Humedales, Rio Paraná, Nordelta, carpinchos

Humedales, Rio Paraná, Nordelta, carpinchos

25Ago21 0 Por Guillermo Cieza

La aparición de los carpinchos en Nordelta han tirado de la punta de un ovillo donde también están presente la denuncia de negociados inmobiliarios, las dudosas mercancías que circulan por el Paraná y los humedales.

.
Los humedales son tierras bajas que se inundan con frecuencia y donde se desarrolla una vegetación que se corresponde con un ecosistema híbrido entre lo acuático y lo terrestre. Estos lugares bajos son grandes reservorios de biodiversidad, de recarga y descarga de acuíferos, ayudan a reducir los efectos del cambio climático, ya que actúan como “trampas” de carbono atmosférico y en tiempos de sequía o inundación cumplen la función de reguladores. A pesar de sus reconocidos beneficios, el Índice de Extensión de los Humedales, muestra que entre 1970 y 2008 se redujo su superficie un 40 % a escala mundial. Los grandes enemigos de los humedales son la agricultura forzada y el desarrollo inmobiliario. En la cuenca del Salado, provincia de Buenos Aires, existe una red de canales que se construyeron a principios del siglo pasado, que cuentan con puntos de contención que permitan conservar niveles mínimos de agua. Esta prevención no se tomó en cuenta en numerosos canales de desague que se construyeron posteriormente cuyo único fin fue secar los humedales con la pretensión de incorporarlos como tierras agrícolas.
Por falta de planificación habitacional y ambiental, en el conurbano bonaerense la casi totalidad de los barrios populares se han construído sobre humedales. Y esto ocurrió asi porque las tierras inundables siempre tuvieron menos valor inmobiliario. El relleno de los terrenos provoca la destrucción de los humedales y por falta de estos reservorios, las inundaciones se hacen mas frecuentes. La construcción en humedales no siempre responde a la necesidad, hoy es muy frecuente que sea parte de jugosos negocios inmobiliarios. El desarrollo de los barrios ricos como Nordelta, obedece a otras razones como es el disfrute de la belleza paisajística, el acceso al río, la preservación de la exclusividad y la privacidad, etc. Allí, quien tiene más poder económico y tiene medios para construir más alto, inunda a los que se quedan abajo.


El Rio Paraná es uno de los ríos mas extensos de Nuestramérica y una de las principales vías fluviales de exportación de producciones. Por él transitan las mercancías de las tres grandes cadenas de exportación: la soja, la minería y la coca andina, que se comercializa como cocaina. En las barcazas que transitan por el Paraná se mezclan los negocios legales e ilegales. Allí se desarrolla el contrabando de soja y “tierras raras”, y abundan maniobras de sub y sobrefacturación, fraudes fiscales y narcotráfico. El volumen de estos negocios es importante. Por el Paraná egresa buena parte de la producción de soja del Mercosur que exporta anualmente 170 millones de toneladas con un precio de más de 500 dólares la tonelada. También se exportan por esa vía navegable minerales de hierro provenientes de Brasil y Bolivia y toda la producción de Minera La Alumbrera de la Provincia de Catamarca. Esta empresa declara exportar, cobre, oro y cadmio sin procesar, pero hay denuncias de que, sin identificar, exporta ” tierras raras” que tienen mucho más valor porque son insumos requeridos por empresas de alta tecnología. Finalmente y según la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC, 2021), también circula por allí, la casi totalidad de la cocaína que ingresa a la Unión Europea. Se cacula que a Europa ingresan anualmente unas 700 toneladas de cocaína a un precio de 40.000 euros el Kg. El Río Paraná no es solamente una gigantesca vía fluvial que permite el tránsito de mercaderías de exportación, sino que tiene en sus márgenes e islas, enormes humedales que durante siglos han albergado a una enorme biodiversidad que incluye la fauna autóctona.


Nordelta es una localidad urbana situada en el Partido de Tigre, en El Delta del Paraná, que es un macrosistema de humedales ubicado en la parte inferior de la Cuenca del Plata de gran relevancia ecológica. Nordelta es una ciudad-pueblo caracterizada como un reducto de las clases altas. Se construyó como un proyecto inmobiliario que tenía como antecedentes las Villes Neuves de París . A fines de los 90 se vendieron los primeros lotes y se empezó la construcción en el año 2000. Hoy viven alrededor de treinta mil habitantes y circulan distintas leyendas sobre esta exclusiva ciudad pueblo. Una de ellas la califica como una guarida de narcotraficantes. Esta versión estaría abonada porque, según una nota del diario Perfil, allí se instalaron conocidos narcotraficantes como los colombianos Jesús Yepez Gaviria y los hermanos John y Anthony Grajales. También lo hicieron las mujeres de otros dos capos narcos colombianos y la familia del famoso Henry de Jesús López Londoño, alias “Mi Sangre”. Pero seguramente exageran. La mayoría de los que habitan o tiene propiedades en Nordelta son pacíficos ganadores de la Argentina neoliberal. Entre ellos los muy mediáticos: Marcelo Tinelli, Marcelo Longobardi, Adrián Suar, Wanda Nara y Luisana Lopilato. Sin embargo de la misma forma que en el país del norte se escucha: “Esto es Miami, esto no es Estados Unidos”, en este coqueto reducto se siente que: “Esto es Nordelta, esto no es Argentina”. Y para empezar a advertir la diferencia, quien quiera entrar a sus exclusivos barrios privados se va a topar con un eficiente sistema de seguridad privada.


El carpincho tambien llamado capibara, o chigüire es el más grande de los roedores y un habitante natural de los humedales. Su irrupción en los barrios paquetes de Nordelta no es una intromisión sino un regreso al habitat del que es originario. Apelando a esa condición de preexistente se presentaron frente a las viviendas sin haber sido invitados y no llegaron solos. Los carpinchos y las carpinchas viven en grupos de hasta veinte ejemplares y son muy prolíficos, pueden tener hasta ocho crías anuales. El reclamo de los vecinos de Nordelta por ese incómodo regreso ya llegó a la prensa internacional. El diario británico ” The Guardian” titulo:“¿Ataque de roedores gigantes o guerra de clases? Los ricos de Argentina irritados por nuevos vecinos” . Lo de la guerra de clases parece que viene por la súbita simpatía que se han ganado estos animales en sectores populares. La Argentina es un país donde el regreso siempre fue un mito esperanzador. También el imaginario de hordas plebeyas ocupando los lugares reservados al privilegio, conmueve los corazones populares. Por una razón u otra, estos herbívoros estarían ocupando la atención que no consiguen las fuerzas políticas que concurren a las elecciones de medio término. Una encuesta recientemente publicada asegura que la disputa entre las y los carpinchos y las y los vecinos de Nordelta, tiene mas atención que las polémicas entre Victoria Tolosa Paz y Hugo “el colo” Santilli. Prueba de este impacto emocional son los miles de memes que han circulado en los últimos días, donde se le atribuyen a estos animales determinadas conductas, afiliaciones e ideologías que más bien parecen una proyección de los deseos de las personas. Quienes los detestan también adhieren a estas proyecciones y no olvidan puntualizar que esta especie parece empeñada en no respetar la propiedad privada y que su peligrosidad queda demostrada por su habilidad para evadir los rigurosos controles de seguridad de los barrios privados de Nordelta.


Los humedales, el Rió Paraná, Nordelta y los carpinchos, se han entrelazado en una trama conflictiva que podrá generar nuevos acontecimientos en los próximos días.

Guillermo Cieza— Foto: portal Montevideo.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter