Del estallido social a la Convención Constituyente que preside una mujer mapuche

Del estallido social a la Convención Constituyente que preside una mujer mapuche

11Jul21 0 Por René Squella

Chile está viviendo un proceso transformador desde su estallido social el 18 de Octubre del 2019. El oasis de Sebastián Piñera se convirtió en multitudinarias movilizaciones en todo el país, violaciones a los derechos humanos, y un proceso constituyente. El domingo 4 de Julio, en Santiago, se realizó la primera sesión de la Convención Constituyente que preside una académica mapuche de 58 años nacida en Traiguén, Wallmapu (territorio mapuche).

El antes: De estallido a Convención Constituyente

Todo se inició en la primavera del 2019, estudiantes secundarios comenzaron a evadir el pago del metro saltándose los torniquetes de entrada. El 18 de Octubre, la olla a presión que generó el neoliberalismo en el país explotó. Disturbios, saqueos, derribo de monumentos, violaciones a los derechos humanos, y grandes movilizaciones de personas que exigían transformaciones profundas. Para acabar con la alta desigualdad del país, la precariedad laboral y de la vida en general. Y con el abuso de las élites que detentan el poder y concentran todo: dinero, poder, medios de comunicación, territorios, agua y un largo etc.

Piñera al día siguiente, decreta estado de emergencia, toque de queda, y saca a los militares a la calle. Más de 34 muertes están asociadas a contextos del estallido social, cientos de traumas oculares incluidas dos personas ciegas, y miles de detenidos en irregulares procedimientos, los presos políticos de la revuelta.

El 15 de Noviembre de 2019, acorralado el gobierno de Piñera por casi un mes de movilizaciones masivas, casi toda la “clase” política a través del Parlamento, sella un “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución”. El mismo decreta no solo un camino a seguir para poder cambiar la Constitución de Pinochet, sino que no se hace cargo de la violación a los derechos humanos ocurridos por militares y policías. El empresario gobernante se salva de salir arrancando en helicóptero como De la Rúa el 2001 en Argentina.

El primer paso se dio el 25 de Octubre del 2020, en una de las elecciones más multitudinarias del último tiempo (50,9% del padrón total), un 78% de la población aprobó cambiar la Constitución de 1980, y un 80% optó para que ese cambió, fuera realizado en su integridad, por personas elegidas para tal finalidad. (la alternativa era Convención Mixta, con la mitad de constituyentes sacados desde el parlamento).

El 15 y 16 de mayo se realizaron las elecciones de los constituyentes que redactarán la propuesta a votar obligatoriamente en 2022, Ese fin de semana, ocurrió un estallido político. La derecha quedó arrinconada y no logró un tercio para la Convención Constituyente y el derecho a veto que eso le permitía. Como contraparte, independientes fuera de partidos políticos tradicionales; movimientos sociales, y mujeres, fueron quienes destacaron en dicho escenario que cambió el tablero político.

El Ahora: Posicionamiento político y organización del trabajo

El proceso constituyente no solo es inédito en toda la historia del país por contar con 155 personas elegidas democráticamente para redactar el Chile del futuro. También destaca el hecho de que la elección se hizo considerando paridad de género (78 hombres y 77 mujeres), y la participación de 17 escaños reservados para la representación de los pueblos originarios del territorio.

La ceremonia de inicio del trabajo de los constituyentes, prevista para las 10 de la mañana del domingo cuatro de Julio no pudo iniciar. La presencia de la policía de Fuerzas Especiales reprimiendo a manifestantes y familiares de constituyentes vinculados a la Lista del Pueblo demoró el acto. Mientras se daba inicio a la investidura formal, era interrumpida por constituyentes que detuvieron la toma de posesión mientras se pedía el retiro de las fuerzas represivas del perímetro de la Convención. El mensaje era claro, no se quería iniciar con la presencia de quienes han sido responsables impunes de múltiples casos de violación a los derechos humanos.

Finalmente, pasado el mediodía, se dio inicio a la ceremonia que daba cuenta de las 155 personas electas. Luego, se eligió a la mesa directiva, y la Dra. Elisa Loncón Antileo, ​mapuche, académica universitaria, lingüista y activista por los pueblos indígenas, fue escogida para presidir el Convención con 96 votos. El abogado constitucionalista Jaime Bassa, parte del Frente Amplio, conglomerado de Izquierda, fue elegido vicepresidente. Dos académicos universitarios de establecimientos públicos, ambos de regiones, un mensaje político importante.

Esta semana que inició el trabajo constituyente en el Palacio Pereira de Santiago, destacaron tres hechos: El gobierno de Piñera no tenía las condiciones mínimas para trabajar en contexto de pandemia, el lunes cinco de julio no se pudo iniciar la labor. La Convención aprobó una declaración inicial en la que se solicita a los otros poderes del Estado, liberar a los presos políticos de la revuelta y desmilitarizar Wallmapu. El sábado 10 de Julio, a días del documento generado por la Convención, en Wallmapu, la policía asesina a Pablo Marchant, weichafe mapuche que se encontraba saboteando maquinaria forestal. El mensaje del poder y las oligarquías es claro. Harán todo lo posible por obstaculizar el proceso que da inicio a un país pluricultural, descentralizado, con derechos sociales, y una matriz económica sustentable que respeta a la naturaleza.

René Squella, coresponsal desde Valparaíso, Chile.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter