Gate Gourmet: comer y volar sin derechos

Gate Gourmet: comer y volar sin derechos

17Ene22 0 Por Matías Gianfelice

La multinacional del catering aéreo, niega derechos y busca llevar adelante una flexibilización laboral de hecho contra sus trabajadorxs de Ezeiza y Aeroparque.

Cuando en marzo del 2020 comenzamos a vivir la pandemia en el país, algunas periodistas, algunos conductores, funcionarios e incluso figuras del deporte y la cultura, expresaban mensajes y deseos de “poner el hombro”, “hacernos fuertes en la adversidad” y dejaban abierta la esperanza de que “de esta pandemia vamos a salir mejores”.

Promedia este abrasador enero del 2022 y podemos afirmar que nada de eso sucedió, la pandemia pone a un sector de la sociedad a insultar y golpear a trabajadorxs de la salud en las filas de hisopados o vacunación, la calle arde de violencia y la policía sumó en dos años un sinfín de sangrientos pergaminos a su historial. Pero hay algo que pre pandemia, en pandemia y post pandemia no cambia ni piensa cambiar: la ganancia obscena del capital.

Gate Gourmet es una gigante multinacional que lleva varias décadas de ganancias siderales y que apenas se reactivó el comercio aéreo volvió a facturar sin problemas. Pero en el medio, la patronal hizo lo que mejor saben hacer los patrones: reducir “costos” para optimizar sus ganancias. No es menor ponerle nombre a esos “costos”: las y los trabajadores que sostienen el funcionamiento y generan las riquezas de esa empresa.

Cuando los vuelos se detuvieron por completo con las fronteras cerradas, Gate Gourmet suspendió a todxs sus trabajadorxs, pero con la vuelta a la actividad consideró que ahora era “más productivo” que unx trabajadorx haga el trabajo de tres. Esta precarización sobre sus trabajadorxs no es la excepción, sino más bien la regla: la empresa viola las leyes laborales argentinas ya que tiene en la categoría de “contratadxs” a trabajadorxs con más de dos años de antigüedad. A su vez utilizó la excusa de la pandemia y la crisis para pagar salarios en cuotas o fuera de término.

Todo esto fue agotando la paciencia de las y los trabajadores de la empresa, que cansados del poco accionar de la lista verde del sindicato STIA, conformaron en Ezeiza una nueva comisión interna mucho más dinámica y dispuesta a defender los derechos laborales en riesgo. Así convocaron a una masiva asamblea el sábado 15 de enero frente a la planta de Ezeiza. Allí cerca de 300 trabajadoras y trabajadores de la empresa votaron unánimemente el paro por tiempo indefinido. Luego de tres horas de una medida acatada al 100% en Ezeiza (no así en Aeroparque donde la comisión de la lista verde mantiene la comisión interna y definieron no tomar medidas de fuerza), el Ministerio de Trabajo dictaminó una conciliación obligatoria.

Por último las y los trabajadores han denunciado en el Ministerio de Trabajo la fuerte presencia policial y de Infantería tanto en la planta de Ezeiza como en la mencionada asamblea del sábado 15.

Foto principal: convergenciadecombate.blogspot.com

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter