Perú: ganó Castillo, final abierto

Perú: ganó Castillo, final abierto

9Jun21 0 Por Admin

Guillermo Cieza

Pedro Castillo, ganador de las elecciones presidenciales en Perú reclamó a la Oficina Nacional de Procesos ELECTORALES (ONPE) que no siga retrasando la información sobre los resultados que el pueblo conoce. En Perú, lo que es seguro es que ganó Castillo, todo lo que ocurrirá después es de final abierto.


Como anticipamos desde “tramas” el día después del comicio, ya se sabe con certeza que Pedro Castillo y su partido Perú Libre, ganaron las elecciones presidenciales. Los últimos cómputos confirman ese resultado. Ayer por la tarde, con el 98% de las actas contabilizadas, quedaban novecientos mil votos por escrutar y la diferencia a favor de Castillo era de 90.000 votos. Los votos del exterior en los cuales, en el mejor de los casos Keiko Fujomori se impondría por un 66% eran menos de 200.000, con lo que podría recuperar como mucho, 66.000 votos. Esos votos no le alcanzan a la derecha para ganar, y además, quedan por contabilizar 700.000 votos de las zonas más alejadas, las del Perú rural, donde arrasa Castillo.
Con esos datos en la mano, Castillo reclamó a la ONPE que no siga retrasando los resultados que el pueblo conoce.
Es evidente que desde el mismo momento en que la derecha advirtió que perdía las elecciones, empezó la conspiración para desconocerlas. Para esa maniobra la derecha cuenta con la complicidad de casi toda la clase política peruana, los grandes medios de prensa y el apoyo del Secretario de la OEA, Luis Almagro. En algún momento la estrategia fue manipular las primeras cargas de actas de votación para presentaran resultados favorables a Keiko Fujimori y consagrarla vencedora. Algo falló y el reconocimiento posterior que Castillo encabezaba los cómputos oficiales, cambió el escenario. Allí fué que la derecha empezó a hacer circular la versión de que los votantes del exterior darían vuelta la elección. La ONPE decidió cargar primero las actas del exterior, postergando las actas del interior de Perú. Pero igual los números no le daban a Keiko.
La intención de agitar lo de las impugnaciones, para que, en términos futbolísticos, el partido no se termine en el césped, sino en los escritorios, tiene algunas dificultades. Es poco creíble que un marginal de la politica y sin antecedentes de corrupción, como es Castillo, le haga fraude a los multiprocesados Fujimori, que desde hace treinta años son parte de las estructuras de poder y de gobierno de Perú.
El desconocimiento de los resultados electorales, no es la única opción de la derecha. Existe también la posibilidad de que se traten de capitalizar esta tensión, imponiendo condicionamientos para la asunción del futuro presidente. Castillo, que durante tres meses estuvo al frente de la gran huelga nacional docente, conoce de presiones y hasta el presente ha podido imponerse a ellas.
El triunfo de Castillo ha generado preocupación en el gobierno de Estados Unidos, que perderá influencia en el país sede de las conspiraciones regionales del denominado Grupo de Lima. Pero además, porque el gobierno puede cambiar de mano en un país del Pacífico donde China ha invertido 30.000 millones de dólares en los últimos 10 años. China es el segundo socio comercial de Perú y tiene inversiones en energía, minería, pesca, silviculura, finanzas, infraestructura, etc.
Este último dato es favorable para el gobierno de Castillo, pero, la fuerte presencia de China en actividades mineras, por otro lado, va a ponerse en tensión con el abrumador apoyo que tuvo Castillo en las regiones donde se desarrollan luchas contra el extractivismo minero.
Resumiendo. En Perú lo que es seguro es que Castillo ganó las elecciones. Lo que ocurrirá después, tiene final abierto. En los próximos días se irán develando algunas incógnitas.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter