Todo al pago de la deuda

Todo al pago de la deuda

3Ago21 0 Por Victoria Ríos

En agosto ingresarán al país 4.350 millones de dólares en concepto de Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI . Esta semana se oficializó que dicho ingreso de divisas será utilizado para afrontar un pago de intereses de la deuda externa.

Los dólares que ingresarán a finales de este mes al país son parte de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI. Estos son una unidad de cuenta propia del organismo cuyo valor se ajusta en función de la cotización de cinco monedas mundiales (dólar estadounidense, euro, yuan, libra esterlina y yen) y pueden ser otorgados en situaciones extraordinarias a países integrantes del Fondo. A partir de la crisis de la pandemia desde el organismo multilateral se impulsó y votó destinar 650 mil millones de dólares para hacer frente a los gastos de la pandemia. A la Argentina le corresponden 4.350 millones de dólares. En este caso, todavía hay negociaciones para poder pedir prestado sus DEG a otros países que no los vayan a utilizar.
Desde que se conoció la noticia respecto al reparto de los DEG se abrió un debate en el gobierno respecto a cómo utilizar el dinero adicional. Desde el Ministerio de Economía, el ministro Martin Guzmán presionaba para que esos dólares se utilicen para hacer frente a vencimientos de deuda con el propio FMI. El día 2 de agosto se pagaron 345 millones de dólares en concepto de intereses al FMI. En el mes de septiembre el pago debería ser de 1.911 millones de dólares, comenzando con los vencimientos de capital. Por su parte, otro sector del oficialismo, más cercano a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, presionaba para que esos dólares sirvieran para hacerle frente a las consecuencias de la pandemia o cuestiones más urgentes que los vencimientos de deuda; este es el destino que explícitamente sugiere el propio Fondo. Algunos funcionarios/as y dirigentes sindicales oficialistas hicieron presentaciones en el Senado de la Nación con ese fin. En el interín se pagaron otros vencimientos de intereses de deuda a los organismos internacionales. Al FMI ya se le pagaron 1.000 millones de dólares en lo que va del año y también se pagó la semana pasada al Club de París. Fueron unos 230 millones de dólares correspondientes al acuerdo del mes de junio tras postergar el último pago.
En la presentación de listas de candidatos/as para las elecciones legislativas de este año la vicepresidenta puso fin a aquella reyerta cuando dijo: “Charlando con Alberto, me decía que en unos días van a ingresar los Derechos Especiales de Giro que el FMI ha decidido (…) entregar para que los países hagan frente a los estragos de la pandemia. Nosotros no lo vamos a poder destinar a eso. ¿Por qué? Porque le debemos 45 mil millones de dólares al Fondo Monetario Internacional, además de los 70 u 80 mil millones que se reestructuraron el año pasado”. Es decir, los DEG serán utilizados para pagar los vencimientos próximos de deuda, buscando así mantener una cierta “calma financiera” durante el período electoral y al menos hasta que se logre un acuerdo nuevo con el FMI. Como dijimos en notas anteriores, en cuanto a la renegociación, el ojo está puesto en la aprobación de un nuevo acuerdo de Facilidades Extendidas que es el instrumento de mayor plazo (10 años) disponible.
Evidentemente hay una cuestión que el gobierno vuelve a colocar como urgente y central: acordar con el FMI, cumplir con los vencimientos hasta entonces y finalmente pagar la deuda tomada por el gobierno anterior de Mauricio Macri. No está en debate si se paga o no este endeudamiento fraudulento que el mismo oficialismo argumentó que su destino fue mayormente financiar la fuga de capitales. No está en debate la investigación de ese endeudamiento y sus irregularidades. Vale recordar que ese endeudamiento no tuvo el aval del Congreso, ni respetó por los procesos administrativos, e incluso los propios estatutos del Fondo. Como dicen desde la Autoconvocatoria por la Suspensión del Pago e Investigación de la Deuda: “En medio de una grave crisis económica y social, agravada por la pandemia y la crisis sanitaria, es fundamental poner la prioridad en los intereses del pueblo trabajador, no del capital financiero.”

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter