No pagarle al FMI y declarar el acto del “préstamo” a Macri como “ultra vire”

No pagarle al FMI y declarar el acto del “préstamo” a Macri como “ultra vire”

12Ene22 0 Por Tramas

Un análisis jurídico internacional asegura que el Acuerdo Stand By del FMI con la Argentina, que suscribió el entonces presidente Mauricio Macri en el 2018, debería considerarse nulo.

La investigación, cuya autoría corresponde a los especialistas Karina Patricio Ferreira Lima y Chris Marsh, sostiene que el mayor programa en la historia del Fondo “fracasó en todos sus objetivos centrales, viola los fines fundamentales del FMI según su Convenio Constitutivo y, por tanto, constituye un acto ‘ultra vire’.”

El “ultra vires” es el principio jurídico internacional que considera inválidos los actos de las entidades públicas o privadas que rebasan el límite de la ley.

“Analizando los fundamentos macroeconómicos del Acuerdo Stand By, no se cumplieron los requisitos sustantivos para el ejercicio de la competencia funcional del FMI de prestar apoyo a la balanza de pagos de Argentina”, sentenciaron los autores.

Los autores

Karina Patricio Ferreira Lima es profesora e investigadora en la Facultad de Derecho de la Universidad de Leeds, donde trata temas de derecho económico y financiero, mientras que Chris Marsh es un exfuncionario del FMI y actualmente actúa como consultor senior de Exante Data, una consultora internacional de análisis macroeconómicos y de mercado.

El análisis

Los autores analizaron los pormenores del programa que negoció David Lipton -hoy asesor de Yanet Yellen- cuando estaba bajo el mando de Christine Lagarde en la gerencia del FMI, y de esta forma, concluyeron que “el Fondo no aseguró las garantías adecuadas para la provisión de sus recursos generales, ya que el programa financiero inicial no contemplaba un ajuste externo, tenía supuestos poco realistas y un “agujero negro” contable de al menos 20.000 millones de dólares”, indicaron en la investigación publicada en el sitio especializado SSRN.

Todo ello, continuaron, “hizo que los objetivos cuantitativos del programa fuesen imposibles de cumplir”, con lo que “el análisis de sostenibilidad de la deuda estaba destinado al fracaso*, y los criterios de acceso excepcional no fueron evaluados razonablemente.

Para los investigadores, “era razonablemente previsible que el diseño del programa diera lugar a una ampliación de la duración y del grado del desequilibrio de la balanza de pagos de Argentina debido a la falta de pedidos de controles de capitales”, que el Fondo “estaba legalmente obligado a solicitar”.

Otro de los supuestos considerados “ridículos” tuvo que ver sobre los ingresos estimados de capital durante el programa, que incluían “la confianza en entradas de capital financiero por casi 80 mil millones de dólares”, remarcaron.

Por todo esto, los autores afirman que “el programa debería considerarse nulo”.

Concluyeron que dado que el país no tiene los recursos para repagar el programa, “debería haber un período (quizás mayor a 10 años) durante el cual se debería permitir a Argentina recuperarse”.

Esto significa, en la práctica, “establecer un programa con un préstamo sin intereses, y la devolución de todos los intereses y cargos hasta la fecha”, concluyeron (según consignó hasta aquí la agencia Télam).

Nos preguntamos desde tramas: ¿Pero si el “programa debería considerarse nulo”, qué es lo que hay que repagar, cuando todos sabemos que esos dineros fueron parte de una maniobra fraudulenta contra el país y el FMI es la parte activa de la ilegalidad del acto?

¿Acaso los especialistas que realizaron la investigación no están hablando de fraude definiéndolo desde los tecnicismos que utilizan para explicar que ultra vires es el principio jurídico internacional que considera inválidos los actos de las entidades públicas o privadas que rebasan el límite de la ley”.

¿Rebasar el límite de la ley, no constituye delito en todos los casos? ¿No habría que investigar quiénes se beneficiaron con los 44.000 millones de dólares, mientras el FMI rebasaba el límite de la ley?

En otras palabras, el FMI cometió delito junto al gobierno macrista, pero son dos delitos; uno el que explican los investigadores por el cual debería declararse la nulidad del acto del préstamo y el del macrismo por las fuga de esos millones de dólares.

No vayamos a caer en el tercer delito, que sería que el oficialismo actual pagara los dos delitos anteriores, legitimando la ilegalidad de los actos que “rebasando el límite de la ley” volvieron a endeudar al conjunto de la población.

El acto debería ser nulo de toda nulidad desde el origen, puesto que el préstamo no se acordó en el congreso de la Nación, aunque la entonces oposición, hoy gobierno, no saliera a las calles a manifestar la nulidad del acto que rebasó los límites de la ley.

Tramas

Imagen destacada: corporate.es

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter