Mesa Judicial: ¿Disputas de palacio o nueva estrategia represiva?

Mesa Judicial: ¿Disputas de palacio o nueva estrategia represiva?

13Ene22 0 Por Guillermo Cieza

El descubrimiento de una Mesa Judicial en Provincia de Buenos Aires, que se reunía para fraguar causas a sindicalistas y que hoy ha provocado la imputación a la ex-gobernadora María Eugenia Vidal, no constituye un hecho aislado. Es un ejemplo representativo del funcionamiento de una nueva estrategia represiva que empezó a implementarse no sólo en la Argentina, sino en otros países y que tiene orígen en las disputas en el ámbito privado.



En los últimos tiempos se han conocidos distintos hechos como la causa D´Alessio, el descubrimiento de la banda de agentes de inteligencia conocida como Super Bross y las evidencias de la existencia de una Mesa Judicial, organizada por el profugado y ex asesor de Macri, Fabián Pepín Rodríguez Simon, que le permitía orientar fallos judiciales y promover persecuciones a opositores políticos del gobierno. La reciente aparición de un video demuestra que este modelo se replicaba en Provincia de Buenos Aires y confirma que no son hechos aislados o inconexos, sino que constituyen una nueva estrategia de control. Relativizar estos hechos, atribuyéndolos a la obsesión por espiar del ex-presidente Macri, o a las características farandulescas del falso abogado Marcelo D´Alessio, resulta peligroso. Poner el énfasis en la polémica figura del sindicalista Juan Pablo Pata Medina, recuerda el conocido poema de Bertold Bretch: ” primero se llevaron a los judíos, pero a mi no me importo porque yo no lo era… “
Lo que aqui aparece es una compleja maquinaria represiva integrada por empresarios, políticos, espías, jueces, periodistas, funcionarios de la DGI, miembros de las fuerzas de seguridad, y apoyo externo de embajadas extranjeras, con capacidad suficiente de sacar de circulación a cualquier opositor político. Con posibilidades efectivas de meterlo preso, arruinarlo económicamente, obligarlo a renunciar del cargo que ocupa, demonizarlo mediáticamente, presionarlo para que se autoelimine, o reclutarlo. Ubicado el blanco a sacar del juego desatan sobre su vida una tormenta infernal donde se combinan amenazas contra su integridad personal y la de su familia, sospechosas inspecciones de la DGI, aparición de testigos falsos que lo incriminan en causas fraguadas, periodistas que demuelen su imagen pública, jueces que los detienen con prisiones preventivas sin fundamento jurídico alguno, etc, etc. El inicio de esa tormenta es casi siempre el mismo: Un periodista andaba trotando por Palermo y de golpe se tropezó con un video, o en el despacho de una mediática diputada alguien dejó un sobre con información…
La vinculación de embajadas extranjeras con esta maquinaria es evidente. Basta cotejar la lista de funcionarios judiciales, periodistas y políticos que son asiduos concurrentes a la Embajada de Estados Unidos, con los que después aparecen como parte de este engranaje represivo actuando como jueces y fiscales, acusadores públicos o difusores mediáticos.
El objetivo de crear terror en la oposición política es tan efectivo como el de la aplicación del Terrorismo de Estado, pero tiene algunas ventajas. Es selectivo, por lo que el conjunto de la población no advierte que se estén quebrando en forma pública y abierta normas constitucionales. También puede autorregular sus errores. Cuando sale a la luz pública la actividad de un “grupo de tareas “, su caso penal llega a mano de jueces que son parte de la misma maquinaria, y en consecuencia fallarán por la absolución, o penas menores, alegando que son bandas de “cuentapropistas “, es decir un grupo de personas que espiaban, apretaban y chantajeaban, sin ninguna relación, instrucción, o luz verde del poder político de ese momento.
Aprovechando que la opinión pública estaba más distraída en las fiestas de fin de año, la causa D´Alessio, radicada en el Juzgado de Dolores fue enviada a Comodoro Py, al mismo Tribunal donde hay un Juez, hoy fallecido, y un Fiscal imputado en la causa. Ya podemos imaginar que D´Alessio y su banda se convertirá en un nuevo grupo de “cuentapropistas”.
La ausencia de un quiebre institucional, al menos en la apariencia, garantiza la continuidad de este mecanismo represivo. La evidencia de que en una primera etapa, se ha limitado a ajustar cuentas entre pesos pesados del mundo de las finanzas o la política, no debería tranquilizar a quienes no somos parte de esas disputas. Una vez creada la estructura de funcionamiento puede dirigir su poder de fuego a donde se les antoje. La incursión en el sindicalismo que aparece en el video, que evidenció el funcionamiento de una Mesa Judicial bonaerense, es apenas un comienzo de una ofensiva que se puede prolongar en las organizaciones populares, sacando del juego a liderazgos combativos y eliminando focos disruptivos, para dar aire a la promoción de liderazgos conciliadores.
Por último no me parece una casualidad la versión de que “todo empezó con Macri “. Algo de cierto hay. Sucede que, con Macri, emergen en la Argentina estrategias de eliminación de competidores que ya funcionaban en el mundo empresarial. El ex-presidente ya las había utilizado para resolver cuestiones familiares, disputas en los negocios y luchas digerenciales en Boca Juniors. Incluso hay personajes que se repiten como el fiscal Sornelli, el operador judicial Angelicci y el espía Ciro James.
La nueva estrategia represiva y de eliminación de competidores que algunos denominan “lowfare”, pero que supera en mucho lo estrictamente judicial se ha desarrollado en el mundo de las finanzas en el marco de las feroces competencias entre fondos de inversión, multinacionales, grandes bancos, etc. El descubrimiento de una Mesa Judicial en Provincia de Buenos Aires, que se reunía para fraguar causas a sindicalistas y que hoy ha provocado la imputación a la ex-gobernadora María Eugenia Vidal, no constituye un hecho aislado. Es un ejemplo representativo del funcionamiento de una nueva estrategia represiva que empezó a implementarse no sólo en la Argentina, sino en otros países y que tiene origen en las disputas en el ámbito privado. Algunas series de la fílmica estadounidense como” Billonaries” son muy ilustrativas de cómo se desarrollan esas disputas en las que tanto estructuras mercenarias privadas, como los organismos de poder estatal, son utilizados en beneficio o perjuicio de algunos de los ocasionales contendientes.
La estrategia de eliminación de competidores generada en el mundo empresarial se ha trasladado a la politica en buena parte de los países del mundo y hoy esté resultando efectiva porque buena parte de nuestros pueblos sigue creyendo en periodistas, confiando en jueces y votando a políticos que son parte de ese esquema represivo. Los riesgos de no identificarla como una estrategia represiva es que estos hechos puedan ser legitimados y se naturalicen como “algo que le ocurre a otros”, o que suceden en lugares muy diferentes a los que transitamos. Sería bueno que no nos pase lo que ya nos advertía Bretch: “Ahora vienen por mi, pero es demasiado tarde”.

Guillermo Cieza

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
Whatsapp