Violencia de género e institucional en CONICET

Violencia de género e institucional en CONICET

19Ago21 0 Por Mariano Féliz

A través de un comunicado de ATE CONICET se dio a conocer una situación de violencia de género, laboral e institucional en un Instituto del CONICET en la provincia de La Rioja. La defensa corporativa a quienes fueron acusados de los abusos y la persecución institucional a les denunciantes habla a las claras de la necesidad de democratizar el organismo de Ciencia y Técnica.

En un marco previo de denuncias de autoritarismo y violencia laboral, se conoció un aberrante caso de persecución a una becaria del CONICET en el CRILAR (Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica de La Rioja), instituto del CONICET en la provincia de La Rioja.

Una becaria del instituto denunció violencia de género y acoso sexual por parte de un integrante de la dirección del CRILAR. El reclamo fue apoyado y la denunciante acompañada por varios integrantes del instituto. La respuesta institucional del principal organismo de Ciencia y Tecnología del país fue perseguir y estigmatizar a la becaria y a quienes la apoyaron, en lugar de investigar a fondo la situación.

El Directorio del CONICET decidió a finales de julio de 2021, con el voto de la mayoría de sus integrantes, suspender a la becaria violentada y sancionar a aquellos que expresaron su solidaridad, a pesar de “las decenas de testigos que les apoyaron con sus testimonios” (según señala la Colectiva de Mujeres de Arqueología del NOA). Además, la persistencia de la situación de hostigamiento forzó a la becaria a cambiar su lugar de trabajo a otra provincia. La resolución institucional se produjo ignorando los pedidos de intervención y mediación reclamados formalmente por parte de ATE CONICET.

Según las denuncias públicas, los argumentos oficiales se basan en infundadas acusaciones de “antagonismo”, “desacato” y “estímulo a la desestabilización” institucional, y no garantizaron el debido proceso. Por otra parte, la resolución del Directorio se apoya en un Estatuto que regula las relaciones laborales y fue elaborado en la dictadura de Lanusse (1971-1973). Hace años que las y los trabajadores del CONICET vienen reclamando que el Estatuto sea derogado y sea reemplazado por un Convenio Colectivo de Trabajo que sirva como marco democrático y participativo para la protección de sus derechos.

La Colectiva de Mujeres de Arqueología del NOA señala que este “no es un episodio aislado” sino que “se vienen registrando denuncias contra directores por violencia de género, varones que, no conformes con tratar de digitar la vida profesional de las compañeras, pretenden hacer lo mismo con su vida privada”. En tal sentido, el Colectivo de Trabajadorxs contra las Violencias en CONICET exigen “políticas que permitan el correcto funcionamiento de la Comisión de Igualdad de Oportunidades y Trato (CIOT-CONICET) y de los diversos Observatorios contra la Violencia Laboral y de Género (OVLG) que posee el CONICET” e indican que cuando las “situaciones de violencia son denunciadas ante la CIOT, lxs denunciantes son sistemáticamente revictimizadxs y expuestxs a mayor violencia institucional, por lo que los instrumentos administrativos y legales no llegan a constituir una vía para la erradicación de las violencias, sino que parecen dirigirse a defender a lxs opresorxs con indiscutida lealtad”.

Desde ATE CONICET denunciaron esta situación y reclaman la “nulidad de todo lo actuado” y solicitan que se revise la situación con una perspectiva de género. En simultáneo, la Colectiva de Mujeres de Arqueología del NOA está impulsando una juntada de firmas “Por un CONICET libre de machismos, persecuciones y despidos arbitrarios” (acá se puede firmar).

Mariano Féliz

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter