Pandemia, penurias y…elecciones

Pandemia, penurias y…elecciones

23Jun21 0 Por Daniel Campione

En septiembre serán las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), en noviembre las elecciones generales.  La dirigencia política cultiva sus enfrentamientos teñidos de especulación, mientras el grueso de la ciudadanía permanece tan descontenta como distante del convite electoral. No aparece una alternativa que pueda colocar la discusión política en nuevos términos.

El ex presidente  Mauricio Macri dejó trascender que en Argentina podría implantarse una “autocracia” si el Frente de Todos gana las próximas elecciones legislativas. Días antes el diputado nacional Waldo Wolff declaró que nuestro país estaba “a siete diputados de ser Venezuela”, en alusión a las bancas que le faltarían al kirchnerismo para tener mayoría propia en esa Cámara.

Son manifestaciones que, con toda intención, cultivan la llamada “grieta”, con un discurso de derecha que se reviste de “defensa de la república”. La mencionada brecha no es otra cosa que la escenificación de un debate furibundo entre oficialistas  y opositores, que suele dejar afuera de la agenda pública a cuestiones fundamentales.  Por omisión compartida de ambos bandos y tras la alharaca de la confrontación, temas centrales como la negociación y pago de la deuda externa, o el aliento a las diferentes aplicaciones del extractivismo, no son cuestionadas por las líneas predominantes del juego político.

Una muestra de ese consenso por omisión lo da el debate actual en torno a la llamada “Hidrovía”. Circulan variadas declaraciones que abogan por algún tipo de nacionalización del control de esa fundamental vía navegable. No pocas de ellas brotan desde el interior del Frente de Todos, o de círculos muy cercanos. El gobierno no hace caso y avanza imperturbable hacia una nueva concesión. Los opositores de “Juntos por el Cambio” no alzan su voz para hacer objeciones. Es obvio, tal conducta está acorde con su posición de favorecer la “iniciativa privada” a rajatabla.

Volviendo a las elecciones, todo indica que una vasta porción de la población está harta de la “grieta”. Incluso muches se hallan fatigados de todas las manifestaciones de la política, sin discriminar entre oficialismo y oposición. Ni apuntar tampoco a alguna visión alternativa que supere el abordaje binario que deja afuera problemas decisivos.

El agobio producido por la doble presión de la pandemia y la crisis económica conspira en gran medida contra el interés por estas elecciones. En cuanto al  Covid-19 el arribo de mayor cantidad de vacunas en las últimas semanas ha traído algo de alivio. Subsiste la inquietud por la persistencia del alto número de casos y la incertidumbre de muches acerca de la aplicación de la segunda dosis.  Los medios predominantes se encargan de atizar esas justificadas inquietudes, al tiempo que siguen inmersos en el lobby descarado a favor de las vacunas norteamericanas.

En el plano económico; el aumento del nivel de pobreza e indigencia, la precarización y eldesempleo, la inflación. Todo se conjuga a favor de una situación sombría que no tiene visos de mejorar. El gobierno sólo lanza paliativos en forma de asistencia alimentaria, algún bono, y controles de precios hasta ahora ineficaces.  Juntos por el Cambio tiene su respuesta canónica para estos problemas: Liberación de los mercados, mejorar el “clima de negocios” y la reforma laboral y previsional.

En esas condiciones el desinterés y aún el repudio hacia la coyuntura electoral aparece comprensible. La vida de les argentines no parece destinada a cambiar por unas bancas legislativas de más o de menos.

Queda la reflexión acerca de una alternativa real, que asuma una perspectiva anticapitalista, de respuesta efectiva a las necesidades de la población. Que traiga al debate la posibilidad  de una transformación profunda de la sociedad, que revierta la tendencia a la mera administración de lo existente. Y supere a la mera asociación entre algunos partidos situados a la izquierda del espectro político, para definir instancias de articulación que sean al mismo tiempo más amplias y más profundas. Es un campo de posibilidades en que lo necesario tiende a convertirse en urgente.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter