Colombia: septiembre de 2020, un Triste Tercer Trimestre

Colombia: septiembre de 2020, un Triste Tercer Trimestre

9Sep21 0 Por Jhosman Barbosa

No hubo nada inusual en el mes de septiembre de 2020 respecto a las dinámicas constantes y estructurales que perseveran y se agudizan durante la pandemia. Y no digo esto con desdén. Sin embargo, varios factores lo hicieron un mes particular que bien vale la pena recordar desde diferentes aspectos.

Septiembre de 2020 fue de los peores trimestres en muchos años. Aumentó el número de masacres a 16 y hubo 21 líderes sociales y activistas de DD.HH. asesinados*. Se mantuvo la tendencia de desempleo, (15.8%) la caída del PIB en (-15.7%) el incremento del IPC, (0.32%) el mantenimiento del déficit comercial, (-6199 millones de dólares FOB) así como el barril de petróleo WTI en $37 USD**.

Además, no hay que olvidar: la brutalidad policial asesinó a Javier Ordoñez en Bogotá, hace un año, 9 de septiembre, dejando 13 civiles liquidados que protestaban contra el abuso policial y más de 300 heridos con arma de fuego que se presume eran de agentes de policía vestidos de civil. Con ello, se reactivó la movilización social el 21S. También se naturalizó el ‘sálvese quien pueda’, en términos de la flexibilización de las medidas de contención de la pandemia, en pro de una reactivación económica solicitada por la misma marcha y la ciudadanía en general, ante un Estado que, a nivel nacional y capitalino, fracasó tanto en términos sanitarios como en el apoyo al micro empresariado y a la población vulnerable. Además, en septiembre se reabrieron los vuelos nacionales e internacionales, pese a la alerta de nuevas cepas; aunque el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa, así como otros funcionarios y sus familias, nunca sintieron esta atipicidad producto de la pandemia y viajaron por deber y placer.

La esclerosis de este país, en términos de su incapacidad de reacción ante los embates y retos producto de su propia condición socio-histórica, se recrudeció con el fenómeno de la pandemia SARS-COVID-19. Es decir, si Colombia, sumergida en una guerra de baja y prolongada intensidad ha forjado una sociedad que tiende a la despolitización y que renuncia al disenso mediante clisés como ‘no polarizar’ –lo que implica no pelear no tentar la lucha de clases- y decanta su conflicto interno negándolo, era impensable que se movilizara constante y eficazmente cuando existía y existe el peligro del contagio y la muerte sin salud pública.

Pese a esto, en septiembre se regresó fugazmente a la movilización social, postergada entre diciembre de 2019 y marzo de 2020, y se retomaron varias demandas agudizadas por la pandemia: a) la presidencia deficiente de Duque en todos los rubros y la administración de la propia pandemia, b) el desacuerdo ante las reformas laboral, pensional y tributaria, (que estalló finalmente en abril de 2021) c) el intento de reclamar y contener la brecha avanzada por los ciber-‘pupitrazos’ o aprobaciones sin debate del parlamento durante la pandemia, d) el rechazo al financiamiento del Estado a la banca privada y a empresas con capacidad de endeudamiento, e) el rechazo a la violencia de los órganos de seguridad nacional, como los bombardeos indiscriminados en campamentos donde se sabía que habían menores de edad y f)  la denuncia de la reactivación de las masacres, que quiso la Presidencia de la República encubrir bajo el eufemismo de ‘asesinatos colectivos’.

A nivel de cómo concurría el país a la arena internacional, según la revista Dinero, en septiembre la exportación de aguacate creció un 42.6% en volumen y 34.5% en valor respecto al mismo periodo de 2019. Además, la tilapia, -pescado- la carne bovina, la lima Tahití, el mango y los lácteos, crecieron en su aporte a las exportaciones. Asimismo, de 130 proyectos de inversión extranjera generados entre enero y septiembre, la inversión estadounidense representó el 31%, según Revista Portafolio. Se firmó también un acuerdo para el fortalecimiento del sector minero del cobre con EE.UU., en el marco de la Energy Governance and Capacity Initiative (EGCI) -Iniciativa de fortalecimiento de la capacidad y gobernanza energética- del Departamento de Estado. ***

De lo anterior, dos cosas: por un lado, seguía y sigue el país dependiendo de Commodities o materias primas; por otro, el acuerdo con EE.UU. fue firmado durante la gira por América Latina y el Caribe del Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo, quien buscaba ratificar en la subregión el compromiso de rechazo a la inversión china, en el marco del discurso anti comunista, eslogan de la guerra comercial chino-estadounidense. Además, las descalificaciones de Donald Trump a la ineficiencia del mandato de Duque en el tema de producción de alcaloides o pasta de coca, seguro sirvieron para que Pompeo obligara a afirmar la incondicionalidad colombiana ante una posible intervención militar en Venezuela. No hay que olvidar que en la misma semana del arribo del Secretario Pompeo, el Banco Mundial otorgó a Colombia, 31.5 millones de dólares para solventar la crisis migratoria venezolana, provocada en gran medida por las sanciones económicas, financieras y comerciales estadounidenses.

Septiembre tuvo además en el escenario panamericano, la ruptura del equilibrio de cargos en los organismos multilaterales, donde el Banco Interamericano de Desarrollo BID, era precedido siempre por un nativo de Latinoamérica; pero fue elegido director el estadounidense Mauricio Clever-Carone, ex director para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Colombia apoyó tal candidatura, hecha realidad. En septiembre, el partido de ultra derecha, Centro Democrático, así como el presidente Duque, mostraron su preferencia política por Donald Trump, soslayando tanto un posible triunfo del demócrata Joe Biden, como la importancia del Congreso de los Estados Unidos en las relaciones bilaterales. Si esto no es poco, no hay que olvidar que a la Federación Rusa se le impusieron sanciones, por presumir, -sin confirmar- su injerencia en asuntos políticos estadounidenses. Colombia podría ser sancionada por esto, está en el marco normativo de Estados Unidos; y aunque Colombia no es Rusia, se dejó un arma suelta ante un triunfo demócrata, que fue lo que finalmente ocurrió y está pasando cuenta en varios aspectos, como denuncias de parte del representante demócrata de Massachusetts Jim McGovern, respeto al abuso policial en mayo de este año. ****

Las injerencias de los políticos colombianos fueron criticadas por expertos en relaciones internacionales ratificando las carencias que tiene el país en sus dirigentes –tanto de derecha como progresistas- para interpretar cómo concurre geopolítica, diplomática y políticamente Colombia en el escenario internacional. No hay que olvidar que Gustavo Petro, líder de la oposición política colombiana, dijo en agosto de 2020 que en caso de ser él (Petro) ciudadano estadounidense, votaría por Biden. Esto lo usó en septiembre Trump para señalar a Petro de amigo de Venezuela, el socialismo y el ‘castro-chavismo’. ¿Por qué generar malestares, ser injerencista, cazar desavenencias?

Septiembre estaba preñado de una suma de hechos que rebasaron a la pandemia misma. Fue un mes en que al mejor estilo Hidroituango, -mega obra hidroeléctrica que asesinó el Río Cauca- reventó por algunas fisuras, pero le subieron los muros, el cauce del río bajó, y se postergó la debacle. Por cierto, en aquel noveno mes el Consejo de Estado colombiano, negó a Hidroituango S.A. una demanda a Empresas Públicas de Medellín, EPM por valor de 117.828 millones de pesos, por incumplimientos en la obra. A su vez, EPM, negó que su empresa de seguridad, fuera el foco de las quejas de las lideresas de la fundación Ríos Vivos, sobre amenazas y desplazamiento. Apenas el mes de julio pasado, aquella zona volvió a ser noticia mundial por el desplazamiento forzado de más de seis mil personas a causa de enfrentamientos de grupos armados.

Hoy rememoramos aquel septiembre de 2020, que fue entre muchos y para no perder la costumbre en medio del auge de la pandemia y la suma de caos que aquejan a Colombia, un muy Triste Tercer Trimestre. Sea esta breve memoria, la alerta necesaria que toca a la puerta del sistemático olvido y un pésame al duelo por todos los muertos, de todos los meses, de todos los años.

Notas:

 * Revisión de INDEPAZ nov. 2020

  ** Según datos Departamento Nacional de Estadística, DANE nov. 2020. Dólares FOB, a corte de agosto 2020.

  *** Ministerio de Minas y Energía de Colombia septiembre 19 de 2020

 **** Razón pública ¿Cómo ven el paro nacional desde Washington? Mayo 24, 2021

Jhosman Barbosa @gerliud7 Corresponsal desde Colombia

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter