Covid: No hay vacunas para todos y se reparten en forma desigual

Covid: No hay vacunas para todos y se reparten en forma desigual

3Ago21 0 Por Tramas

Médicos sin Fronteras (MSF) denuncia que sólo el 1 % de los habitantes de los países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis.

La directora de Programas de MSF Estados Unidos, Carrie Teicher, declaró que: “Dado que sólo el 1 % de los habitantes de los países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis de las vacunas de los más de 3.600 millones de dosis administradas en todo el mundo, y con el telón de fondo de 4 millones de muertes y la variante del Delta fuera de control, sería inconcebible ofrecer a las personas ya totalmente vacunadas otra dosis antes de proteger a más personas con la primera”. Manifestó además su preocupación por que “los líderes de los gobiernos que ya han vacunado a más personas más allá de las más vulnerables deben pararse a reflexionar y analizar este dramático desequilibrio mundial en el acceso a las vacunas antes de seguir adelante con los esfuerzos para ofrecer refuerzos a las personas vacunadas. No podemos dejar que las corporaciones farmacéuticas dicten prematuramente la necesidad de refuerzos en ausencia de datos y pruebas concluyentes, cuando tenemos que estar moviendo montañas para garantizar que las dosis disponibles se destinen a proteger a los trabajadores sanitarios y a las personas vulnerables de los países de ingresos bajos y medios que siguen corriendo un grave riesgo de contraer y morir a causa de la COVID-19”
La observación que hacen quienes han investigado el acceso de la población mundial a las vacunas, es que hay un déficits de producción y que además se distribuye desigualmente. Se calcula que para vacunar al 70% de la población con dos dosis se necesitarían 12.000 millones de vacunas. Hasta finales de julio sólo se habían aplicado 3.900 millones. Pero los países con más altos ingresos habían recibido 1.100 millones de dosis; los de ingresos medios-altos, 2000 millones; los de ingresos medios-bajos, 700 millones y los de ingresos bajos sólo 10 millones de dosis.
Estas desigualdades se expresan en un mismo continente. Por ejemplo en Europa, Dinamarca, Paises Bajos y el Reino Unido se acercan al 70 % de la población vacunada con una dosis y más de la mitad de su población está vacunada con dos dosis. Países más pobres como Ucrania o Kosovo, han vacunado a menos del 10% de su población con una dosis y menos del 5% con dos dosis.
En América los países con más vacunas aplicadas son Uruguay con 73,99%, Chile con 72% , Canadá con 71,85, y Estados Unidos con 57,35% . Argentina alcanzó el pasado domingo la inmunización del 55,49% de la población total con al menos una dosis.
Si hacemos la comparación incluyendo a otros continentes podemos observar que países muy pobres como Nigeria o Sudán apenas han vacunado al 2% de la población.
Al iniciarse en todo el mundo la vacunación contra el covid, distintas fundaciones como la encabezada por Bill y Belinda Gates, promovieron dentro de la OMS el Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid- 19 (COVAX) cuyo objetivo era distribuir 1.800 millones de dosis en todo el mundo y cubrir al 20% de la población de los países más pobres. El COVAX ha sido un verdadero fracaso, apenas lleva repartidas 153 millones de dosis.
El principal argumento de los antivacunas es que los grandes laboratorios estarían utilizando la epidemia del covid para realizar grandes experimentos a escala global. Esto se tropieza con un dato objetivo: En este caso, los cobayos serían las poblaciones de los paises más ricos y están quedando excluídos las poblaciones más vulnerables de los países más pobres. Todo lo contrario de lo que sucede habitualmente cuando los grandes laboratorios hacen experimentos utilizando a seres humanos.

tramas

foto: Telam.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter