentes, estas desconocieron el acuerdo de cúpulas y, dándose una autoorganización por regiones, la docencia fue a un paro por tiempo indeterminado. Conformaron una coordinación horizontal de lucha nacional cuyo vocero fue el maestro rural Pedro Castillo, que fundamentalmente desenmascaró la supuesta evaluación por mérito al profesorado, instrumento para echar maestras y maestros, profundizar una reforma educativa liberal como el modelo aplicado en Chile y Colombia, las falencias de infraestructura escolar, el hambre de su alumnado, la necesidad de poner un freno a la mercantilización de la vida.
Quizas sea eso lo que más teme la rancia derecha y la élite limeña cada vez que el maestro, que hizo su campaña con un lápiz gigante como insignia, su sombrero de campesino rondero y el cierre en cada exposición con la frase “palabra de maestro”, hace resonar al insistir una y otra vez, con la necesidad de una asamblea constituyente, para que el pueblo se exprese sobre qué educacion, qué salud y qué justicia debe proponer una nueva Constitucion “desde abajo”, “desde el pueblo para el pueblo” como ha definido.
Sin embargo, tiene el candidato un planteo muy conservador respecto a las necesidades del movimiento de mujeres y diversidades de género, necesidad de un cambio de perspectiva urgente, que tampoco por supuesto está presente en la candidata Keiko Fujimori, quien se transformara en “primera dama” al lado de su padre presidente, cuando el dictador echó a su propia madre por denunciar la violencia de género y tortura que ejercía sobre ella. La candidata feminista Veronica Mendoza de Juntos por Perú, que quedó excluida en la primera vuelta, lo ha apoyado en este útimo tramo junto a sus equipos tecnicos y realizó un acuerdo público con el maestro basado en los puntos que comparten, para frenar la llegada del fujimorismo, confiando en que sea el debate junto al pueblo, el espacio que permita avanzar sobre los derechos hacia las mujeres y las diversidades de género, en un país con mayorías católicas y evangelistas.
Otro punto, no menor, es la matriz extractivista de producción del país. Si bien Castillo ha mencionado la posibilidad de un Estado plurinacional como reconocimiento a las numerosas comunidades indigenas, a la hora de enfrentar a las multinacionales mineras el maestro habla de la posibilidad de nacionalización, bogando por un modelo de mayor distribucion de riqueza, pero no de cambio estructural de la matriz extractivista del país. Esa mención hace también respecto al gas y a otros servicios que tanto necesitan amplios sectores de la población, especialmente el postergado “interior”.
En definitiva, una victoria de Keiko Fujimori es la certeza de la continuidad de las mafias, el autoritarismo y la falta de derechos minimos como la salud pública, el racismo y el sufrimiento del pueblo trabajador que lleva décadas bajo un modelo similar al que implosiona por estos días en Chile y Colombia. El profesor Castillo, en este contexto, despierta una esperanza en un sector importante del pueblo trabajador, especialmente rural, que se identifica con alguien de origen pobre, campesino, que emerge desde las luchas, por fuera del sistema. Las encuestas que se llegaron a difundir antes de la veda electoral, dan prácticamente un empate técnico. Cualquiera sea el resultado se avecinan incertidumbres y tensiones en el país andino.

foto cnn

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter