EE.UU.  – OTAN vs Federación de Rusia: Entre contradicciones antagónicas y no antagónicas (parte 1)

EE.UU. – OTAN vs Federación de Rusia: Entre contradicciones antagónicas y no antagónicas (parte 1)

16Dic21 0 Por Jhosman Barbosa

Desde una perspectiva histórico-materialista, podemos aplicar a la actual tensión entre occidente y Euro-Asia la fórmula de las contradicciones: las antagónicas, solo se resuelven por vías de hecho y violentas y las no antagónicas, mediante acuerdos y vías de concertación. Está por verse qué tipo de acento contradictorio pueden tener las tensiones entre EE.UU. – OTAN vs Federación de Rusia.

Mucho se ha escrito y publicitado en medios de comunicación acerca de las tensiones en torno a Ucrania desde 2014 y que poco a poco han ido en crescendo hasta los niveles preocupantes en términos político militares y alarmistas en términos de la generación de pésimos contenidos de medios que desinforman. En este sentido, el bloque occidental y sus áreas de influencia semi-periféricas y periféricas se ensañan en una demonización de intensiones rusas sobre Ucrania. Del lado euro-asiático y asiático se afianza la idea de no hostilidad rusa pero su impacto comunicacional es débil y sólo se siente en aquellos países aliados de Latinoamérica, el caribe, Asia, Oriente y África que van apostando a la nueva configuración global multipolar basada en la tripolaridad estratégica Rusia – China – EE.UU.

El presente texto no alcanza a agotar las múltiples variables -que seguro son meritorias de contemplarse- y se esmera en proponer lo posible, lo factible o inevitable a la luz y el peso del tipo de contradicciones que enmarcan la tensión descrita. El lector continúe la línea plateada, asuma la que vea pertinente o siéntase cómodo en negar la propuesta metodológica para la revisión breve del tema. Dicha propuesta consiste en una delimitación somera del argumento básico sobre el que las partes abogan en el conflicto, la enunciación breve del contexto de corto plazo, el contexto de largo plazo y finalmente la aplicación crítica desde la economía política al fenómeno, mediante la revisión de las contradicciones antagónicas y no antagónicas.

En esta primera parte abordaremos los dos primeros elementos.

Breve descripción del argumento de la tensión

OTAN – EE.UU., Unión Europea, Ucrania, Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, principalmente, señalan a Rusia como una nación agresiva, que planea invadir Ucrania a inicios de 2022 y ello lo fundamentan en el movimiento de tropas y material bélico dentro de las fronteras –recalquemos soberanía territorial rusa- de la Federación. Su promesa es golpearle con sanciones económicas y aislamiento internacional si llega a invadir Ucrania. https://www.consilium.europa.eu/es/policies/sanctions/ukraine-crisis/ También dejan en la mesa y de manera ambivalente, el respaldo militar a Ucrania, basados en que, por un lado es socio desde 2009 pero no es miembro de plenos derechos de la OTAN. En torno al asunto ucraniano, se han sumado las tensiones en la frontera de Bielorrusia con Polonia, Lituania y Estonia, como una crisis de migrantes hacia Alemania. Esta ‘crisis’ también se adjetivó como jugada del Kremlin a través del presidente bielorruso A. Lukashenko, a quien la UE, no le reconoció el triunfo electoral en 2020. El discurso de la política exterior estadounidense por Joseph Biden, va de un “no reconozco líneas rojas de nadie” a “nunca estuvo sobre la mesa poner tropas estadounidenses en Ucrania”, aunque sí a países vecinos a ésta, del mismo presidente.

Por su parte Rusia señala que sus movimientos de tropas no son agresivos, no se dan a extramuros de sus fronteras y nunca ha tenido ni tiene la intensión de invadir su tierra hermana y que de hecho el propio Presidente Putin piensa y describe en un artículo, previo al agudizamiento de las tensiones. http://en.kremlin.ru/events/president/news/66181 Rusia pide respetar las líneas críticas de su defensa natural y determinadas por el recelo que suscitó el incumplimiento de EE.UU. ante un cándido Gorbachov, al final de la URSS en 1991 de incorporar a naciones ex soviéticas en la OTAN  con su consecuente equipamiento de tipo convencional ‘defensivo’ con capacidad de mudar a nuclear y ofensivo. Rusia insiste en el diálogo en torno a dejar por escrito compromisos de no expansión sobre sus líneas rojas y el acompañamiento efectivo a los acuerdos de Minsk por parte de Francia y Alemania. De lo contrario están dispuestos a llegar a la confrontación militar.

Contexto de corto plazo

En 2014 Ucrania vivió el cambio de régimen político del presidente democráticamente electo, Yanukovich, por medios de fuerza y apalancados en una alta inversión estadounidense (5000 millones de dólares desde 1991) dirigida por Victoria Nuland, entonces Secretaria de Estado adjunta para asuntos europeos y ahora Subsecretaria para asuntos políticos de EE.UU. https://www.state.gov/biographies/victoria-nuland/ Dos movimientos estratégicos rusos se dieron: a) respaldo a movimientos de autodefensas pro-rusos en el Donbass (zona sur-occidental de Ucrania fronteriza con Rusia) que devinieron en repúblicas autónomas que al día de hoy se constituyen en un amortiguador entre Ucrania y Rusia. b) Militarización de la Península de Crimea que acompañó el referéndum que con mayoría del 96.77% aprobó la adhesión y regreso a Rusia. https://www.abc.es/internacional/20140316/abci-crimea-referendum-separatista-201403160709.html Tales hechos dieron como resultado: i) Los acuerdos de Minsk bajo el formato de Normandía, donde son ‘garantes’ Alemania y Francia para apoyar unos criterios de distensión y cese del conflicto entre el gobierno ucraniano y los separatistas de Lugansk y Donetsk que constituyen la región de Donbass.  ii) Occidente, léase EE.UU., la Unión Europea –en colectivo, pero con discreción de ciertas posturas independientes de algunos países como Alemania que ha visitado la Península- y la OTAN, así como países de su área de injerencia no reconocen Crimea como parte de la Federación de Rusia y exigen su devolución a la soberanía territorial ucraniana, bajo la coacción de duras sanciones económicas y contante hostigamiento diplomático, político y comunicacional. También formaron un Foro por Crimea, que constituye otro mecanismo de presión a Rusia y un desconocimiento flagrante de la voluntad de los crimeos y crimeas. https://www.infobae.com/america/agencias/2021/08/23/ucrania-organiza-un-foro-internacional-sobre-crimea-denunciado-por-rusia/

Sumado a estos hechos, Rusia y Alemania acordaron y ejecutaron un segundo ramal de gas natural llamado Nord Stream 2 AG, con participación de empresas austriacas y holandesas y que cruza las aguas del Mar Báltico esquivando el paso por Ucrania y Polonia, países por donde pasan otros ramales de gas a Europa.

Fuente Russia Today con base en Unión Nacional de gas de Ucrania

De esta forma, en lo sinuoso y dinámico de los acontecimientos actuales, desde 2014 a la fecha, estos elementos son los que stricto sensu atañen a las tensiones que aquí se analizan. En todo caso aquí no para todo y no hay un mundo con filos y abismos en donde limita este problema sin más. Sólo para anotar algunos sin detalle: i) disputa por la hegemonía que EE.UU. se niega a ceder o compartir en un verdadero multilateralismo –durante el gobierno de Obama sus asesores señalaban como doctrina “un solo planeta una sola potencia” y así sigue al día de hoy- https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=5090079  ii) alianza chino-rusa a partir de hostilidad estadounidense que se consolida al día de hoy con acuerdos de sistemas de pagos más allá del Swift, previendo desconexiones desde occidente, iii) auge multi dimensional de China que tiende a consolidarse con base en: Ruta de la Seda de tres bandas oriente – occidente y que pasa por puntos críticos como Pakistán, Afganistán, Uzbekistán, Kirguistán, Irán, Israel, Siria, Líbano, Yemen, Emiratos Árabes, entre otros; Inteligencia Artificial; carrera espacial; telecomunicaciones; desarrollo de infraestructura y financiación de la misma a Asia, América Latina, el Caribe y África; desarrollo del Banco Asiático de inversión en Infraestructura B.A.I.I. en 2013 con un monto de 100.000 millones de dólares https://www.eda.admin.ch/deza/es/home/partenariados-mandatos/organismos-multilaterales/instituciones-financieras-internacionales/aiib.html iv) fortalecimiento de la economía real china y su desestimulo a la financiarización y la anarquía de las cripto-monedas, v) fortalecimiento del yuan y fomento de transacciones entre monedas nacionales sin pasar por la conversión al dólar u otra moneda de la canasta de divisas. Podrían enumerarse más, pero dejamos estas para que se tenga una perspectiva de lo que indirectamente se juega en Ucrania al establecer una contradicción con el principal socio estratégico de China: la Federación de Rusia.

De hecho, Rusia se ha desprendido de bonos de valor estadounidenses de manera significativa e incentiva la transferencia de pagos en su moneda nacional, el rublo, cuando puede. A ello se suma el desafío ganado a OTAN – EE.UU.  en Siria y la demostración desde 2015 de su vanguardismo tecnológico militar que rezagó a EE.UU. al menos 15 años en varios segmentos y que lo reconocen los propios tanques de pensamiento norteamericano, https://nationalinterest.org/feature/ghost-ukraine%E2%80%99s-future-197903 desde la triada nuclear actualizada hasta aviones caza eficientes a contrapelo del lamentable F-35 estadounidense y el desarrollo de guerra radioelectrónica. Goza de buenas reservas de oro, una deuda externa que es inferior a un quinto de su PIB y su economía poco a poco se basa menos en el segmento energético, aunque esto no le impide ser súper potencia energética (gas, petróleo, energía nuclear). http://www.exteriores.gob.es/documents/fichaspais/rusia_ficha%20pais.pdf  No es menos importante la aprobación de la primera vacuna anti COVID 19 expedida al Instituto Gamaleya de Rusia, Sputnik V, siendo de las de más efectividad y que enconó la diplomacia y el comercio global de vacunas. https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/sputnik-v-la-ciencia-al-servicio-de-la-diplomacia/

En resumen: Ucrania es una de las regiones en donde se manifiestan las fuerzas de la geopolítica actual, la reconfiguración multipolar y el recentramiento, en términos braudelianos del poder global, pasando –o evitándose su paso- de occidente a Asia-Pacífico. Por ser parte del área de injerencia vital de una súper potencia energética y nuclear, -la Federación de Rusia- Ucrania y sus provincias separatistas de Donbass se pueden tipificar, como lo fueron Corea o Viet Nam, escenario de guerra entre potencias actuando como tercer país y por lo mismo, susceptible de poner toda la sangre, todos los endeudamientos y todas las pérdidas mientras quienes le azuzan bajo el sofisma del ‘respaldo a la libertad y la democracia’ se encuentran distantes territorialmente e indiferentes política y motivacionalmente. Es decir, no pondrán sangre de sus ‘ciudadanos’ en una guerra sobre la que no sienten en absoluto un vínculo desde ‘lo europeo’. En primera instancia es una guerra entre hermanos eslavos.

En la segunda parte veremos el contexto de largo plazo y desarrollaremos el análisis sobre las contradicciones antagónicas y no antagónicas.

Jhosman Barbosa (corresponsal en Colombia)

Perfil en redes: @gerliud7

Foto destacada: Fotografía de portada: Puente de Crimea, estrecho de Kerch

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp