Traición, furia, represión y responsabilidades en Chubut

Traición, furia, represión y responsabilidades en Chubut

17Dic21 2 Por Tramas

Lo ocurrido en Chubut es una muestra provincial de la decisión del gobierno de avanzar con la megaminería a cielo abierto. También de la decisión popular de resistir.


La TRAICIÓN
La traición se concretó el día miércoles cuando con 14 votos la legislatura de Chubut modificó la ley 5001 que prohíbe la megaminería a cielo abierto, y aprobó la zonificación minera, habilitando que en dos departamentos de la Provincia, Telsen y Gastre, se avanzara con la la explotación minera utilizando el xantato, que es tan nocivo como el cianuro. Las y los traidores se retiraron del edificio con protección policial frente a la creciente indignación de los manifestantes.

La FURIA
La furia expresada por ambientalistas, sindicatos y vecinos y vecinas, empezó la misma noche del miércoles ni bien se enteraron de las noticias de lo acordado por la Legislatura y se prolongó todo el día jueves. La respuesta violenta de la policía aumentó la furia y la bronca popular se dirigió contra símbolos del poder institucional en la Provincia como la Casa de Gobierno y el Tribunal Superior de Justicia.


La REPRESIÓN
La Represión policial empezó la noche del miércoles, con al menos 8 personas detenidas y judicializadas. Se continuó durante todo el día y la noche de jueves. Se utilizaron balas de goma y gases. El ministro de Seguridad Federico Massoni se puso al frente de los hechos represivos que incluyeron una intensificación de las medidas de control, con la excusa del Covid. Durante la noche del jueves se produjeron nuevas detenciones en barrios INTA y Moreira de Trelew.


Las RESPONSABILIDADES
Cuando en todo el país se multiplican los recordatorios por la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre y de sus víctimas, en Chubut aparecen imágenes muy parecidas a la de aquellos días: legisladores que tienen que esconderse del pueblo, furia de los manifestantes contra los símbolos de la institucionalidad y feroz represión policial.
Ante hechos como estos el gobierno nacional no puede eludir su responsabilidad. En primer lugar porque el Gobernador Mariano Arcioni es un aliado del presidente Alberto Fernández, en segundo lugar porque quienes votaron la nueva zona minera son legisladores del Partido del Gobernador, de Juntos por el Cambio, pero también del Frente de Todos.
La presentación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación interponiendo un Hábeas Corpus para tratar de aliviar la represión en Chubut, es una gestión del mismo gobierno que ha dado luz verde para avanzar con con la megaminería en la provincia, a espalda de la decisión de sus habitantes.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter