La odisea de los giles

La odisea de los giles

21Ene22 0 Por Héctor Zuñiga (Panini)

Las cinco. Madrugada “entuavia”. Panini, gilún de primera, leventáte ya!! 2500 pesos argentinos te esperan en la Caja Popular de ahorros de Monteros, changooó

 Mandáte al baño, date una ducha con agua bien fría. Una ducha que te devuelva la vitalidad después de una noche imposible de ahogo y sofocación. 

El morlaco del gobierno provincial es mejor a no tener nada, aunque para eso tengas que parir en los infiernos de la espera.

Que vaya tu hijo un poco más luego y haga cola en el cajero del Nación para retirar con la tarjeta del Plan interzafra las diez lucrecias que te corresponden por tu trabajo en las plantaciones de limón.

Los padrones dicen que saliste, menos mal, porque últimamente la cosas se están poniendo bien bravas.

Hoy Monteros va a estar convulsionado, abarrotado de gente en busca de esos mangos. Todos quieren, como vos, pasar lo mejor posible la fiesta de fin de año, pero mira a qué precio.

Es imposible que logres llegar hasta la ventanilla de pago de la Caja, al parecer todos andan “mishi”, ciego, sin un “sope” en los bolsillos. Giles igual que vos o peor, quizá, que se han amanecido tirado a la intemperie por los miserables dos lucas y media.

 Conversando en el auto de Daniel Plaza, que, al verte en la parada del colectivo, frenó y gentilmente se ofreció a acercarte hasta la “Caja”. Indignado también como todos por la odisea de los giles, pero más molesto con los putos del gobierno por burlarse de la pobre gente limonera. 

-“Vamos de mal a peor, con éstos sátrapas, amigo mío, qué querés que te diga. Hay que armar una revuelta popular para que entiendan que el pueblo no los aguanta. Qué se vayan todos a la puta que los parió”.

-¡Aaapa!, exclamó sorprendido. ¡Mirá! Señaló la calle 25 de Mayo, por la que habían encarado con el vehículo. “De este lado están haciendo la cola, parece”. 

Uuufff, nooo. Mirá la cola que hay, changooó. No puede ser, carajo Ojalá que cobres. Suerte. Nos vemos.

Te bajó en el cruce de las calles y se fue. Preguntaste a la changada, que vaya uno a saber de qué hora estarán parado como boludos, para asegurarte de hacer bien los papeles y caminaste por la 9 de Julio. Casi llegando al final para doblar por la Rivadavia, la voz particular de Lalo Romano (camión) de Los Campos de Acheral, que estaba sentado en la acera del frente, te gritó entre risas: “caminá nomás, viejooo. Jajajá, todavía tenés un kilómetro de cola”. Encima los chavones que lo rodeaban le festejaban el chiste. 

Levantaste la mano para darle a entender que a pesar del “gaste” estaba todo bien y seguiste gambeando por la Rivadavia. A medida que avanzabas sentías hervir la sangre con los mal paridos que nos gobiernan. Hago mal en escribir esto, pero por tu mente ha cruzado la idea de una ametralladora escupiendo balas como la de un fundamentalista árabe volteando uno a uno a esos parásitos que llevan al caos un país tan rico. Llegando al final de la Rivadavia encaraste por la Belgrano, apurando el paso. Las personas parecían hormigas saliendo de todos lados y acomodándose y extendiendo la fila. Una vez en tu lugar, inmediatamente te dijiste que sos un pelotudo de mierda por estar ahí en medio de todos parado como marmota. Con tantísimos chavales delante tuyo y en tu misma situación, es prácticamente imposible que logres cobrar eso mangos. Pero te quedaste y a medida que pasaban las horas y el cansancio a mellar el ánimo con un sol incendiando la mañana, la impaciencia te fue irritando, aún más todavía por el desorden que veías, el amontonamiento inevitable al querer sí, o sí, retirar la guita. De esto tienen que hacerse eco los medios de difusión Nacional. Qué se sepa lo mal que tratan los del gobierno de Tucumán a la gente limonera. Del abuso al que somos sometidos permanentemente. Del poco valor que demuestra el gremio que dice representarnos. 

Fuiste al cajero, donde esperaba tu hijo, total había tiempo de sobra.

-Ya vuelvo, compañero, le dijiste al chaval que seguía inmediatamente después de vos. Aguánteme un cachito, voy al cajero, veo si me depositaron los diez lucas y vuelvo.

Nada. Cero pesos. ¡Cagaste Panini! Ahora sí que estás frito. UATRE y la conch… de su madre. 

Un amigo te dijo que vayas a la municipalidad, que ahí te darán información al respecto.

-Su apellido está mal puesto, señor, fue la respuesta en la “muni”. Venga el miércoles para saber qué es lo que responden desde el gremio o si usted puede vaya y pregunte para que corrijan el error.

Trinando de rabia te volviste a la casa. Esos 2500 tendrán que esperar hasta el martes o miércoles del próximo año donde espero no tener que pasar de nuevo por todo este quilombo.

Panini Acheral – Tucumán – Argentina

3 de Enero 2022

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter