La contienda electoral del 21N en Venezuela: un análisis en frío

La contienda electoral del 21N en Venezuela: un análisis en frío

25Nov21 0 Por Reinaldo Iturriza

Los resultados mas visibles de la elección venezolana, son que las candidaturas oficiales del chavismo se han alzado con la mayoría de los cargos en disputa y que la oposición antichavista casi en pleno ha vuelto al redil electoral. Pero corresponde traer a la superficie un conjunto de datos que que parecen estar ausentes en el análisis de la clase política.

I. Introducción

En la Venezuela del siglo XXI, quizá nunca como ahora fue tan importante detenerse a observar con detalle unos resultados electorales. Si nos atenemos a los más visibles, y mal que les pese al gobierno estadounidense y a los pocos que pretenden, contra toda sensatez política, seguir apoyando la ficción del “gobierno interino”, las candidaturas oficiales del chavismo se han alzado con la mayoría de los cargos en disputa. No menos importante, la oposición antichavista casi en pleno ha vuelto al redil electoral, lo que sin lugar a dudas constituye una extraordinaria noticia para la sociedad venezolana.

Dicho esto, corresponde traer a la superficie un conjunto de datos que considero no solo muy valiosos, sino tan imprescindibles como elocuentes, y que sin embargo parecen estar ausentes en el análisis de la clase política, o al menos en los que tendrían que hacerse públicamente.

Lo que sigue es un análisis en frío de los resultados de la contienda del 21N de 2021. A tal fin, procedí a construir el histórico de resultados en elecciones regionales (es decir, en las cuales se disputaban las gobernaciones) a partir del año 2004, revisando y procesando la información disponible públicamente a través del Consejo Nacional Electoral (CNE). Decidí omitir los datos relativos a las Megaelecciones de 2000, porque en tal oportunidad estuvo también en disputa, de manera directa, la figura del presidente Hugo Chávez, lo que hace de aquella una contienda histórica muy singular, no asimilable, a mi juicio, a las elecciones regionales que se realizaron posteriormente.

Sumé como votos del chavismo únicamente los recibidos por las candidaturas oficiales, y como votos de la oposición el total acumulado por las fuerzas políticas que competían contra las candidaturas oficiales del chavismo, casi siempre identificadas con el antichavismo. Respecto de esto último, vale precisar que, por regla general, el porcentaje de votos recibidos por candidaturas no antichavistas, pero compitiendo contra las candidaturas oficiales del chavismo, es más bien ínfimo, lo que permite justificar esta decisión, que persigue exclusivamente facilitar el método de exposición de los resultados.

En el caso del estado Barinas, donde el CNE aún no proclama al gobernador electo (jueves 25 de noviembre, 2 pm), contabilicé los votos ofrecidos en el primer boletín oficial del órgano comicial.

Hechas tales consideraciones, paso a presentar el primer cuadro, que resume el resultado de las cinco contiendas de carácter regional:

Acto seguido, revisemos con mayor detalle.

II. Porcentaje de participación

El siguiente gráfico muestra el comportamiento del porcentaje de participación:

Como puede verse, la participación popular en la contienda electoral del 21N de 2021 se ubicó en su mínimo histórico, disminuyendo 18,84 puntos porcentuales respecto de 2017.

III. Votos totales chavismo y oposición

El siguiente gráfico incluye la información sobre la cantidad de votos recibidos tanto por las candidaturas oficiales del chavismo como por la oposición:

El dato más relevante es que en las elecciones del 21N de 2021, y por primera vez, el número de votos obtenidos por el chavismo es menor que la cantidad recibida por las candidaturas opositoras. Adicionalmente, el chavismo pierde casi 2 millones de votos en relación con 2017.

IV. Porcentaje de votos chavismo y oposición

Como puede observarse en el siguiente gráfico, y congruente con el anterior, en la contienda electoral del 21N de 2021, y por primera vez, el porcentaje de votos obtenidos por el chavismo, de 45,30%, es menor al porcentaje recibido por la oposición, de 52,34%. El chavismo disminuye 7,39 puntos porcentuales en relación con 2017, mientras que la oposición aumenta 5,2 puntos porcentuales en el mismo período.

V. Porcentaje de votos respecto del Registro Electoral Permanente

El gráfico siguiente ilustra el porcentaje de votos obtenido por cada conjunto de fuerzas políticas respecto de la población registrada para votar o Registro Electoral Permanente (REP). De nuevo, este 21N de 2021, y por primera vez, el chavismo obtuvo un menor porcentaje de votantes en relación con el REP que la oposición, disminuyendo 13,05 puntos porcentuales respecto de 2017, y 14,8 puntos porcentuales respecto de su pico histórico, en 2008. Notablemente, la oposición también disminuyó: 6,68 puntos porcentuales respecto de 2017, y 6,96 puntos porcentuales respecto de 2008, también su pico histórico.

Considerados en conjunto, chavismo y oposición constituyen el 41,22% del REP, una significativa disminución de 19,74 puntos porcentuales respecto de las regionales de 2017, y de 21,76 respecto de 2008, cuando ambas fueras representaban el 62,98% del REP. Este dato es muy importante, por cuanto constituye una suerte de índice de afiliación política, y nos describe la manera como la desafiliación política ha venido ganando terreno en años recientes.

VI. Chavismo victorioso con más del 50%

Por último, el cuadro siguiente nos muestra la cantidad de victorias obtenidas por el chavismo con más del 50% de los votos, en el período en cuestión. Contrario a su desempeño histórico (un piso de 94,44% de victorias con más del 50%, en 2017), este 21N de 2021 logró superar tal porcentaje solo en cinco estados: Aragua, Carabobo, Delta Amacuro, La Guaira, a lo que sumamos Caracas.

Ningún otro dato deja en evidencia con tanta claridad el descalabro opositor como consecuencia del voto dividido. De hecho, si revisamos a fondo, y teniendo como referencia aquellos estados donde el chavismo resultó victorioso con menos del 50%, tenemos que sumando solo los votos obtenidos por las candidaturas opositoras ubicadas en el segundo y tercer lugar, la oposición hubiera podido ganar en nueve estados: Amazonas, Anzoátegui, Apure, Falcón, Guárico, Lara, Mérida, Táchira y Trujillo, a los que habría que sumarle Barinas, en caso de que la candidatura oficial del chavismo resulte vencedora. Sumando éstas a las tres victorias en efecto alcanzadas (Cojedes, Nueva Esparta y Zulia), la oposición tendría el control de la mayoría de gobernaciones: el 57% de ellas, para ser exactos, si excluyéramos de la cuenta a la Alcaldía de Caracas.

VII. Brevísima conclusión preliminar

He considerado necesario privilegiar la revisión pormenorizada de los números electorales y mostrarlos de la manera más ordenada posible, antes que intentar ofrecer alguna explicación sobre el desempeño de las fuerzas políticas en pugna. Ya habrá oportunidad para hacer esto último.

En todo caso, solo quisiera insistir en un punto que, según me parece, resulta indiscutible: en la Venezuela de 2021, la población desafiliada políticamente es una sólida mayoría. Una mayoría que, de momento, no encuentra traducción política. ¿Será la clase política capaz de traducir, o más bien de ponerse en el lugar, de las mayorías populares? Es algo que está por verse.

Reinaldo Iturriza López

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter