“Te Sumo”, un programa de empleo muy noventista

“Te Sumo”, un programa de empleo muy noventista

28Jul21 1 Por Mariano Féliz

De manera conjunta, los ministerios de Desarrollo Productivo y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación presentan una “nueva” política de promoción del empleo joven. El nuevo programa “Te Sumo” tiene un rancio tufo neoliberal.

La economía argentina presenta un serio problema de generación de puestos de trabajo. En la última década el único sector que generó empleo fue el sector público. Al mismo tiempo, el empleo existente persiste en un derrotero de pérdida de calidad en salario y condiciones.
Los jóvenes son el grupo etario más perjudicado. Entre ellos, las mujeres jóvenes son por lejos las que más sufren la precariedad y la falta de puestos de trabajo (como analizamos en Tramas.ar).
Frente a ello, el gobierno nacional -en la figura de los ministros Kulfas y Moroni (de producción y empleo, respectivamente)- anuncia hoy con bombos y platillos una notable política laboral. Sin sonrojarse en lo más mínimo, y con un discurso desembozadamente desarrollista, presentan el nuevo programa “Te Sumo”, para jóvenes entre 18 y 24 años de edad. Este programa busca promover que las pequeñas y medianas empresas (PYMES) contraten jóvenes. Para ello, el programa las beneficiará con una reducción en aportes patronales; además, el Estado se hará cargo de una parte de los salarios de los nuevos trabajadores durante el primer año de contratación. El beneficio otorgado será mayor para empresas que contraten mujeres e identidades disidentes que para las que contraten varones cis, y más grande para las micro-empresas que para las pequeñas y medianas.
Como si los noventa hubieran pasado en vano, el gobierno desarrollista insiste con políticas de reducción de costos laborales como mecanismo para promover el empleo. Un gobierno que se jacta de ser “de científicos” ignora la abrumadora evidencia provista por investigadoras/es del CONICET y las Universidades Nacionales que demuestra la ineficacia de esas estrategias. La reducción de aportes sólo contribuye a restar recursos para la seguridad social, poniendo más presión sobre un sistema estructuralmente desfinanciado por las políticas de baja de impuestos que proliferan desde hace décadas.
Por otro lado, reducir el costo de contratar trabajadores no crea incentivos a generar más empleo. Sólo promueve el reemplazo de trabajadores “caros” (con contratos permanentes, en general varones adultos) por trabajadores más “baratos” (jóvenes, y en especial jóvenes mujeres, con trabajos más precarios). El nuevo programa puede llegar a aumentar el empleo de las y los jóvenes pero seguramente lo haga a costa de reducir el empleo de los trabajadores ya ocupados.
Además, muchas de las PYMES potencialmente beneficiadas serán subcontratistas de las grandes empresas. De esta forma, la promoción del empleo PYME será mayormente una transferencia adicional de recursos públicos a los grandes capitales, que son los principales promotores de la precarización y el fraude laboral a través de la tercerización.
Finalmente, la experiencia muestra que si la economía no crece, las empresas no crean puestos de trabajo adicionales. Sin motivaciones para producir más, carecen de incentivos para ampliar el empleo. Pero claro, en una economía en crisis desde hace una década, con un gobierno que decidió en 2021 ajustar el presupuesto para llegar a un acuerdo con el FMI, será difícil conseguir una empresa PYME que se decida a sumar personal.

Mariano Feliz

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter