Cometierra

Cometierra

13Jul21 0 Por Ricardo de Udaeta

Hace mucho que no leía un libro tan llevadero, al punto de terminarlo en un solo bocado. Vaso de vino o mate listo al lado, el silencio de la pieza mientras sube la luna o las tardecitas de sol en alguna plaza. Una novela que te pasea por la realidad y la mística. Un sopapo necesario y duro, que recorre muchos andares de nuestras vidas. Sobre todo, la de cientos de mujeres buscadas por otras miles más. El amor inesperado y el que siempre estuvo. Los cariños pasajeros y la autonomía acompañada.

Cometierra se llama el libro de Dolores Reyes. Corto y contundente, llevadero y atrapante. Un buen plan para estos días de invierno.

De las muchas reseñas que existen sobre Cometierra, les recomiendo esta que sintetiza y adelanta lo que en la primera novela de Dolores Reyes podemos encontrar.

Cometierra no es una historia amable. No es una obra resumible con la etiqueta de realismo fantástico a pesar del argumento y los elementos que la integran. Es denuncia, dolor y sensibilidad. Es protesta y también una llamada a la resistencia y la esperanza.

Cuando una niña se derrumba sobre la tumba de su madre y fruto de la desesperación se lleva a la boca la tierra que cubre el ataúd, consigue ver al asesino: su propio padre. Poco tiempo después, su tía, superada por las circunstancias y desentendida de cualquier afecto hacia ella y su hermano Walter les abandona dejándoles solos en el mundo. A partir de ese momento deben sobrevivir por sus propios medios; él encuentra trabajo en un taller y ella, poco a poco, comienza a utilizar su don para ayudar a quien se lo pide. Sin embargo, a pesar de su excepcionalidad, no es importante. Es invisible para todos los que no la necesitan y de esa forma casi deja de existir si no es para desempeñar su talento olvidándose incluso de su nombre. Todos la llaman Cometierra.

La autora, con una narración en primera persona cargada de localismos y expresiones acordes a una joven de la clase social más desfavorecida, nos traslada a una pequeña localidad de la Argentina más empobrecida donde la violencia, las muertes y las desapariciones están a la orden del día y donde la policía, inmersa en un bucle de inoperancia y racismo, es el ejemplo más palpable del fallo y la desprotección del sistema.

Buscando constantemente calor humano, con su maestra de infancia fallecida que le habla en sueños como única amiga y a veces repudiada por su don, ayuda a quien se lo pide (normalmente otras mujeres), arriesgando su vida y sacrificando su bienestar. Comer tierra es un proceso doloroso, desagradable en sí mismo que le induce visiones duras en las que empatiza con las víctimas sintiéndose afectada. Y a pesar de su altruismo y su buen corazón pronto confirma que la soledad, el abandono y la negación de ayuda por parte de los demás será una constante en su vida. Pero superando las decepciones seguirá intentando abrirse a la vida, descubrirá el amor y vivirá el sexo de una forma instintiva y pasional, extensión de sus sentimientos, hasta que tenga que decidir si continuar o no por un camino que anula su propia identidad.

Esta maravillosa novela que descubrí en El Blog Aurisecular de Beatriz_Villarino es un canto a la mujer, aún hoy en día maltratada, desprotegida e invisible en muchas partes del mundo. La mujer como ser que generalmente antepone a los demás frente a sí misma evitando alterar el orden establecido. Pero también es un llamamiento a romper esas cadenas y elegir un camino propiohttps://elyunquedehefesto.blogspot.com

Les deseamos a les lectores de tramas que puedan despertar el entusiasmo y las ganas de leer esta maravillosa novela realista publicada en el año 2019.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter