La situación actual en Haití

La situación actual en Haití

11Jul21 0 Por Irene Antinori

Entrevista realizada en Buenos Aires a Jackson Jean, referente de la resistencia del pueblo haitiano.

Tramas: ¿Qué evaluación haces del momento social y político que atraviesa Haití?

-Observo que la política haitiana está atrapada en un círculo histórico vicioso, ya que los opresores, enemigos de Haití siguen siendo los mismos, con la misma ideología (el capitalismo, imperialismo y neoliberalismo).

La única diferencia entre antes y ahora es la estrategia de manipulación y de sumisión que usan: la dependencia alimentaria, la manipulación mediática y el empobrecimiento.

El asesinato de Jovenel es la única forma para que, la llamada comunidad internacional, le dé importancia al movimiento y manifestaciones del pueblo haitiano, que ignoraban e invisibilizan, desde hace varios años.

Pero a pesar de todo, no le dan mucha importancia a esto. Al contrario, están capitalizando su muerte.

Tramas: ¿Cómo crees que pueda desarrollarse el proceso de elecciones?

-No hay ninguna previsión constitucional que prevea esta situación. Estamos hoy en día en un país sin miembros. No digo sin cabeza también, porque entiendo que el pueblo es la cabeza.

Jovenel ha eliminado todas las instituciones democráticas del país: El parlamento, la corte suprema… todos. Tenía tanto poder que dijo: “que después de Dios nadie tiene más poder que él”.

Nombró a ministros, despidió a diputados, arrestó a jueces… con decretos, al margen de todas las leyes y la constitución.

Ahora, lo asesinaron, el país se encuentra institucionalmente vacío.

No podemos hablar de elección en una situación tan caótica.

Hay que restablecer primero las instituciones democráticas básicas. De modo provisorio, a través de un consenso político entre los actores claves de la sociedad (civil, religiosa, política)

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA) están insistiendo con el tema de la elección, con un ministro saliente de facto e inconstitucional, porque ese era el objetivo. Cambiar la constitución, dándole más poderes al presidente y eliminar el senado, a través de un referéndum que está prohibido por la constitución misma, dictando el procedimiento solo por el simple hecho del control de la política y la soberanía del pueblo.

No se pueden desarrollar elecciones sin consenso y un nuevo contrato social en compensación a la imprevisión de nuestra constitución actual, que no ha previsto este desorden.

Tramas: Desde siempre Haití lucha por su liberación política y social. En este contexto ¿puede darse ese cambio radical?

-Haití puede cambiar sólo gracias a un cambio político total, pero solo si se hace con independencia y por parte del pueblo. La agenda de los pretendidos amigos y gran parte de la comunidad internacional no cambia por Haití.

Todos estos desastres son obra de ellos.  Así que la situación actual no es algo malo para ellos. Lo único malo quizás, es que no habían previsto la eliminación de sus muñecos en el juego, lo cual puede desviar sus planes. Que son destruir la soberanía del país, neocolonizarlo y explotarlo geopolíticamente y económicamente.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter