Crisis política en Honduras

Crisis política en Honduras

22Ene22 0 Por Tramas

El contundente triunfo electoral que consagró en Honduras a la candidata a Presidente Xiomara Castro empezó a ser desconocido por una maniobra del presidente saliente Juan Orlando Hernández.

La élite política que gobernó a Honduras desde el golpe parlamentario que desalojó a Manuel Zelaya del gobierno esta integrada por personajes como Hernández, su hermano y otros dirigentes del Partido Nacional que tienen antecedentes de haber sido encausados y encarcelados por su participación en el tráfico de drogas, y un largo historial en la violación de derechos humanos. Esa mafia política que garantizó su impunidad, por sus estrechos nexos con la Embajada de Estados Unidos, está detrás de esta maniobra de desestabilización política contra un gobierno que ni siquiera ha llegado a asumir.
Utilizando métodos y arreglos espurios Hernández consiguió que 18 diputados del partido Libertad y Refundación (Libre), que postuló a Xiomara se sumaran a una componenda para evitar que fuera elegido, como Presidente del Congreso, el diputado Luis Redondo, incumpliendo preacuerdos partidarios sobre esa designación. Votaron en su lugar a Jorge Calix, uno de los diputados “rebeldes” que fue apoyado por el Partido Nacional y el presidente saliente.

La presidenta electa de Honduras convocó a la militancia de su partido a movilizarse hacia la capital hondureña y reunirse en las inmediaciones del Congreso Nacional. Allí se realizó una reunión extraordinaria de su agrupación política que decidió la expulsión de los 18 diputados que se pasaron a las filas de la oposición. Los diputados expulsados son Jorge Cálix, Beatriz Valle, Denis Chirinos, Francis Cabrera, Mario Enrique Cálix, Mario Portillo, Samuel Madrid, Ronald Panchame, Ramón Soto, Marco Tinoco y Edgardo Castro, Frank Ramón Flores, Sergio Castellano, Germán Altamirano, Yahvé Sabillón, Marco Eliud Girón, Wilmer Cruz y Margarita Dabdoub Sikaffi.
La decisión de la Presidente electa de Honduras muestra una firme decisión de defender la voluntad popular expresada en las urnas de desalojar a Hernández del poder político, pero deberá enfrentar los próximos tiempos con una presencia legislativa debilitada. En un Congreso integrado por 128 diputados, el partido LIBRE contaba con una bancada de 50 diputados, que ahora se reduce a 32.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter