Cuando el tiempo se vuelve loco: Cambio climático y fenómenos metereológicos extremos

Cuando el tiempo se vuelve loco: Cambio climático y fenómenos metereológicos extremos

22Ene22 0 Por Tramas

A la ola de calor agobiante de la primera quincena de enero se ha sucedido una temporada de lluvias que no estaba en ningún pronóstico. El cambio climático se expresa llevando los registros térmicos y de precipitaciones a los extremos.



En octubre de 2021, la directora del Servicio Meteorológico Nacional y vicepresidenta de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Doctora Celeste Saulo informó en la Mesa Ampliada del Gabinete Nacional de Cambio Climático, previa a la Cumbre Climática de Glasgow, que el período entre enero y septiembre de 2021 fue el séptimo más cálido y el octavo más seco de los últimos 60 años. En relación a las precipitaciones y la situación hídrica en el país, la funcionaria agregó que “la cuenca del Paraná presenta en estos momentos una situación de sequía extrema o excepcional en el 64 por ciento de su extensión, y en un año seco también se vivieron lluvias extraordinarias como la que afectó a la localidad bonaerense de Dolores, donde en un sólo día cayeron 276 mm ”. También comentó que “venimos de un invierno seco y sin nevadas y en la comparación interanual se registran aumentos de las concentraciones de dióxido de carbono y metano en la atmósfera; también se manifiesta una evolución del agujero de ozono en un año en que 5 de las 6 bases permanentes que Argentina tiene en su territorio antártico marcaron temperaturas sobre cero”.
Lo que ocurrió en el país en los meses posteriores expresó una continuidad de esta tendencia a la cada vez más frecuente recurrencia de fenómenos climáticos extremos. Continuó la bajante del Paraná y hacia fin de año se produjo una intensa sequia que abarcó las provincias de la Mesopotamia, Santa Fé, Córdoba y Buenos Aires. Esta situación se agravó con la ola de calor agobiante que se instaló en todo el país en la primera quincena de enero. En la última semana hemos experimentado la ocurrencia de lluvias torrenciales que en muchas zonas del centro y centro oeste de la Provincia de Buenos Aires, han superado registros de 200 mm, y hasta han alcanzado los 300 mm. Es decir, llovió en una semana, lo que suele llover durante los tres meses de verano. Algunas de estas tormentas fueron acompañadas por vientos muy fuertes que provocaron voladura de techos, caídas de arboles y de torres de suministro de electricidad.


Lo sucedido en 2021 y este inicio de 2022, tiene sus antecedentes. El año 2020 se ubica en el segundo lugar como año mas cálido de los que se tenga registro. Con una anomalía de de +0.63°C , sólo fue superado por las temperaturas del 2017 (+0.68°C).
El cambio climático dificulta la tarea de quienes trabajan en informarnos qué ocurrirá con el tiempo. A modo de ejemplo, el pronóstico para la Provincia de Buenos Aires, en los meses de verano era de lluvias normales o levemente superiores a los normales. Tuvimos una sequía atroz, y ahora, en muchos lugares, inundación. Los nuevos pronósticos aseguran que las lluvias y tormentas continuarán hasta el 27 de enero. ¿Se cumplirá?
Los fenómenos climáticos extremos no afectan a todos por igual. Por el contrario acentúan las diferencias sociales. Los que pasan más calor, a los que se les vuela el techo de la casa, los que primero se inundan, siempre son los más pobres.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter