Pan y veneno en las mesas de nuestro pueblo

Pan y veneno en las mesas de nuestro pueblo

17Ago21 0 Por Matías Gianfelice

Desde el 16 al 20 de agosto en todo el país se hará el #Panazo Nacional convocado por la “Plataforma Socioambiental” en contra del trigo transgénico que aprobó el gobierno del Frente de Todos y que profundiza el modelo del agronegocio con agrotóxicos.

El mosquito, los bidones, la filtración en napas, el agua con decenas de agrotóxicos. Todos los métodos de contaminación social y ambiental que venimos sufriendo como pueblo desde hace décadas. Lo que para una elite es millones de dólares, para los gobiernos de diferente color es caja para financiarse; para las enormes mayorías populares es miseria, despojo y enfermedades. Como si todo fuera poco, los negocios dan un paso más y ahora se garantizan contaminarnos a todas y todos, metiendo glufosinato de amonio en nuestro pan. La mesa está servida y el veneno es el plato principal.

Desde Tramas – Periodismo en Movimiento entrevistamos a Mauro Gonzalez, uno de los coordinadores del #Panazo y miembro de la Plataforma Socioambiental que se moviliza en todo el país.

¿Qué es el #Panazo? ¿Quienes lo organizan?

El #Panazo es una intervención pública que tiene el objetivo de hacer visible la problemática que estamos abordando y que de alguna manera nos involucra y afecta al conjunto de los argentinos y argentinas: el nuevo trigo transgénico Hb4. Es una forma de poder contarle a la gente que no está al tanto de la situación, las consecuencias socioambientales de la transgénesis aplicada al trigo, al pan nuestro de cada día. Asimismo y por extensión, este #Panazo busca mostrar que existen alternativas factibles a la producción agropecuaria hegemónica, basada en el monocultivo, los paquetes biotecnológicos con agrotóxicos, la tecnificación y desplazamiento de la población rural, y la devastación de ecosistemas nativos para obtener más tierras para cultivos o cría de ganado. Quienes convocamos nos nucleamos en una Plataforma Socioambiental, integrada por colectivos de distintas partes del país que en sus territorios están luchando contra este modelo extractivista de producción y desarrollo, que tiene a la biotecnología aplicada al agronegocio de las corporaciones como base y a su servicio.

Afiche con las fechas del #Panazo nacional (Foto: Plataforma Socioambiental)

¿Qué es el trigo transgénico HB4 y cómo puede afectar la vida cotidiana de millones de personas?

Se trata de otro evento agrobiotecnológico de los más de 60 que lleva aprobado nuestro país en transgénesis aplicadas a la agricultura. Es una tecnología ya conocida; CONICET y la UNL patentan la construcción genética que contenía el gen de girasol Hahb-4 y lo licencian a la empresa argentina Bioceres, conformando una alianza público-privada. Anunciado como “la primera tecnología transgénica desarrollada íntegramente en Argentina”, resulta de una combinación génica en laboratorio para que la semilla de este trigo presente una resistencia al estrés por déficit hídrico o sequía. Esto hace que, en teoría, se pueda sembrar en zonas más secas que el trigo no transgénico. El corolario esperado es que la frontera agrícola siga avanzando sobre los pocos ecosistemas nativos y sobre los pueblos indígenas y campesinos que aún resisten en estos territorios. Y por otro lado implica seguir envenenando a la gente y el ambiente con más agroquímicos: la producción de este trigo viene acompañada del herbicida glufosinato de amonio, más tóxico aún que el glifosato. En definitiva se trata de más de lo mismo: un transgénico acompañado de agrotóxicos (porque uno va de la mano del otro siempre en este modelo productivo) que favorecen como siempre a la economía de unos pocos empresarios en en perjuicio de la salud y bienestar de la mayoría y del ambiente en general. Se venden como una solución y por el contrario, son uno de los grandes responsables de la deforestación, cambio de uso de suelo, inundaciones, sequías extremas, despoblamiento rural, acaparamientos de tierras…y la lista sigue.

Ustedes están proponiendo frenar esta legalización del HB4 ¿Qué alternativa productiva proponen para el trigo o la agricultura en general?

Las alternativas son diversas, pero sin dudas se trata de caminar para otro lado a la hora de pensar, diseñar y practicar las actividades agropecuarias. Uno de los modelos más conocidos y que está en plena expansión es la Agroecología en todas sus formas. Este paradigma productivo aborda de manera integral la generación de alimentos, cuidando simultáneamente lo social, lo económico y lo ambiental, proponiendo repensar los vínculos con la naturaleza y fomentando la soberanía alimentaria de los pueblos. Ya existen diversas experiencias de producción de trigo (no-transgénico, claro está) bajo la lógica de la agroecología en diferentes provincias del país, que son claros casos de éxito. La agroecología permite hacer producción a distintas escalas, promoviendo el abastecimiento interno de alimentos sanos y de calidad y con generación de excedentes que bien pueden exportarse. Si el Estado en todos sus niveles apoyara este paradigma, fomentando la investigación, el desarrollo y las prácticas en este sentido, los rendimientos pueden ser incluso superiores a los del modelo hegemónico actual, pero sin las consecuencias en la salud socioambiental que esta última conlleva. Es el mismo INTA (Chacra Experimental Integrada Barrow-Tres arroyos) quien ya viene demostrando, particularmente con el trigo, que los márgenes en la producción con un trabajo agroecológico son superiores a lo convencional. Que es posible es posible, falta que las decisiones políticas vayan de una vez por todas de la mano de la salud y bienestar del pueblo y de la madre tierra que nos da la vida.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter