¿Sueñan los chicos con ser narcos y sicarios?

¿Sueñan los chicos con ser narcos y sicarios?

28Jul21 0 Por Lucas Biagetti

 “Los chicos sueñan con ser narcos o sicarios en Santa Fe” declara Carolina Losada, una periodista sin mucho éxito, devenida candidata a senadora. Lo dice porque supone que con esa frase puede sensibilizar y sumar algunos votitos para tener alguna participación en los negocios de ‘Cambiemos con ganas’.

Hablar de lo que desean los pibes y las pibas es discursivamente cobarde, porque sabe que casi no hay medios de comunicación que, sin agendas secretas, hablan con esos niños, niñas y adolescentes les preguntan “¿Qué querés ser de grande?”… dejemos estar esos “realitys” de cuarta en los que un reportero que se finge corajudo hace preguntas con respuestas inducidas.

Insisto, decir que “sueñan” con convertirse en asesinos, soldaditos o vendedores de droga es hacerles responsables. Carolina Losada va más allá, dicen que lo hacen por 3000 pesos, motos, zapatillas y celulares. Nos pinta adolescentes perversos o estúpidos que están dispuestos a terminar con vidas ajenas por una miseria.

Pasé un tiempo estudiando precisamente cómo hacen las organizaciones criminales para convencer a jóvenes, niños y niñas de arriesgar su vida para enriquecer esa enorme red ilegal que incluye desde financieras y concesionariashasta policías y dirigentes políticos, que nunca son mencionados por estos ‘valientes periodistas’. (A propósito, Varisco, el exintendente de Paraná condenado por comercialización de drogasfue candidato por su partido).

Durante mi trabajo de campo, justamente en aquellos barrios de Rosario donde el tráfico de drogas ha penetrado en las últimas décadas, conocí y compartí momentos con esas niños y niñas que Carolina Losada acusa.

Lo escribo a continuación no va a sorprender a nadie: les pibes no quieren ser narcos ni sicarios, quieren ser futbolistas, bailarines, médicxs, raperos, ingenierxs, maestrxs… como cualquier pibe y cualquier piba… comparto también una frase, dicha por una niña, con la que todos sus compañeros estuvieron de acuerdo: ‘Los soldaditos son unos giles’.

Las pibas y los pibes están ahí, son piolas,tienen muchas ganas de hablar de sus vidas, de sus deseos, de lo que les gusta hacer, es muy fácil acercarse y escucharlos. También es fácil escuchar ales docentes y militantes que conocen y aman a eses niñes, aunque el periodismo que Carolina Losada representa tilde de vagos y planeros cada vez que se movilizan.

Las pibas y los pibes están ahí, y no hace falta hacer una investigación de años para darse cuenta de que lo que desean es ser escuchadas y escuchados. Quieren formar parte de algún grupo o colectivo, necesitan construir su identidad. Hay algunos, pocos, poquísimos, que terminan encontrando esto en organizaciones criminales.

Quizás, si dejaran de atacar y desfinanciar la educación, de meter policías a hostigar pibes y pibas, de empobrecer y precarizar los barrios, el narcotráfico no podría contar con nadie.

Ah… pero para eso hay que frenar el lavado de dinero, establecer más controles fiscales, estatizar (o al menos vigilar) la hidrovía, garantizar más derechos, urbanizar los barrios… y tanta intervención estatal al partido de Carolina Losada le parece mal.

No les interesan los pibes, sólo quieren salir en los diarios.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter