Brasil: Crónica de un golpe que no fue

Brasil: Crónica de un golpe que no fue

10Sep21 0 Por Fernando Horta

El ejército y los primeros ministros estaban dispuestos a apoyar el golpe.

 Bolsonaro intentó el golpe y no sucedió. ¿Qué le salió mal? ¿Qué sucedió realmente para que se frustraran los planes golpistas? ¿Fue solo un error de cálculo de Bolsonaro? ¿Es el hecho de que Brasil tiene ” instituciones fuertes “?

Es total el consenso de que lo ocurrido el día 07 de septiembre fue un intento de golpe. Por eso todos los periódicos y todos los partidos dicen que ” Bolsonaro se acabó”. Lo que no hace que Bolsonaro deje de intentarlo. Y ese es todo el problema

Para entender lo que sucedió, debemos mirar al día 06 de septiembre y no al día 7. En particular, al final del día. Lo que sabemos hasta ahora ya nos permite algunas explicaciones interesantes.

Desde el comienzo de la semana, los hoteles en Brasilia han sido tomados. Especialmente los hoteles de menor precio. Esto indicó el desplazamiento anticipado de un buen número de personas con alguna capacidad financiera o que estaban siendo financiadas.

 El día 06, casi todos los hoteles más baratos de Brasilia estaban abarrotados. Este movimiento no pasó desapercibido para el Supremo Tribunal Federal (STF) y todo el aparato de inteligencia creado por él (ya que el PF y ABIN son tributarios de Bolsonaro).

A partir de las 12 del mediodía del día 6, la Policía Militar del Distrito Federal inició los planes de aislamiento de la región central de la ciudad (la explanada de los ministerios) como parte del plan de seguridad que siempre se impone en caso de manifestaciones. De la forma en que se planeó, Brasilia cierra la entrada de personas a los lugares de poder de manera muy fácil y efectiva. A pesar de haber sido planeado por un comunista, esta es una característica urbana de Brasilia que es muy útil para los poderes establecidos. Todo lo que se necesita es que el PM ponga barreras en su lugar.

Hacia las 6 de la tarde, en una acción claramente planificada en la línea de los militares, los pocketnaristas decidieron “probar el agua”. Un grupo de unas 600 personas comenzó a quitar las barreras y el aislamiento y hacer espacio para los grandes camiones que ya estaban en la ciudad.

Este “destacamento avanzado ” con la misión de reconocimiento fue abriendo espacio sin la oposición de la PM.DF. La Policía Militar del Distrito Federal es quizás una de las más profesionales del país. Aquí, siete de cada diez hombres votaron por Bolsonaro. Los parlamentarios aplaudieron literalmente a los manifestantes contra Dilma.

Ibaneis, el gobernador, además de bolsonarista, está comprometido con las sucias maniobras en torno a la salud junto con la empresa Precisa y Ricardo Barros (1)

Resulta que el gobernador convenientemente no estaba en el DF.

Fue todo preparado para que la PM Brasilia solo seria responsable de una  ” pequeña indisciplina” dentro de un el movimiento que incendiaria el país entero. Todo pasaría como una “falta de orden ” debido a que el gobernador no estaba en su lugar. Brasilia, por la mañana , marcaría la pauta del golpe.

Si las manifestaciones prometidas en número llegaran a Brasilia , la escala de Bolsonaro en San Pablo sería una etapa hacia el éxito completo . El presidente contaba con al menos 1 millón de personas en Brasilia y, con ello, la presión sobre los demás policías del Estado sería incontenible.

Para entender lo que le salió mal, tenemos que volver a la noche y la mañana del día 06. Al darse cuenta de la furia con la que los bolsonaristas progresaron destruir las barreras en la terraza y la complacencia PM inicial, diversos actores políticos, entre ellos, diputados federales, empezaron a llamar incesantemente al gobernador Ibaneis , y utilizar sus redes para denunciar el detonante del golpe. Este ” grito ” inicial le llegó al presidente del Tribunal Supremo que, con el corte al unísono, se puso en contacto directo con el PM DF exigiendo medidas.

 La respuesta del primer ministro, por lo que descubrí, fue puramente protocolar. El STF no es la autoridad inmediata que el PM necesita para dar una respuesta satisfactoria. Al final, la constitución dice que los PM están subordinados al ejército y luego vino el segundo golpe maestro de la Corte Suprema. Luiz Fux (2) llamó directamente a los comandantes militares, incluso durante la mañana, advirtiendo que si los PM siguen el comportamiento indulgente, él ( Fux ) invocarían el GLO ( Garantía de la ley el Orden) y convocará a las fuerzas armadas para disuadir a los manifestantes. Tienes que entender este acto para comprender el día 07.

Lo que el Tribunal Supremo hizo fue a avanzar sobre el Ejército brasileño. Las Fuerzas Armadas estuvieron primero esperando la movilización popular prometida, para luego apoyar el levantamiento. Estaban ese amanecer, por tanto, esperando. El STF, sin embargo, exige una posición inmediata del ejército.

Desde el punto de vista del STF, la acción era sencilla. Si el ejército no aceptaba la orden de Fux y el golpe se consumaría. No habría necesidad de la pantomima del 7 de septiembre. Por otro lado, el avance en la toma de decisión de la Corte Suprema elevó exponencialmente el costo de esta acción para los militares.

 En la práctica, si los militares hubieran desobedecido a Fux y el día 7 las manifestaciones ” fracasaron ” y los comandantes militares serían procesados por insubordinación y serían culpables de sedición. El precio era demasiado alto. La demanda para la decisión sobre el sexto todavía rompió el bolsillo plan.

En medio de todo este embrollo trabajaban dos figuras. Por un lado Alexandre Morais (3) en posesión de información de inteligencia mapeó el financiamiento de movimientos y el bloqueo de cuentas ciertas y key- pix y estranguló a los prestamistas Bolsonaro.

 Muchas “caravanas” de lugares cercanos a Brasilia no podían salir por falta de dinero. El resultado fue la escasa cantidad de partidarios de Bolsonaro para hacer lo que estaba planeado. A medida que se podía ver en Brasilia, era solo un montón con más coches que gente

El otro actor que en silencio esa actuaba era el vicegobernador del DF trabajando directamente con los PM. En ausencia de Ibaneis, la excusa de los PM’s para la inacción no sería más posible. El comportamiento del gobierno dual (ahora apoyando a Bolsonaro, ahora obedeciendo al STF) ya es en sí mismo golpista. Pero el vicegobernador entendió que toda la culpa de una sedición nefasta que ocurrió en las PM en Brasilia recaería sobre él. Una vez más, el STF aumentó el costo de la toma de decisiones del vice gobernador para garantizar los PM en la línea.

Con el restablecimiento de las líneas jerárquicas del ejército en la mañana del día 06 y con la lealtad de los PM’s (incluso que a regañadientes) garantizada, el margen de éxito del golpe de Bolsonaro fue pequeño.

Al final de la sexta, ante la disminución de las posibilidades de realizar sus planes, los hijos del presidente fueron con los manifestantes que estaban el frente del movimiento en un intento de inculcar el necesario apoyo para la sedición del próximo día y también para impactar en la PM

No funcionó. Aparte de los partidarios del fascismo de Bolsonaro , los otros agentes son lo que llamamos “actores racionales ” y hacen un cálculo de costo – beneficio de sus acciones. Que necesitan, sin embargo, la información completa y correcta para este cálculo. Una información que ellos no tienen.

La tensa mañana del día 06 de septiembre, a pesar de los fuegos artificiales que se utilizaron todo el tiempo, quedo determinada el fracaso del golpe el día 07. La Corte Suprema aumentó el costo de las políticas de acción de otros agentes y disminuyó el acceso de estos agentes a la información que necesitan para la toma decisiones.

Las acciones fueron no coordinadas entre los actores políticos que salieron a denunciar la cojera de PM, “el cuchillo puesto en los pechos ” de los comandantes militares. El golpe fracasó.

Nosotros no podemos, sin embargo, aceptar que por eso que Bolsonaro no cometió un crimen porque “el resultado que pretendía no se logró “, como es el argumento de los defensores del gobierno en la CPI (4). Si deja suelto a Bolsonaro, tiene más de un 7 de septiembre para intentarlo. Y más de un año para planificar.

Fernando Horta: Candidato a Doctorado en Historia de las Relaciones Internacionales | Historia Universidad de Brasilia – UnB, Instituto de Relaciones Internacionales (IREL), Profesor desde 1996, Licenciado en Historia por la UFRGS con maestría en Historia de las Relaciones Internacionales por la UnB.

 Traducción de Silvio Schachter

NdT

  1. Ricardo Barros es un diputado implicado en un negociado con la empresa Precisa en el manejo de las compras de la vacunas de Moderna
  2. Luiz Fux es el  presidente del Supremo Tribunal Federal,  STF
  3. Alexandre Morais es Ministro del STF
  4. CPI Comisión Parlamentaria de Investigacion
Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter