Causas armadas: otro trabajador preso por un robo que no cometió

Causas armadas: otro trabajador preso por un robo que no cometió

10Oct21 0 Por Matías Gianfelice

Alan Andrada lleva casi dos años detenido por un delito que no cometió. Su familia lucha para frenar esta causa armada y lograr que Alán recupere su libertad. Otro episodio más de un sistema judicial y policial que encarcela según la clase social.

Faltan unos días para Navidad, estás en Capital y comprás unos regalos que te faltan después de tu jornada de trabajo. Vas a volver en tren al conurbano, pasás la sube y en segundos te rodea, te golpea y te lleva detenido un grupo de Gendarmería: preguntás qué pasa, comentás que no hiciste nada malo y te informan que estás acusado de robo hace un año y por eso te detienen. Sin salir de tu asombro, te sorprende saber que en ese año, votaste, fuiste fiscal de mesa, pasaste mil veces la sube y nunca te detuvieron.

Parece una pesadilla propia de una serie algo macabra de Netflix; pero para muchos de la clase trabajadora en este país, con una justicia (y una policía) corrupta y clasista, es una violenta realidad que los arroja al encierro. Sus familias, las organizaciones en contra de las causas armadas y del gatillo fácil, muchas veces son las únicas personas dispuestas a escuchar, entender y denunciar tanta manipulación y mentira. Desde Tramas-Periodismo en Movimiento, volvemos a dar este espacio para entrevistar a la compañera de Alan, Gabriela Gorosito, quien nos cuenta en primera persona el horror que están viviendo desde el 2019 y alza la voz exigiendo justicia.

¿Cuál es la acusación que pesa sobre Alan?

Alan fue acusado de un robo que no cometió. El 16 de diciembre de 2018, en el barrio Santa Brígida de San Miguel, ocurrió una pelea a unas cuadras de casa. Un vecino venía en bicicleta y efectuó varios disparos; las personas que estaban en la esquina lo salieron a correr. Perdió la bicicleta en el camino, se dirigió a la comisaria con su mujer, y denunciaron a Alan: diciendo que Alan fue quien efectúo los disparos para robarle, justamente, la bicicleta. Mientras todo esto sucedía, nosotros estábamos comiendo con nuestro hijo en lo de mi mamá. A la noche cuando llegamos a casa, nos cuentan lo que había pasado y todos los vecinos estaban de testigos. Este hombre que disparó y luego denunció a Alan, tiene problemas con todo el barrio, especialmente con la familia de Alan, desde hace varios años. Es importante aclarar que en ese momento ni nos enteramos de la denuncia; recién lo hicimos un año después.

¿Cuándo y cómo lo detienen?

El 19 de diciembre del 2019, Alan, luego de trabajar, tenía que hacer unas compras para la navidad en la estación F. Lacroze. Cuando pasa la sube por el molinete, se acerca personal de Gendarmería y lo tiran al piso; él les decía que no hizo nada y preguntando por qué lo llevaban. Los gendarmes le responden que tiene pedido de captura desde hace un año. Allí empezó la pesadilla.

¿Por qué no lo detuvieron antes? ¿Qué hiciste en ese momento?

Nos vienen a informar al mediodía siguiente. Me dirijo a la comisaría, donde les comento que Alan fue fiscal en las últimas elecciones, que votó. Si hubiera tenido pedido de captura, lo hubiesen llevado en ese momento. El Policía me dijo que no podía dar más información y me vuelvo a mi casa. Al día siguiente regreso y se lo habían llevado al Juzgado de San Martín. Cuando llego me dicen que ya lo habían trasladado a la comisaría. Así que regreso a la comisaría, e increíblemente me dicen que no sabían dónde estaba. Por supuesto que no me moví hasta ser informada. Recién después de angustiantes cuatro horas, me informan que está en la comisaria 2da de Los Polvorines, donde quedó detenido por el robo de la bicicleta y portación de arma de fuego.

Gabriela y Humberto Andrada, la compañera y el papá de Alan Andrada exigiendo la libertad inmediata (Foto: Gabriela Gorosito)

¿Ahora dónde está?

Está encerrado hace un año y 10 meses por un hecho que no cometió. Actualmente está detenido en la Unidad Penitenciaria N° 23 de Florencio Varela.

¿Qué dicen los testigos?

Los vecinos que estaban presentes son claros: Alan no estuvo en el lugar de los hechos.

¿Por qué el juez no los escucha?

Exigimos al señor Juez Di Giorgio, presidente del TOC 4, la libertad inmediata de Alan, no entendemos por qué no escucha a los testigos. Lamentablemente sabemos que el hombre que denunció falsamente a Alan tiene fuertes contactos con la policía y sospechamos que haya connivencia entre todas las partes.

Gabriela alguna palabra con la cual desee terminar la entrevista…

Alan tu familia, amigos, compañeros de trabajo, mujer e hijo te esperamos. Quiero que se sepa que mi compañero es una persona honrada, vivimos humildemente pero siempre con lo que él gana dignamente.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter