Los “autoconvocados” del campo: una nueva realidad política

Los “autoconvocados” del campo: una nueva realidad política

16Jul21 0 Por Guillermo Cieza

Los “autoconvocados” salieron fortalecidos después del acto del 9 de julio, una actividad que volvió a mostrar los quiebres entre los integrantes de las cadenas agropecuarias.

El 9 de julio se convocó en las banquinas de la ruta 9 a la altura de San Nicolás una concentración de productores para repudiar la política del oficialismo con algunos planteos reivindicativos como el cese la intervención en el mercado exportador de carnes, pero con un fuerte contenido ideológico. Los cálculos del gobierno y de los propios organizadores con respecto a la concurrencia fueron rebasados por la realidad. Esperaban cinco mil personas y concurrieron treinta mil.

El acto del 9 de julio puso en evidencia el poder de los “autoconvocados”, un sector de productores agropecuarios sin representación en la Mesa de Enlace, que por su importante presencia en los piquetes y sus acciones más radicales siempre fue percibido como el sector menos dialoguista con el gobierno. Este grupo no expresa a sectores concentrados del capitalismo agropecuario, sino más bien a productores que han visto reducir sus ingresos y su poder político en las últimas décadas, e incluso algunos que están muy cerca de perder su tierra o sus fuentes de ingresos. Quizás por eso evidencian una gran preocupación por diferenciarse de los pobres urbanos y de responsabilizarlos a ellos, y a las políticas que los contienen, de los males del país. Ese “dolor de ya no ser” los convierte en el sector más ideologizado hacia la derecha y más enfrentado con el gobierno.

También el acto puso en evidencia la fractura existente entre los actores de la cadena agropecuaria. Estuvieron presentes los miembros de la Mesa de Enlace, y contó con la adhesión y presencia de los consignatarios del Mercado de Liniers, pero no recibieron ni siquiera una adhesión formal del Consejo Agroindustrial Argentino, que nuclea entre otros a las Bolsas de Cereales, ACSOJA, ARGENTRIGO, Asociación Semilleros Argentinos (ASA), Cámara Algodonera Argentina, Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) ,Cámara Argentina de Feedlot, Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinas Agrícola (CAFMA), Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), Unión de la Industria Cárnica Argentina (UNICA),Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos (CIAFA), Cámara de Puertos Privados Comerciales, Consorcio Exportadores de Carnes (ABC), etc.

La presencia en el acto de la presidente del PRO, Patricia Bullrich, que montando a caballo consiguió una amplia exposición mediática, expresa la decisión del ala dura del PRO de presentarse como vocera política de este nuevo emergente social. Esa presencia no suma demasiados votos, porque los “autoconvocados” son mayoritariamente votantes del PRO, pero puede espantar a quienes tratan de seducir las líneas blandas que encabezan Larreta y Vidal en CABA, y Santilli en la Provincia de Buenos Aires.

Por el lado del oficialismo, la vigencia de los “autoconvocados” expone su limitación para vincularse con pequeños y medianos productores que han sido y son víctimas del modelo agropecuario industrial. Quedan afuera de las orientaciones políticas del gobierno que por un lado acuerda las grandes decisiones económicas con el sector más concentrado del capitalismo agropecuario representado por el Consejo Agroindustrial Argentino, y por el otro promueve la agricultura familiar y la agroecología. Resultan ser el resultado poco saludable de decisiones políticas que parecen esquizofrénicas. La mayoría de los “autoconvocados” que reciben ingresos equivalentes a los de trabajadores industriales calificados y ven peligrar su estabilidad económica, votan masivamente a la derecha e incluso puedan transformarse en su “fuerza de choque”.

Guillermo Cieza
foto. perfil.com

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter