Policías, fiscales y jueces: el entramado institucional para detener pobres

Policías, fiscales y jueces: el entramado institucional para detener pobres

16Dic21 0 Por Anahí Roldán y Matías Gianfecice

Mientras la sociedad se espanta con los últimos casos de gatillo fácil, este martes 14 de diciembre hubo dos actos por causas armadas que esperan juicio. Familiares, amigxs y diversas organizaciones exigen justicia y libertad.

 “Si esta cárcel sigue así…”

Mientras el país es conducido a nuevo ajuste a manos del gobierno nacional y el FMI, mientras cada vez una mayor parte de nuestro pueblo es pobre o indigente, las cárceles y comisarías de toda la Argentina están desbordadas de personas detenidas, las cuales en su mayoría son pobres. ¿Es casualidad? ¿Los ricos no roban? ¿Cuántos habitantes de barrios cerrados están tras las rejas? ¿Cuántos funcionarios corruptos, uniformados asesinos, empresarios explotadores, periodistas extorsionadores, etc están presos?

“Reos de la propiedad…”

A marzo de este año había 11.695 personas privadas de su libertad en penitenciarías federales, Más de la mitad, 6.233 personas, están detenidas SIN CONDENA. La enorme mayoría de la población carcelaria son varones adultos que provienen socialmente de sectores pobres, muchos de ellos sin una condena y encarcelados en circunstancias y con procedimientos policiales muy irregulares; varios de esos casos se encuadran dentro de la aberrante figura de causas armadas.

“¡Deténganlos!, ¡Deténganlos!..”

Mientras un sector de la sociedad ve alimentados sus miedos por la cobertura que los grandes medios realizan sobre la “inseguridad” y los hechos delictivos, se esconden tras los flashes la creciente cantidad de causas armadas, que junto a los casos de gatillo fácil, representan un efectivo método de control social sobre la clase trabajadora y los sectores más empobrecidos de nuestro pueblo.

Causas armadas: Ezequiel Bazán y Ángel Bramajo

Desde Tramas-Periodismo en Movimiento cubrimos las dos actividades realizadas el martes 14 de diciembre de 2021 en el conurbano bonaerense, por lxs familiares y amigxs de Ezequiel y Ángel. En ambos casos el grito de bronca y lucha era el mismo: ¡Justicia y libertad! ¡Basta de causas armadas!

Movilización exigiendo la libertad de Ángel y justicia por Diego (Foto: Facebook “Libertad x Ángel Bramajo”)

Ángel Bramajo fue víctima el 19 de mayo de 2019, de un brutal tiroteo de la bonaerense sobre la camioneta que manejaba y en la cual iban 7 amigos de él. Uno de ellos, Diego Cagliero, fue asesinado por las balas policiales, en una supuesta “fuga” (la camioneta iba a 40km por hora) y luego de una discusión con el guardia de seguridad de un comercio. Ángel quedó detenido por un delito que no cometió, todo para encubrir el vergonzoso accionar policial que se cobró la vida de Diego, plantó armas en la escena, mintió sobre “disparos desde la camioneta” que los peritos comprobaron su inexistencia. Lxs familiares y amigos de Diego y de Ángel exigen la libertad absoluta de Bramajo y justicia por la memoria de Diego Cagliero.

Ezequiel Bazán fue detenido en plena pandemia cuando volvía de trabajar por la policía de Merlo. Aquel 4 de junio del 2020 Ezequiel volvía de trabajar y se cruzó con policías de civil y sobre un Falcón no identificado, que lo detuvieron sin explicaciones y lo acusaban de un robo que se había cometido momentos previos. Las propias escuchas policiales demuestran que en la persecución a la policía se les escapan los ladrones, los cuales eran varios. Ezequiel iba solo en su camioneta, la cual por el hecho de ser del mismo modelo que la del robo, lo detiene y le quitan la libertad. Luego de ello fiscales y jueces complementan la farsa institucional que le robó a Ezequiel todo este tiempo de vida (lleva unos meses con prisión domiciliaria) y que le quitó salud, ya que se le infectó su prótesis en la pierna y por la mala atención de salud en el servicio penitenciario, corre riesgo la misma. Su juicio tiene fecha para el 17 y 18 de marzo.

Laura Ríos, mamá de Ezequiel Bazán, reclama la libertad de su hijo y el fin de todas las causas armadas (Foto: @aislamientorepresivo)

Poliladron, todos con el mismo uniforme

El saber popular está condensado de la experiencia directa y cotidiana. Cualquier laburante sabe que los colectivos y trenes van desbordados para ir o volver del laburo; cualquier persona trabajadora de este país sabe que sus ingresos valen cada semana un poco menos que la anterior cuando entran al chino o al almacén; todxs sabemos que en los bancos no se puede confiar y que las empresas de celulares te cobran todos los meses de más. También es parte del saber popular, que la policía no está para cuidarnos, que forma parte de todos y cada uno de los “negocios” ilícitos del país: se destacan en secuestros extorsivos, manejo de cocina de droga, zonas liberadas para robos, recaudación con “controles” vehiculares, trata de personas y otros menesteres más de las fuerzas represivas.

Cada vez más queda en evidencia, que proliferan los operativos policiales inoperantes, violentos y vergonzosos. Que en muchos de ellos terminan deteniendo y/o asesinando personas inocentes, plantando pruebas, manipulando datos, torturando “culpables” o “testigos”…todo para tapar su accionar ilegal. Nada de esto podrían hacerlo sin la complicidad y continuidad que encuentran en los despachos judiciales, con fiscales corruptos y jueces que nadan entre la vagancia y la inutilidad altamente rentada por el pueblo.

El poder policial/judicial en última instancia, no deja de ser uno de los poderes burgueses de la República: es decir no están para cuidarnos ni para impartir justicia, son la herramienta de control social y de impunidad de clase que este sistema necesita.

Foto principal: @aislamientorepresivo

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter