Crisis política en Honduras: El Parlamento tiene dos presidentes

Crisis política en Honduras: El Parlamento tiene dos presidentes

24Ene22 0 Por Tramas

La crisis de Honduras, con algunas características similares a las que se producen en Perú, replantea un viejo dilema de los gobiernos progresistas que llegan por la vía electoral. No alcanza con ganar la elección, la cuestión es que los dejen gobernar.



Cuando en julio de 2021, Pedro Castillo ganó por amplio márgen las elecciones en Perú, entusiastas analistas no demoraron en asegurar que la rosca de la mafía limeña que ha venido gobernando ese país desde hace décadas, estaba definitivamente derrotada. Hoy nadie se anima a repetir eso. El nuevo gobierno fue saboteado y chantajeado por los poderes no elegidos, pero si dominantes en ese país, y el nuevo Presidente ha conseguido sobrevivir en el cargo sacrificando sus alianzas políticas y buena parte de su plataforma programática. Los costos de esa supervivencia se expresan claramente en el hecho que en sus primeros 100 dias, le renunciaron cinco ministros y echó a otros cuatro y a su Jefe de Gabinete. Esta última decisión le costó la ruptura con el Partido Perú Libre que fue su plataforma para ganar las elecciones.


Las maniobras en Honduras para torpedear la nueva gestión de la nueva Presidenta Xiomara Castro se iniciaron antes que asumiera. La presidenta Xiomara Castro del Partido LIBRE, ganó las elecciones a partir de una alianza con otros partidos menores. Uno de los acuerdos preelectorales era que la Presidencia del Congreso fuera ocupada por Luis Redondo, perteneciente al Partido Salvador de Honduras (PSH). Esta elección no estaba asegurada, porque para elegir el Presidente del Congreso se necesitan 65 votos y el Partido LIBRE sólo contaba con 50 diputados, pero se acordó impulsarla. Los votos restantes se intentarían conseguir con algunos diputados del Partido Liberal (22), Anticorrupción (1) y Democracia Cristiana (1). La otra fuerza en disputa era el Partido Nacional que tiene 44 diputados y responde al Presidente saliente Juán Orlando Hernández. La sorpresa fue que el Partido Nacional hizo una alianza con 18 diputados de LIBRE, con el propósito de nombrar como Presidente del Congreso a Jorge Calix, un diputado que respondía a la nueva Presidenta y ahora se ha cambiado de bando. Detrás de la maniobra, que no se limita a una disputa de nombres por un cargo, está Hernández y todo su círculo que perdió las elecciones pero se resiste a ser desplazado del poder político. Este es un grupo poderoso, con fuertes vinculaciones con el narcotráfico y la embajada de Estados Unidos.
El repudio por esta maniobra escandalosa convocó a una masiva movilización de simpatizantes y militantes del Partido LIBRE que rodearon el Congreso. Con ese marco, una reunión partidaria resolvió la expulsión de los diputados disidentes y un grupo de diputados nombró en el Congreso a Luis Redondo como su Presidente. Por otro lado en un Club Social en Zambrano a 30 kms al norte de Tegucigalpa, otros diputados ratificaban la elección de Calix.
El panorama que se presenta ahora es que en tres días Xiomara Castro debe asumir como nueva Presidenta y para jurar tiene tres alternativas: frente al Presidente del Congreso (que está en disputa), frente al Tribunal Supremo de Justicia, que responde a Hernández, o ante un Juez Civil. Por ahora la decisión es que Xiomara Castro, asumirá como Presidenta el 27 de enero jurando hasta un Juez Civil.

Como es de suponer, los rumores de un golpe de Estado ya están circulando.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter