Socialismo o barbarie, la gran disyuntiva

Socialismo o barbarie, la gran disyuntiva

26Dic21 0 Por Daniel Campione

El nombre de Rosa Luxemburg es sinónimo de mujer revolucionaria, de compromiso con la transformación social. Ha aparecido un libro que arroja nueva luz sobre la relevancia de su pensamiento para la tradición socialista e internacionalista. 

Rosa Luxemburg

Socialismo o barbarie (compilación)

Buenos Aires. Ediciones IPS. 2021.

557 páginas.

Una compilación de escritos de R. L. es un estímulo siempre oportuno para el pensamiento y la acción transformadora. Máxime si, como en este caso, se trata de traducciones directas del alemán, que incluyen tramos no difundidos antes en español.

Esta edición cuenta con una amplia introducción, a cargo de Guillermo Iturbide, también traductor de todos los materiales incluidos. Es clara y precisa, sin ser pretenciosa. Los textos seleccionados se acompañan con un vasto conjunto de notas que aportan información y aclaraciones para la mejor comprensión del texto, sin volverse abrumadoras.

El pensamiento de R.L ha sido presentado a menudo centrándose en las inteligentes críticas que hizo a algunos aspectos del proceso revolucionario ruso. Se lo ha hecho muchas veces con un objetivo político claro: Desprestigiar a la revolución rusa en su totalidad.

Cabe como ejemplo el de Francois Furet, historiador francés que  en su libro El pasado de una ilusión encontró en una reivindicación sesgada de Rosa como “gran demócrata” la vía para dar por sepultadas las ideas revolucionarias del siglo XX.

Para eso se retacea el foco a la abundante producción crítica de R.L hacia las posiciones reformistas o deterministas. Realizada siempre en defensa de las posturas revolucionarias en el seno de la socialdemocracia alemana e internacional. Hasta su separación para formar el “espartaquismo”, que da lugar al Partido Comunista, en choque frontal con la corriente predominante en la socialdemocracia, que se proponía coexistir con el capitalismo

También se disimula que la revolucionaria polaca escribe acerca del proceso abierto en octubre de 1917 desde una perspectiva de solidaridad, de apoyo en líneas generales a su trayectoria. La democracia que valora Rosa Luxemburg no es la del parlamentarismo burgués, sino una construida desde abajo, con lxs trabajadores como protagonistas inexcusables.

Escribe sí en contra de que se recreen actitudes burocráticas y autoritarias, que usurpen desde “arriba” la iniciativa de los de abajo. Y en defensa de la libertad de expresión y de crítica. Lo hace pensando en el bien de la revolución y reconociendo el enorme esfuerzo de los bolcheviques. Desplegado en las peores condiciones, en medio de la guerra europea, con el hambre, la muerte y la ocupación extranjera diseminados sobre el territorio del antiguo imperio ruso.

 No se inhibe a la hora de formular observaciones críticas a Lenin y Trotsky, sin por eso menoscabar la enormidad de los papeles que jugaron.

Un indetenible recorrido revolucionario.

Queda claro que en esta selección prima un criterio bien distinto, de apreciación en conjunto, a través de trabajos presentados en orden cronológico y que cubren un espacio de dos décadas: desde fines del siglo XIX hasta el asesinato de R.L. en enero de 1919..
Entre otros textos compilados en este libro que dan testimonio de las principales orientaciones de Luxemburg, se encuentra “Huelga de masas, partido y sindicatos”, de 1906.

Es una gigantesca reflexión en torno a las distintas formas de organización y lucha de la clase obrera, en la que se destaca una alta valoración del componente de relativa espontaneidad en el movimiento social real. En polémica con otros teóricos y políticos, que aspiraban a dirigirlo y organizarlo todo, “metiéndose en el bolsillo” los procesos sociales.

Otro gran ejemplo del pensamiento de R.L. es “La crisis de la socialdemocracia alemana (“Folleto Junius”), de 1915-1916. Es digno de ser leído y releído como denuncia y análisis de la bancarrota del principal partido socialista de Europa. El que se sumó al “esfuerzo de guerra” de la burguesía y a la matanza mutua de proletarios en el frente.

Rosa estaba mucho más cerca de Lenin, que sostenía la transformación de la guerra imperialista en guerra civil, que de quienes traicionaron de la peor manera a la clase obrera y el espíritu de la Internacional. Y así lo entendía tanto ella como los revolucionarios rusos.

También se encuentran elementos muy valiosos en una serie de escritos breves que Luxemburg produjo en torno a las incidencias de la revolución de noviembre de 1918 en Alemania. Son textos elaborados al  calor de la disputa para que la mayoría socialdemócrata no terminara instaurando una república parlamentaria en alianza con la burguesía, al tiempo que reprimía a los trabajadores más radicalizados.

Como es sabido, R.L pagó con la muerte su empeño intelectual y su acción política para que los consejos obreros terminaran haciéndose con todo el poder. El dramatismo de la situación se combina con el rigor crítico desplegado. Y el conjunto vuelve apasionantes a estos acalorados destellos del talento y el compromiso de la dirigente socialista.  

Rosa Luxemburg: freedom only for the members of one party isn't freedom at  all
Placa recordatoria en la tumba de R.L.

La compilación termina con el artículo “El orden reina en Berlín”, en vísperas del vil asesinato, que incluye sus últimas líneas vibrantes: “¡Estúpidos secuaces! Su “orden” está construido sobre arena. Mañana, la revolución ‘se levantará de nuevo, atronando’ y se anunciará para su horror con sonido de trompetas: ¡Fui, soy, seré!

Rosa pertenece de pleno derecho a lo mejor de la tradición marxista del siglo XX. Rescatar su pensamiento con una perspectiva integral y no “selectiva”, es un aporte a las reflexiones actuales. A la hora de las preocupaciones teóricas y también de las inquietudes políticas más inmediatas.
Ediciones IPS ha hecho con esta publicación una contribución más a la educación política colectiva. 

Daniel Campione

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter