Se movilizan en Tucumán por las mujeres muertas en Brigada policial

Se movilizan en Tucumán por las mujeres muertas en Brigada policial

8Sep21 0 Por Susana Lara

Familiares de las cuatro jóvenes fallecidas hace una semana se concentran frente a tribunales en Concepción. Vecinos trataron de asistir a las víctimas.

María José Saravia

Se movilizan este jueves frente a los tribunales provinciales de Concepción, sur de Tucumán, lxs familiares de las cuatro mujeres que perdieron la vida en el incendio de la Brigada policial donde cumplían condena. Familiares de una de ellas y vecinos de la localidad de Alberdi se concentraron el lunes pasado reclamando se identifiquen las responsabilidades institucionales sobre el lugar de alojamiento donde se llegó a albergar a 17 mujeres hacinadas, especialmente sobre la guardia de la tarde del jueves 2 de setiembre cuando se produjo el incendio que le costó la vida a la jóvenes detenidas.
Vecinos de la Brigada escucharon los gritos de las víctimas, avisaron a la unidad de Bomberos e intentaron ingresar por el techo de la vivienda donde funciona la Brigada Femenina, de acuerdo al relato coincidente de los testimonios recogidos por lxs familiares. Reclaman el esclarecimiento de las circunstancias de la muerte de Yanet Saquilán, 23 años, mamá de un niño de 6; Micaela Rocío Mendoza, 22 años; María José Saravia, mamá de dos niñxs (una de poco más de un año y otrx de 10); y Macarena Salinas, 22 años.

Macarena Salinas


Dos de las familias se enteraron por los medios de comunicación del incendio de la unidad policial donde cumplían condena en condiciones inhumanas. Omar Javier Saquilán supo por el abogado de su hermana; viajó en moto desde Alberdi a Concepción, llegó cuando el lugar estaba vallado. Virginia Santana, madre de Micaela Rocío es la única que vive en Concepción, todos los días iba a llevarle alimento para compartir con las compañeras. Esa tarde corrió hasta el hospital, pero no pudo despedirse. Yanina viajó de la capital provincial para reconocer el cuerpo de su hermana Macarena. Agustín Ledesma es tío de María José, aunque se criaron como hermanos; viajaron rápido desde la capital.
Todxs coinciden en describir el hacinamiento, los malos tratos, la falta de asistencia alimentaria. Tres mujeres de una guardia en especial son las sospechosas de procedimientos dudosos la tarde del incendio. A las 17 habitualmente las detenidas accedían a un patio. El jueves pasado no fue así, permanecían encerradas cuando se inició el incendio. Es llamativo que nadie de la guardia policial abriera el candado de la puerta ante la emergencia, ya que finalmente fue abierta por los bomberos sofocado el siniestro, siempre según la versión de lxs familiares.
Nadie del gobierno provincial ni del poder judicial se había comunicado con ellos hasta el momento de cerrar esta nota.

Susana Lara

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter