Pincelada de gol desde Fiorito hasta el Azteca

Pincelada de gol desde Fiorito hasta el Azteca

22Jun21 0 Por Matías Gianfelice

Hace 35 años el mundo y la pelota eran una sola, iban de paseo con su mejor artista. Dijo Víctor Hugo, un barrilete cósmico, quizás hoy sea cuestión de mirar al cielo y que Diego nos lleve a remontar tantos sueños de potrero.

Diego Armando Maradona, el Pelusa, otra vez está presente. Hoy se cumplen 35 años del partido más emblemático en la historia de todos los mundiales de fútbol. 35 años de un partido que mezcló gambetas y política, goles e injusticias, pases cortos y desigualdades como casi nunca en la historia. Hace 35 años el sol del Azteca brillaba a rabiar para que un puñado de jugadores dieran todo por la camiseta. Argentina le ganó 2 a 1 a Inglaterra, lo eliminó de México 86′, 4 cuatro años después de la Guerra de Malvinas.

Aquella tarde el pueblo argentino vibró en comunidad como pocas veces, su héroe más plebeyo, el negrito de Fiorito que le hizo jueguitos al destino y gambeteó la miseria, el Diez, nos bañó con un poco de gloria. En el mundo entero hoy hay homenajes para Maradona, para su enorme gol a los ingleses. Hablamos del segundo, el primero, el que le hizo al rencoroso de Peter Shilton con la “Mano de Dios” , quedará para otro momento.

Hoy el mundo de la pelota celebra que un hijo de obreros del conurbano bonaerense, parido en una villa y montado a la más maravillosa magia con un pie zurdo pudo tener, le regaló a la humanidad los 12 segundos más lindo de la historia del fútbol. Hace 35 años Maradona escribía su nombre como leyenda del deporte mundial, hace 35 años la garganta de Víctor Hugo Morales lo bautizaba para siempre, “Diegol, Barrilete Cósmico”. El gran relator uruguayo se preguntaba de que planeta vino. Pero la historia le confirmaba, que ese petiso morrudo que festeja con un saltito contra el banderín, es un hijo de la clase obrera. Ese negro villero desparramó ingleses en su propia creación. Diego juega y con él adentro de la cancha la vida sonríe. Diego seguirá gambeteando jugadores y miserias en cada potrero, en cada pisada o en cada gambeta. El D10S de la pelota bajó al templo Azteca para desterrar piratas. Hoy volvemos a gritar un gol de Maradona.

El mejor del siglo XX, con el mejor relato de la historia
Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter