Chano, el Dr. Berni y la psiquiatría en clave represora

Chano, el Dr. Berni y la psiquiatría en clave represora

27Jul21 0 Por Alfredo Grande

Un estado de excitación psicomotriz pulveriza todos los sistemas de prevención y queda el acto criminal de “neutralizar al activo” con balazos a quemarropa.

“cuando un fascista se quema con leche, ve una vaca y la mata” (aforismo implicado AG)

Hace más de 10 años conduzco con Irene Antinori el programa radial “Sueños Posibles”. Acuñamos el concepto de “lógica cromañón”. Ante una propuesta de La Retaguardia, el programa de radio nace como una forma de testimoniar la continuidad de la lucha de familias, amigos y sobrevivientes de la masacre. En su núcleo duro, la “lógica cromañón” niega todo intento de prevención, de anticipación, de pensar los problemas el día anterior, el mes anterior, el año anterior. Se llega siempre tarde y se llega siempre mal.
Desde antes de recibirme de médico, lo que fue hace varias décadas, en los manuales de psiquiatría escritos por el Dr. Mauricio Goldemberg, había un apartado especial para las urgencias psiquiátricas. Dos eran los principales: el intento de suicidio y la excitación psicomotriz. La primera exigía internación inmediata. La segunda sedación inmediata. Esto se lograba con el denominado “coctel lítico”. Clorpromacina + Levomepromacina + Prometazina. No pretendo que al lector le interese este formuleo farmacológico. Pero si me interesa que sepa que hay recursos conocidos hace décadas que NO incluyen un balazo a quemarropa en el abdomen.
El uso represor de la psiquiatría no debe anularla como ciencia médica. De lo contrario, deberíamos y quizá sea buena idea, satanizar la economía, la abogacía, las ciencias sociales, la ingeniería, etc. Los desmanes de Manes (de los cuales me ocuparé próximamente) no me llevan a negar los estudios en neurociencias. Los sistemas de atención en urgencias psiquiátricas son altamente deficientes. Durante mucho tiempo había una sola ambulancia del SAME para emergencias psiquiátricas. He atendido muchas urgencias psiquiátricas. Incluso solicitadas por detractores de la psiquiatría y del psicoanálisis. He acompañado a pacientes (sufrientes según la corrección actual) para servicios públicos y privados donde podían ser cuidados y curados (otra palabra prohibida) En más de 40 años de ejercicio de la psiquiatría clínica y el psicoanálisis, un balazo a quemarropa nunca fue opción. Paramédicos, auxiliares, enfermeros especialmente entrenados para contener físicamente, siempre fueron suficientes. A pesar que mi apellido puede llamar a engaño, no tengo capacidad física para contener una situación de excitación psicomotriz. Pero tengo capacidad psíquica y vincular para hacerlo. Y así lo he realizado muchísimas veces. La palabra clave es: “capacitación, convicción y entrenamiento”. Mencionar a las pistolas taser como recurso es una canallada. La policía tiene licencia para asesinar, torturar y hacer desaparecer personas. Para muy poco más. Pero incorporarse a las policías se promociona como salida laboral. Nos podemos imaginar cómo es la escala de méritos para ascender en esa salida laboral. Solo le pido a Dios que Berni no me sea indiferente. Y poder enfrentarlo para demoler su relato represor. Simultaneo con el relato benefactor del sub jefe gobernador y su jefa vice presidenta. Marca de fábrica de la cultura represora. Con los derechos rogando y con la taser electrocutando. Y ahora balazos a quemarropa para que dudas no queden.

Alfredo Grande

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter