Asesinato de presidente de Haiti. La pista colombiana

Asesinato de presidente de Haiti. La pista colombiana

14Jul21 0 Por Guillermo Cieza


En la medida que avanza la investigación sobre el asesinato del Presidente de Haiti, Jovenel Moïse, aparecen mas nexos que los vinculan con el gobierno de Colombia.


El director general de la Policía Nacional de Haití, Léon Charles informó que de las 28 personas detenidas por haber participado en la acción armada, 26 son colombianas y dos estadounidenses. Los dos estadounidenses de origen haitiano son James Solages y Joseph Vincent. Ambos dijeron a las autoridades que eran traductores de los colombianos detenidos.
15 de los detenidos colombianos son personal militar. Uno de ellos Manuel Antonio Grosso Guarín es primo hermano de Rafael Guarin, Consejero Presidencial para la Seguridad Nacional de Colombia. El alto funcionario ha reconocido el parentesco pero ha afirmado que su padre tenía nueve hermanos y que no conocía personalmente a ese primo.
De la investigación del asesinato ha ido surgiendo que el reclutador del grupo operativo colombiano fue el empresario venezolano Antonio”Tony” Intriago. Este personaje es dueño de CTU Security -registrada formalmente como Counter Terrorist Unit Federal Academy LLC . Esta empresa que manifiesta haber capacitado a fuerzas de seguridad en distintos países, vendió equipos de seguridad al Departamento de Policía de Sweetwater y también suministró productos a compañías de seguridad privada en América Latina.
El diario La Nueva Prensa de Colombia informó que Intriago tenía relación con el gobierno de Ivan Duque. El principal candidato opositor y quien hoy cuenta con buenas chances de ser presidente de Colombia, Gustavo Petro, comentó en Twitter que Intriago fue el organizador del concierto de Cúcuta. Ese concierto fue realizado el 23 de febrero de 2019, con el pretexto de introducir en Venezuela la supuesta «ayuda humanitaria», con la cual Juan Guaidó promovía una invasión armada a su país. En ese acto estuvieron presentes además de Ivan Duque, el presidente de Chile, Sebastián Piñera y el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez.
El gobierno colombiano negó toda relación con Intriago, pero inmediatamente apareció publicada una foto donde el reclutador de los sicarios que asesinaron al presidente de Haiti aparece junto al presidente de Colombia. Voceros del Palacio Nariño reconocieron su autenticidad, pero pretendieron justificarla alegando que había sido tomada en un acto de la campaña presidencial realizado en Miami donde concurrieron miles de personas y el candidato se tomó fotografías con muchos de los participantes.
Para hacer mas complicada, o mas previsible, la conspiración criminal, aparecen vinculaciones con agencias de inteligencia estadounidense. Cometido el magnicidio, uno de los implicados se comunicó con sus contactos en la Drugs Enforcement Administration (DEA), un funcionario asignado a Haití, quien lo instó a que se entregara a las autoridades locales. Distintas fuentes informaron a la cadena CNN que varios de los involucrados en el comando que ejecutó al mandatario habían sido anteriormente informantes de las fuerzas del orden de Estados Unidos.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter