Otra muerte entre las más de 600 diarias

Otra muerte entre las más de 600 diarias

6Jul21 0 Por Darío Balvidares

Producto del COVID-19,  Valeria Cherner  falleció ayer en una clínica de la localidad bonaerense de Quilmes, luego de haber sido inducida a un coma farmacológico.

A los 37 años, la profesora del  Normal 10, Juan Bautista Alberdi del barrio porteño de Belgrano, muere por causa del virus. Con un embarazo de siete meses,  sintió los síntomas, no fue internada en ese momento; su compañero, también aislado por tener los síntomas. Luego de un parto, también inducido, la beba sietemesina tampoco pudo sobrevivir y muere a los 10 días.

Según el Observatorio de salud de la Comuna 12, los familiares informaron que: “No estaba vacunada ni por docente, ni por embarazo. A las dos semanas que estaba internada, recién habilitaron la vacuna para embarazadas”. Además tenía otra hija de tres años.

Dos vidas, madre e hija, que ya son parte de las estadísticas de los más de 600 fallecimientos de ayer. La beba de 10 días y la mamá, 37 años.

Mientras  el gobierno de la Ciudad envía cartas a las familias y a las escuelas sugiriendo el uso de la frazada, el virus, que no sabe ni de ventilaciones cruzadas, ni de ventanillas abiertas en el transporte público, ni de burbujas, ni de aulas con las ventanas abiertas y bajas temperaturas, se continúa reproduciendo.

Estamos frente a la incipiente entrada de la variante Delta, que tampoco sabe su nombre y poco le importa, lo que le importa es sobrevivir y reproducirse, para eso tiene que infectar y cuando eso ocurre se produce la enfermedad que ya ha causado decenas de miles de desenlaces letales, que sí tenían nombre, familia, amistades.

Los gobiernos, nacional, provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tal vez deberían repasar el indicador de 500 casos cada 100000 habitantes, sobretodo porque los mismos funcionarios afirman que viene la tercera ola. No estaría mal que se evalúen nuevas medidas en virtud de que la letalidad continúa muy alta, aunque los vientos cruzados sobre la llegada, fabricación y decretos de autorización de vacunas disipen una realidad incontrastable, el virus sigue infectando y las muertes siguen sucediendo.

Foto destacada Comuna 12

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter