Córdoba PASO a PASO

Córdoba PASO a PASO

28Ago21 0 Por Mariel Di Marco

Eduardo González Olguín, economista y docente de grado y post grado de la Universidad Nacional de Córdoba, se presenta como pre candidato a senador nacional por el Partido Humanista.

Al inicio de la charla, González Olguín dice: “Los principios fundamentales del peronismo han guiado mi acción política. El año pasado me afilié al Partido Humanista, en el que encontré grandes coincidencias. Veo que compartimos las mismas preocupaciones ya que tenemos proyectos de ley para muchas de las cuestiones aquí planteadas”.

Tramas: ¿Por qué se presentan a elecciones y qué objetivos tienen para esta primera prueba electoral?

Eduardo González Olguín: El Humanismo es un movimiento internacional que pone al ser humano como centro de las preocupaciones, su bienestar y felicidad es para nosotros primordial. Entendemos que la pobreza y la indigencia no responden a cuestiones económicas, ya que son fruto de la concepción que se tiene de la sociedad que se traduce en instituciones que la regulan. La pobreza no es natural. Humanizar la tierra, Humanizar Argentina y Humanizar Córdoba es la razón de nuestra participación electoral.

¿Qué opinión tienen de cómo se está encarando la problemática ambiental en la provincia y la Nación y qué proponen?

E.G.O: No se puede pensar en la vida humana en una naturaleza devastada. Por esa razón, tenemos tres proyectos de ley: tipificar el delito ecológico para que esas acciones puedan ser penadas; preservación de los bosques nativos y protección integral de los recursos naturales. Sin lugar a dudas hay una emergencia ambiental porque en los hechos este tema no figura en las agendas públicas.

¿Cómo están viendo el tratamiento que se está dando a la cuestión de la deuda externa y del control estatal de las vías navegables, para evitar las maniobras de subfacturación y contrabando?

E.G.O: La deuda externa no puede ser pagada con ajuste y penurias para el pueblo, debe ser investigada y si se contrajo contra la ley, sus responsables deben ser penados. El FMI otorgó préstamos contraviniendo sus estatutos, ahora no puede invocarlos para renegociar una deuda que es impagable. Se debe constituir una empresa estatal federal sobre las vías navegables que controle y administre su tráfico. Pero lo fundamental es que los puertos vuelvan a estar en manos del estado ya que es allí donde se realiza la carga de los barcos.

¿Se les ocurre alguna iniciativa para promover un mayor protagonismo popular, más allá de la participación en las elecciones?

E.G.O: Tenemos un proyecto de ley que llamamos “Super Poder del Pueblo”, cuando una medida afecta a más de una generación debe ser sometida a un plebiscito vinculante. Por ejemplo, no se puede permitir más que se tome una deuda a 100 años que afecta a cuatro generaciones. Esto es para todo tipo de medida.

En algunos debates ha entrado en agenda la necesidad de una reforma judicial y una reforma impositiva. ¿Tienen alguna propuesta sobre estos temas?

E.G.O: Tenemos un proyecto de ley para hacer elegible por el voto popular a los jueces. También proponemos una reforma integral impositiva que torne progresivo el sistema tributario (los que más ganan y más tienen tributan más). Este debe ser un instrumento de redistribución del ingreso y la riqueza. Por ejemplo, los alimentos no deben tener IVA, su alícuota general debe ser reducida, el impuesto a las ganancias debe ser la columna vertebral del sistema con alícuotas más altas para las mayores ganancias y oligopolios, y el impuesto a la riqueza debe ser permanente.

También está en agenda la necesidad de un cambio en el abordaje estatal de la problemática de la violencia de género, tanto desde lo judicial como desde otros ámbitos. ¿Cuáles son sus miradas y propuestas en torno a esto?

E.G.O: Entre las propuestas se encuentra el proyecto de ley de la educación en la no violencia. La violencia es cultural, por lo tanto desde la sala de tres años al grado universitario se debe educar en la no violencia. La penalización es un débil paliativo que no siempre disuade, si la violencia está culturalmente aceptada.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter