Covid: Suba de contagios y pase sanitario

Covid: Suba de contagios y pase sanitario

22Dic21 0 Por Tramas

El pronóstico que pasaríamos las fiestas con 10.000 nuevos casos diarios de Covid parece confirmarse. Ayer, 22 de diciembre, hubo un registro de 9.333 contagios. Si se repite la tendencia del año pasado habrá una nueva explosión de casos después de las fiestas. ¿Qué incidencia pueden tener la vacunación y los pases sanitarios?


Cuando se inició la pandemia de Covid la sorpresa y el desconocimiento sobre cómo iba a funcionar esta enfermedad fueron dominantes, pero a medida que nos hemos acostumbrado a convivir con ella hay certezas que se van acumulando y también su comportamiento comienza a ser más previsible.
Haciendo referencia a las certezas, la primera que vuelve a confirmarse en la Argentina con el predominio de la variante Delta y el ingreso de la Omicrom, es que la enfermedad no tiene fronteras. Las noticias que nos llegan del hemisferio norte no son más que un adelanto de lo que ocurrirá en el hemisferio sur en pocos meses.
La segunda certeza es que la vacunación baja los índices de las internaciones graves y los fallecimientos pero no los contagios. En la Argentina con una población que ha completado su esquema de vacunación en más de un 60%, y donde el 78% tiene al menos una dosis se aprecia con claridad que la curva de los fallecimientos no acompaña a la de los contagios. El porcentaje de fallecidos en relación a la cantidad de contagios es mucho menor en poblaciones vacunadas.
La implementación de pases sanitarios, que desde algunos meses se viene exigiendo en Europa, ha recibido fuerte críticas apoyándose en el dato objetivo que los no vacunados contagian tantos como los vacunados. Pero también, las estadísticas demuestran que cuando esos contagios se producen en personas no vacunadas las internaciones severas, las ocupaciones de camas de terapia y los fallecimientos son más frecuentes. Mas allá de la libertad de cada cual de decidir sobre su salud, es evidente que un mayor número de internaciones severas afecta al sistema de salud en su conjunto, que no sólo significa más gastos para el Estado, sino también mayor stress y riesgo para el personal sanitario y menor atención para los pacientes con otras afecciones. El pase sanitario que es una medida menos rígida que la vacunación obligatoria impone restricciones a los no vacunados, tratando de regular sus ingresos al sistema sanitario.
En la Argentina va a imponerse un pase sanitario a nivel nacional, que empezará a regir el primero de enero para mayores de 13 años. Se exigirá un esquema de vacunación completa para acceder a ” locales bailables, discotecas, salones de fiestas, bailes o similares que se realicen espacios cerrados, viajes grupales de egresados y egresados, de estudiantes, jubilados y jubiladas o similares, o eventos masivos organizados que se realicen en espacios abiertos y cerrados o al aire libre de más de 1000 personas”. En cuatro provincias, ya han entrado en vigencia sus propios pases, en algunos de ellos se incluyen medidas más restrictivas como su exigencia para la realización de trámites presenciales en organismos públicos y entidades privadas.


¿Sé utilizarán estos pases sanitarios como instrumentos represivos?
En la provincia de Chubut, sin existir pases sanitarios, el gobierno de Mariano Arcioni utilizó operativos organizados supuestamente para la prevención del Covid para hacer controles en rutas y calles e impedir el acceso a manifestaciones contra la Zonificación Minera. Como es conocido la movilización popular desbordó estos controles y derrotó finalmente esta avanzada pro-minera del gobierno provincial. La existencia de estos instrumentos que pueden ser utilizados para desmovilizar, no determinan el desarrollo de la lucha de clases en una sociedad, ni si existe o no preocupación en las grandes mayorias populares por frenar decisiones politicas de gobierno que comprometen su futuro. La misma población europea que muestra su malestar porque sienten restringida su decisión de no vacunarse, consiente que miles de inmigrantes se mueran anualmente en el mar porque sus países les niegan auxilio, que sus ejércitos sean parte de la Otan y bombardeen a poblaciones indefensas en Africa y Medio Oriente, que la Unión Europea bloquee y someta al hambre y la falta de medicinas a pueblos y gobiernos que no se alinean con sus intereses económicos, y que sus multinacionales saqueen y contaminen a los paÍses más vulnerables de otros continentes. En la Argentina, los abusos que seguramente serán cometidos por autoridades aprovechándose de la implementación del pase sanitario causaran molestias, pero el centro de las luchas antirrepresivas estará enfocada otras cuestiones mas candentes como son la proliferación del gatillo fácil, la creciente presencia policial y de Gendarmería en las barriadas populares, en la persecución a los que se oponen al extractivismo, y en los violentos desalojos producidos en el conurbano y en territorios ancestrales de pueblos originarios.
Lo que es seguro es que tendremos pandemia para rato. Y que las ganancias de las multinacionales farmacéuticas seguirán aumentando mientras más se prolongue. No habrá inmunidad de rebaño mientras en Africa la vacunación no supere el 10% y que en Medio Oriente apenas alcance al 35%. No solo la enfermedad va a seguir presente , sino que se van a generar nuevas variantes. No es que falte información cientifíca sobre lo que hay que hacer. Hace falta la decisión política de imponer que los intereses de la salud de la humanidad, están por encima de los negocios de un puñado de multinacionales.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter