Candidates de la izquierda: entrevista a Vilma Ripoll del MST en el FIT-U

Candidates de la izquierda: entrevista a Vilma Ripoll del MST en el FIT-U

17Ago21 0 Por Damián Fau

Desde tramas iniciamos una serie de entrevistas a candidatos y candidatas en estas elecciones legislativas. El objetivo es poder conocer de primera mano el pensamiento de quienes se proponen disputar bancas al congreso, interpelándolos acerca de los grandes problemas que afectan a la clase trabajadora y los sectores populares. En esta primera ocasión hablamos telefónicamente con Vilma Ripoll, candidata a diputada por la provincia de Buenos Aires en una de las listas internas que se medirán en las PASO por el FIT-U.

Las condiciones sociales y económicas de nuestro país representan un escenario de tragedia. Los datos crudos indican que estamos en una situación con valores similares a los del 2001. 20 años después, se suman con gran fuerza las demandas del movimiento de mujeres y disidencias, la ola feminista, y el problema ecológico que afecta directamente a la humanidad. Las elecciones legislativas de este año discurren entre la crisis económica legada del macrismo, y una pandemia mundial que profundizó los problemas estructurales preexistentes. A su vez, los resultados positivos del gobierno de Alberto Fernández en estos dos primeros años son débiles, y con pocos elementos para presentar como exitosos. Las condiciones de restricción a la circulación, sumada a la decisión de las conducciones sindicales y de los movimientos sociales oficialistas de sostener al gobierno, por ende, conteniendo la conflictividad social, han permitido que tal cuadro de gravedad no emerja con la fuerza de un estallido social.

Dentro de este marco, la izquierda reunida en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad, busca lograr constituirse como tercera fuerza electoral. Dando continuidad a la alianza constituida en el 2019 con la incorporación del MST, el FIT-U se presenta en 23 provincias y busca competir con los libertarios por un lugar destacado dentro de un marco de polarización política atravesado por la “grieta”. Las fuertes demandas de la clase trabajadora, y las luchas de sectores desocupados y de trabajadorxs de la salud, estatales, entre otros, marcan un escenario que debería potenciar una adhesión a las propuestas de la izquierda.

Para conocer un poco más la mirada de las alternativas políticas por izquierda al gobierno nacional, decidimos entrevistar a algunos de sus principales referentes y referentas. En esta oportunidad hablamos con Vilma Ripoll quien accedió a responder algunas preguntas elaboradas por “tramas”.

Tramas: Estamos a medio término del gobierno de Alberto Fernández. La inesperada pandemia, y la crisis económica arrastrada desde hace varios años, muestra un escenario económico y social crítico, preocupante y angustioso. ¿Cuál es el balance que realizás de estos 2 años de gobierno del Frente de Todos?

Vilma Ripoll: El gobierno de Alberto Fernández fue votado, porque grandes sectores de la población fueron duramente castigados por las políticas del macrismo, y esperaban un cambio. Las promesas de Fernández en la campaña fueron en ese sentido. Él dijo que entre los jubilados y los bancos, iba a elegir a los jubilados, que iba a llenar la heladera, que iba a avanzar con medidas sociales.

En este sentido,creemos de verdad que esto no pasó, que esas promesas no se produjeron. Cualquiera puede medir los resultados. Pero, además, profundizó el ajuste. Porque tomó una decisión central que lo emparenta con el macrismo, que es pagar la deuda, y no tener una actitud fuerte frente a los grandes grupos económicos. En eso, y en el medio ambiente, y en las políticas hacia las corporaciones, se parece al gobierno de Cambiemos. Entonces, eso hizo que, con el resultado de esas políticas, mucha gente tenga en la actualidad una posición de rechazo, de no volver a creerle. Si a esto le sumamos que apareció la pandemia, que entre otras cosas el gobierno daba cátedra del tema de la pandemia. Y cuando nosotros le exigíamos que había que hacer testeos masivos. Testear y separar, testear y separar, para que no avance la instalación del virus, y en realidad no lo hicieron porque no quisieron. Entonces llegamos a tener en la actualidad más de 5 millones de contagiados. A eso se le suma que hubo un largo período de cuarentenacon la excusa de que había que actualizar los servicios públicos de salud. Pero la realidad es que esto fue porque eran un desastre. Si, eran un desastre por los años y años de desidia con lo público. Actitud que también comparten con Macri. Entonces, es muy importante saber que, desde nuestro punto de vista, es un balance negativo. También en el terreno final del resultado de la pandemia. Hay más de 105.000 muertos. Si se hubiesen declarado de utilidad publica el laboratorio de las vacunas de AstraZeneca de Sigman… Que nosotros lo propusimos en una ley en el congreso, quizás hubiésemos reducido a la mitad los muertos que quedaron. Porque se podría haber vacunado rápidamente a todo el país, en lugar de que se vayan para afuéralos componentes producidos acá. Que se vayan a México, y de ahí que se vayan a Londres o a Estados Unidos, a pesar de que el gobierno puso plata para el desarrollo de las dosis de vacunas. También en este terreno, se vincula el asunto de Sigman. El dueño de la empresa que elabora un componente de la vacuna era un aportante de campaña de Macri y de Alberto.

Por eso creemos nosotros que desarrollan tanto el discurso de la grieta. La necesitan para posicionarse unos, y diferenciarse de los otros.Pero estamos convencidos, junto con mucha gente en el país. Que son bastante lo mismo, aunque tienen matices de diferencia. Porque uno toma la deuda y el otro la paga. Porque juntos, de un costado y del otro de la grieta, nos trajeron hasta esta situación de desastre y de calamidad social, ambiental, de salud, laboral. Todo eso que se expresa en la bronca de la gente.

Tramas: El FIT-U logró continuidad desde el 2019 para acá, y este año presentó listas en 23 distritos. Son la principal referencia de la izquierda a nivel nacional. Sin embargo, nuevamente el escenario electoral aparece atravesado por la polarización. A la vez, los libertarios se presentan como una alternativa por derecha que parece suscitar expectativas en una parte de la población. ¿Cuáles son los desafíos políticos y electorales para el FIT-U en estas elecciones legislativas?

VR: La llegada de la pandemia desnudo en el mundo entero, que el capitalismo no va más. Que no es la solución de los problemas urgentes de los sectores populares, de los jóvenes, de las poblaciones de los países que intentan desarrollarse. En ese camino, muchos jóvenes, muchos luchadores, muchos trabajadores salieron a pelear como en América del Sur. A enfrentar a los gobiernos y los partidos tradicionales, que lo único que les traen es más pandemia, más capitalismo, más ajuste, y los reprimen cuando salen a reclamar.

Entonces, eso abre una posibilidad que nosotros empezamos a ver. Que es ir y mirar y plantear el programa de la izquierda. Y acompañarnos en ese planteo de medidas de fondo para dar vuelta todo. Por eso nosotros creemos que eso se da en diferentes lugares, y también en nuestro país. Esto se va a expresar en nuestro país de alguna manera. Y en ese camino, es que tenemos que tratar en el FIT-Unidad de llegar a más y más sectores. De acompañar el proceso de desencanto, dándoles una respuesta concreta, con medidas concretas que permitan enfrentar la situación económica de desastre social, ambiental, laboral, que deja la pandemia en todos nuestros países.

En ese camino, el FIT-Unidad empalma con ese programa. Desde nuestro punto de vista, el gran desafío que tenemos es llegar a esos sectores, abrirle las puertas del frente para que participen con visibilidad, con referentes compartiendo gran parte del programa, y de esa manera, dar la pelea en las próximas elecciones. Por eso nos parece que la oportunidad del FIT-U es inmensa y que tenemos que debatir cómo hacerlo.

Tramas: Nuestro país está atravesado por diferentes problemáticas sociales como la pobreza, la desocupación, de géneros como los femicidios, las violencias, etc. Cuestiones ambientales que generan impacto negativo como la megaminería, las megagranjas porcinas, sumado a la destrucción de los bosques para extender la frontera agrícola. Problemas económicos como la inflación, la deuda externa, la falta de crecimiento económico, y centralmente un modelo que se basa en la inserción en la economía internacional de nuestro país aprovechando las riquezas naturales en base a una lógica extractivista. ¿Cuáles son las principales propuestas y ejes de debate programático que presentará el FIT-U en su campaña?

VR: La salida para la falsa grieta estamos convencidos que es por izquierda. Porque además, es utilizada por las opciones tradicionales para aparecer como que son distintas. En ese sentido, las propuestas de cómo salir y que medidas tomar, no tienen nada que ver con las propuestas que hace Milei, que trata de engañar o de captar la atención de los jóvenes de sectores populares, que están convencidos también de que hay que ir hacia una salida disruptiva del sistema. Nosotros creemos que esa propuesta de Milei no va a llegar a esos sectores, porque niega el genocidio, niega el calentamiento global, niega la pandemia, niega el abandono de la vacuna. Es un negador consuetudinario al mejor estilo Bolsonaro. Y estamos viendo para dónde va a ir el propio Bolsonaro.

Nosotros creemos que los jóvenes que dan la pelea contra las megamineras, las peleas que dieron las mujeres y la diversidad, que dieron la pelea por los derechos y por el aborto legal seguro y gratuito… Los que dimos la pelea contra la dictadura y el genocidio, los que defienden los derechos humanos de ayer y de hoy… Ninguno va a ser atrapado por el verso de derecha, que son utilizados por el régimen para probarlos como salida alternativa de derecha al macrismo. Por eso creemos que tenemos que presentar con fuerza la salida que plantea la izquierda. Para estas elecciones, pero que son las salidas de fondo para el país. Nosotros creemos que cuando nos dicen que todo no se puede, y que no tienen plata, están mintiendo. Porque se si se paga la deuda, no va a haber ninguna obra, ni plata y entonces si hay que saber que el que le que paga al FMI miente. Estamos planteando ni un peso más a la deuda externa, que sea investigada y que haya además un impuesto permanente a los ricos. Sobretodo a los bancos, las corporaciones y los dueños de las grandes extensiones de campos y de terrenos que tiene la provincia de Buenos Aires donde hay 1000 familias que tienen el 40 % de la tierra. Hayque generar trabajo, y por eso un plan de obras públicas.Hay que reducir la jornada laboral para dar trabajo, y que el salario mínimo tiene que ser igual a la canasta familiar. Para los jubilados el 82 % móvil real. Con certeza, el capitalismo es una frustración para la juventud, y por eso tenemos que priorizar la educación pública, tiene que haber un plan de primer empleo. Hay que prohibir la precarización y generar planes de acceso a la vivienda digna y que se terminen los alquileres impagables, donde un joven que quiere independizarse haciendo una pareja no tiene otra opción que quedarse en la casa de la familia porque no tiene ninguna alternativa.

Hay que seguir defendiendo los derechos de género, diciendo que queremos presupuesto para enfrentar la violencia de género. Presupuesto para la ley integral trans, y tenemos que separar a la Iglesia del Estado, que es beneficiada por subsidios millonarios y que intercede en cada vez que salimos a pelear por un derecho. Además, planteamos vacunas para todos, todas y todes. Y queremos nacionalizar los laboratorios que producen la vacuna acá. Objetivo que queremos concretarlo rápidamente y priorizar todo lo público, la salud, y la educación. Porque son de verdad los mas castigados de la pandemia. Decirle basta a la megaminería, al fracking, a las corporaciones, y decirles que nuestras vidas valen más que sus ganancias y decidir qué producimos, y repartir la tierra. Nacionalizar la banca y el comercio exterior. Es decir, un proyecto soberano, anticapitalista y socialista que, además, pretende que haya un gobierno de las y los trabajadores.

Tramas: Dirigentes del FIT-U mencionaron en algunas declaraciones que reúnen al 80 por ciento de la izquierda. Además del Nuevo MAS, Política Obrera, hay otros muchos sectores que quedan por fuera, y que no provienen de una tradición del trotskismo que podrían ser parte de un gran frente de la izquierda, tanto en la lucha cotidiana como en la participación en elecciones ¿Por qué es tan difícil lograr articular la unidad de todas las expresiones de izquierda bajo una acción política común y la concreción de un mismo frente político? ¿Por qué se terminó teniendo una interna dentro del FIT-U cuando se podría canalizar las energías en aunar esfuerzos comunes para enfrentar a los partidos mayoritarios?

VR: Nosotros partimos de un primer éxito, que es haber logrado en el 2019 ingresar al Frente de Izquierda. Que se llamóUnidad de ese momento. Y nos parece que fue un paso muy importante. Que reúne efectivamente al 80 % de la izquierdade los partidos. Pero nos parece que, desde ese lugar, debemos impulsar a que ingresen para participar de las PASO, todos los partidos. Sin embargo, los demás partidos de izquierda finalmente no quisieron ser parte, ni someterse a las PASO, para que sea la gente la que defina candidaturas en un marco de una unidad mayor. Por eso, nosotros los llamamos para que sigan reflexionando sobre esa actitud, porque la verdad, es una actitud divisionista y eso no le sirve a nadie. Ni a los trabajadores, ni a los sectores populares, ni a los sectores que se dicen representar. Por eso, le estamos reclamando que cambien las prácticas. Que ingresen y que juntos demos las peleas. Y que incluso, por características y debates que compartimos con algunos de estos podemos coincidir en algunas cosas, pero fortaleciendo el Frente de Izquierda.

Nosotros, en ese marco, la verdad creemos que fue importante la definición de que estamos unidos para las elecciones de Noviembre. Y vamos a ir juntos en Noviembre en todo el país. Entonces nos pareció que era una oportunidad no menor, que era importante avanzar en el debate de qué izquierda tenemos que construir en el marco de las PASO, y no es que entonces dispersamos las energías porque impulsamos el debate. Al revés, creemos nosotros que es un debate muy importante. Porque creemos que la izquierda pueda superarse, de que vaya más allá de un acuerdo electoral. De que se transforme en un gran movimiento político. Quees la mejor manera de disputarle a los partidos mayoritarios. Que nos vean como una alternativa de poder. Que esa apertura y esa integración de todos los sectores por afuera de los partidos, los sectores sociales, de los sectores ambientales, de lo sectores luchadores, sindicales, que están por fuera de la izquierda, le tenemos que lograr dar señales para que se integren. Y entonces que sea una izquierda que se revolucione. Que piense en grande. Para ser alternativa de poder y para transformarse de verdad, en tercera fuerza nacional. Esa es la mejor manera de darle la pelea, según nuestros puntos de vista, aprovechando las PASO. Para que vayamos después con dos listas y que la gente elija una, alrededor de un debate político. No es menor, porque si la izquierda no termina siendo fuerte, grande, amplia, que la gente nos vea más allá de elegir diputados, disputando poder, no vamos a poder avanzar, o nos vamos a mantener en el mismo resultado sistemático en las elecciones.

Tramas: Si bien las elecciones no son el único terreno de lucha donde la izquierda se juega la construcción de un proyecto anticapitalista, antipatriarcal, ecologista, por el socialismo, sirven como termómetro. En este sentido, en general, y salvo algunas excepciones puntuales, no se saca más de un 5 % de la adhesión electoral a nivel nacional ¿qué consideras necesita cambiar, o mejorar, o qué desafíos debe asumir la izquierda para ser vista por grandes porciones de la clase trabajadora y sectores populares como una verdadera alternativa política?

VR: Efectivamente, ligado a la respuesta anterior, estamos convencidos de que el gran desafío de la izquierda, o por lo menos del Frente de Izquierda Unidad, es que se tiene que revolucionar. Por eso decimos que las medidas que tomamos,tienen que hacer que todos esos sectores que acompañamos en la lucha, vean que entrar en el FIT-Unidad, les va a dar presencia, lugares de disputa. Les va a permitir que participen con cierta equidad dentro del frente. Porque si estos sectores ven que los candidatos van a ser siempre los mismos, que las fuerzas que siempre los ponen van a ser siempre las mismas, que no hay visibilidad de los demás sectores, todo eso, no hace que se incorporen. Porque nadie va a entrar a un frente donde tengan que ser siempre cola. Donde no puede poner nunca a sus referentes y candidatos. Por ejemplo, como si fuese el caso de una personalidad como Norita Cortiñas. O de alguna personalidad así. Entonces, nos parece que esos sonlos cambios que se necesitan para disputar esos sectores que hoy están por fuera del FIT-U. Inclusive disputárselos a Milei y al sector de los libertarios, que quieren venderse como los grandes innovadores de enfrentar al sistema, cuando ellos son los principales defensores.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter