Derechos Humanos y Elecciones

Derechos Humanos y Elecciones

15Nov21 0 Por Damián Ravenna

Más allá de lo que se pueda observar sobre el conteo de votos y a partir de ello realizar un análisis general sobre estas elecciones, las consecuencias de cómo y a quién se votó tiene claras consecuencias en materia de derechos humanos. Las que se presentan proyectadas y anunciadas en los discursos de los oficialismos  -tanto los provinciales como el nacional-  y las políticas que de esta manera esbozan llevar a cabo.

Presentada entonces la intrínseca relación entre los derechos humanos y el voto,  vayamos desmenuzando algunos aspectos de las políticas que nos esperan.

Lo primero que hay que resaltar es que el presidente Alberto Fernández llamó a la oposición a consensuar sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y un presupuesto plurianual. Con ello debemos atender las consecuencias que conlleva un acuerdo con el FMI para los derechos humanos, con principal énfasis en los derechos económicos, sociales y culturales.

 Nos dice una experta independiente sobre deuda externa y derechos humanos de la ONU en su informe Consecuencias de la deuda externa y las obligaciones financieras internacionales conexas de los Estados para el pleno goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales (https://undocs.org/es/A/76/167) que:

“(…) la capacidad de proteger los derechos humanos está inextricablemente asociada a la capacidad de gastar los recursos necesarios. El aumento de la carga de la deuda y las crecientes dificultades para pagarla tendrán repercusiones negativas en la capacidad de los Estados para garantizar los derechos económicos, sociales y culturales de su población. Como ha señalado el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, los Estados partes tienen la obligación de dedicar el máximo de recursos de que dispongan a la plena realización de todos los derechos económicos, sociales y culturales, incluido el derecho a la salud.”

De esta manera la experta independiente de la ONU explica las repercusiones del pago de la deuda externa para los derechos humanos económicos, sociales y culturales, observando con ello que en la Argentina el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en su reciente informe sobre el primer trimestre del 2021 nos dice que la pobreza alcanzó al 40,6% de las personas, y la indigencia al 10,7%. En un desglose por edad el 54,3% de las personas de hasta 14 años están en condiciones de pobreza, es decir más de la mitad de nuestros pibes (https://www.indec.gob.ar/)

 A este respecto el Comité de los Derechos del Niño, en sus informes periódicos ha recordado que, de conformidad con el artículo cuatro del Pacto, para la aplicación de los derechos del niño en particular, se debe aumentar el presupuesto asignado a los sectores sanitario, educativo y social. Para con ello cumplir con sus derechos y combatir las consecuencias de la pobreza en el desarrollo pleno de la persona humana.

Con ello debemos resaltar que la extrema pobreza en materia de derechos humanos requiere de la pronta atención por parte de los gobiernos, es decir de medidas urgentes para asistir a la población. Hay que resaltar con ello que desde el gobierno nacional no han anunciado ninguna medida en contra de la extrema pobreza, sino más bien paliativos, como la tarjeta alimentar. O de neto corte neoliberal como era el programa “te sumo”, enfocado en otorgar beneficios económicos a la patronal para generar puestos de trabajo. Todo eso desde la consideración,hay que ser claros, de que la pobreza constituye la violación más integral de los derechos humanos que ejecutan los Estados capitalistas.

De este modo clarifica la experta sobre deuda externa y derechos humanos de la ONU en el mismo informe que:

 “En concreto, el Estado prestatario debe garantizar que las condiciones del préstamo no merman su capacidad para respetar, proteger y cumplir los derechos del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.”

Clarificadas sucintamente las consecuencias sobre los derechos humanos del acuerdo con el FMI vayamos profundizando un poco más sobre otros aspectos del voto, la política electoral y la gestión estatal.

Hubo una clara victoria de la derecha en sus distintas vertientes, ganó la derecha de Juntos por el Cambio, ganó la derecha adentro del Frente de Todos, ganó la derecha con Javier Milei y José Luis Espert, ganó la derecha con los peronismos provinciales. Con ello ganó el programa de la derecha. Y ello tiene claras consecuencias en materia de derechos humanos.

Hubo una remontada del Frente de Todos en la Provincia de Buenos de Aires, lo que refuerza las políticas que implementa el Gobernador Axel Kicillof. Es la violencia represiva institucionalizada a través de la gestión del ministro Sergio Berni;  la dádiva frente al reclamo de derechos, y el garrote que el desalojo de Guernica mostró para la población y las organizaciones que no sean oficialistas . Esto es sólo una muestra de cómo el discurso de la derecha mediante esta elección se hace agenda estatal. Con sus consecuencias para la vida de la población, clarificando con ello que quienes disputan poder electoral, lo hacen en vías de gestionar el Estado capitalista, ejecutor de las violaciones a los derechos humanos.

Otra muestra de la que podemos asirnos es justamente el acuerdo de gobernanza que hay entre las clases dominantes y que se refleja tanto en la CABA como en la Provincia de Jujuy. En esta última provincia una manifestación conlleva una multa abultada por el sólo hecho de realizar el derecho humano a reunirse y  peticionar al Estado. Eso se suma a la existencia de presos políticos y a una Corte Suprema provincial oficialista. Delimitan ciertamente una falta de régimen de derecho, necesario de acuerdo a la doctrina que nace a través de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para el respeto de los mismos.

En este sentido va el relanzamiento del gobierno nacional expresado en una supuesta nueva etapa sobre la base de los dos años de gestión que le quedan. Debe alertarnos sobre el decidido vuelco a la derecha que se expresa en movidas como el acuerdo tripartito de secretarios generales de la CGT, la función clientelar las organizaciones oficialistas y de los gobernadores -tanto peronistas como los de otros signos partidarios- sumando a este panorama el decidido ajuste realizado, sobre el que en su momento alertó, es de resaltar, Cristina Fernández en su carta.

En este sentido la institucionalización de la democracia, en casi 40 años ininterrumpidos, debe llamarnos a festejar. Al mismo tiempo que nos alienta a realizar una decidida crítica sobre la permanente violación a los derechos humanos que “democráticamente” las clases dominantes y sus partidos ejecutan sobre el pueblo.

Damián Ravenna

Presidente

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires

APDH ZONA NORTE

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp