Juzgan a policía de Bariloche que produjo lesiones irreversibles a joven de 16 años

Juzgan a policía de Bariloche que produjo lesiones irreversibles a joven de 16 años

26Dic21 0 Por Susana Lara

A tres años del ataque en un barrio del sur de Bariloche, Nehuén Marileo enfrenta a su agresor en juicio oral y público. Perdió el ojo derecho y sufre un proceso de ceguera por escopetazo.

Un efectivo de la policía de Río Negro es juzgado en Bariloche por las lesiones graves que le provocó a un joven de 16 años durante un procedimiento en un barrio popular en noviembre de 2018. El cabo primero Javier Velloso, escopetero de la Comisaría N°42, disparó a corta distancia contra Nehuén Marileo, provocándole la pérdida total del ojo derecho y deformaciones permanentes en el rostro. La semana pasada se inició el juicio oral y público https://ministeriopublico.jusrionegro.gov.ar/nota/5099/comenzo-juicio-a-empleado-policial-imputado-por-lesiones-graves-e-incumplimiento-de-deberes-de-funcionario-publico.html, que se reanuda este lunes cuando declarará el acusado.

Nehuén recordó para Tramas el ataque violento e injustificado del 9 de noviembre de 2018, tal como relató el miércoles pasado en la apertura del juicio y en numerosas oportunidades con el respaldo de la Multisectorial contra la Impunidad y la Represión y otros espacios sociales y políticos. “Como a las 20 llegó un patrullero a la casa de mi novia en el barrio 2 de Abril. Entraron a los tiros. Estábamos con la mamá de mi novia y mi cuñado. Él se escapó, yo primero me quedé sentado. Después salí corriendo hacia atrás del patio. Me alcanzó enseguida, me dio un escopetazo con la Itaka. Me voló el ojo. Dijo que me había enganchado con un alambrado. Me atendieron en el hospital público local; me amputaron el ojo. También me sacaron una posta del brazo izquierdo; otra me la había sacado yo. Me tiró a la cabeza, no con rebote”.

Vecinas alcanzaron a grabar imágenes con su celular algo del ataque, lo que rápidamente permitió acompañar a Nehuén y su padre en reclamo de verdad y justicia https://web.facebook.com/watch/?v=734277830352685. Las lesiones produjeron incapacidades permanentes al joven, que acrecientan las desigualdades estructurales de acceso a estudio y trabajo de los jóvenes de los barrios populares.

La revuelta popular por los crímenes del 17 de junio de 2010 incendió la comisaría 28 de El Alto, emblema de la persecución y violencia contra los más jóvenes en Bariloche. Después, ese lugar de violencia institucionalizada lo reasumió la comisaría 42, donde se desempeñaba el oficial Lucas Muñoz cuando fue secuestrado y ejecutado en 2016. Esa unidad interviene en la persecución sistemática contra la lof Lafken Winkul Mapu de lago Mascardi, lo que ha sido denunciado ante las autoridades nacionales y provinciales.

El ataque a la vivienda familiar del 2 de Abril y las lesiones gravísimas a Nehuén son parte de ese proceso criminalizador que no pudo realizarse ni sostenerse sin el consentimiento expreso de la conducción de la Regional III con asiento en Bariloche, ni del comisario de la 42. Velloso habría participado en mayo de 2016 de las lesiones graves contra internos del Penal N°3 en las que Maximiliano Bascur perdió un ojo, caso juzgado en octubre del año pasado.

El Ministerio Público Fiscal imputó a Velloso el cargo de lesiones graves e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Nehuén es querellante en la causa, adhiriendo al planteo de la Fiscalía. Velloso designó dos abogados particulares.

“Nadie mostró ninguna orden. Desde la casa nadie usó arma de fuego. Después dijeron que buscaban a M.G. No nos parecemos en nada. La tarde estaba despejada. Llegó el patrullero con la puerta abierta, ni estacionaron cuando bajaron corriendo. Eran cinco”. Después dijeron que recibieron llamados de una vecina por disparos, que “había sido un enfrentamiento”.

Susana Lara

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter