Derrumbe de silo en Bunge. Los agronegocios y su larga lista de externalidades

Derrumbe de silo en Bunge. Los agronegocios y su larga lista de externalidades

3Ago21 1 Por Mauricio Cornaglia y María Elena Saludas

Un nuevo episodio sacudió al Gran Rosario, el lunes 2 de agosto. Una vez más, vinculado a los agronegocios. Sector donde son frecuentes los hechos que ponen en riesgo la vida de trabajadores/as y habitantes de una de las regiones más ricas del país, en particular en la provincia de Santa Fe. 

A las 7:30 luego de escuchar ruidos, se produjo el derrumbe de uno de los grandes silos de la empresa transnacional Bunge, ubicada en Puerto General San Martín. Como resultado, dos operarios internados con pronóstico reservado. Poca información al respecto, recordemos que estos puertos son “zonas francas” y está prohibido el ingreso. 

Las causas pueden haber sido “estructurales o de sobre-carga” fueron los primeros testimonios recogidos.

Es frecuente escuchar sobre siniestros ocurridos con operarios en torno a estos silos (que almacenan cereales envenenados).

Desde hace muchos años se conocen las malas condiciones con las que trabajan quienes pretenden ganarse la vida, pero a veces encuentran la muerte.

El extractivismo en la zona más productiva del país, se expresa a través de los agronegocios, sostenidos en el modelo de producción basado en semillas transgénicas, “agrotóxicos” y fertilizantes sintéticos. El mismo que desde hace casi tres décadas vulnera los derechos de la naturaleza, y al mismo tiempo viola los derechos humanos. Un modelo que es sinónimo de hambre, exclusión, marginalidad, expulsión de campesinas/os, desmontes, inundaciones, sequías. Modelo que contamina napas de agua, lagunas, arroyos y ríos, provocando en consecuencia la mortandad de peces. El mismo modelo que concentra la tierra en pocas manos. Y que, en los pueblos fumigados, multiplica los abortos espontáneos, las malformaciones y nacimientos prematuros. 

El modelo que no produce alimentos, pero sí, los envenena. 

El que enferma y mata.

Paralelamente, es el mismo que, con el objetivo de extender la frontera sojera, empuja la cría de ganado a los humedales (principal causa de los incendios en los mismos). 

El que hace posible un río Paraná privatizado para el gran saqueo. 

Sin embargo, se sigue promocionando este sistema de la mano de las corporaciones del sector y los gobiernos de turno que, fomentan y celebran congresos como el de Aapresid (Asociación Argentina de productores en Siembra Directa), que dará comienzo el 11 de agosto en la ciudad de Rosario.

Se sigue impulsando un modelo que beneficia a unos pocos. Todo en aras del progreso, de las inversiones externas y la obtención de divisas para el pago de una deuda ilegítima, ilegal, fraudulenta y odiosa.

Denunciamos la creciente profundización de este modelo que atenta contra la naturaleza y la vida. Y decimos que existen alternativas, algunas ya en marcha, de producción de alimentos saludables, soberanos y de cercanía, que los estados nacionales y provinciales deben acompañar y fortalecer.

Mauricio Cornaglia y María Elena Saludas

Foto: Infocampo

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter