La minería del uranio avanza sobre la Quebrada Alipán

La minería del uranio avanza sobre la Quebrada Alipán

24Ene22 0 Por Cristian Basualdo

La Comisión Nacional de Energía Atómica prepara una campaña de perforaciones para la minería del uranio en la Quebrada Alipán, a unos 20 kilómetros de la ciudad de La Rioja.

La Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) tiene intención de continuar con los estudios de subsuelo, “para definir la cantidad de uranio presente en base a una campaña de perforación planificada en la Quebrada Alipán de 4500 metros”, señaló dicho organismo nacional en respuesta a un pedido de acceso a la información pública realizado por el Movimiento Antinuclear de la República Argentina.

La CNEA se encuentra a la espera de la aprobación, por parte de la Secretaría de Ambiente de la Provincia de La Rioja, del Informe de Impacto Ambiental correspondiente al Expediente P4-00236-18, caratulado “Manifestación de descubrimiento – Actualización exploración de uranio – Alipán I”.

En relación a la presencia de camionetas en el paraje Las Cañas, el día jueves 18 de noviembre de 2021, la CNEA explicó que tuvo como objetivo acompañar a autoridades de la nombrada secretaría, “como parte de los trabajos de elaboración y actualización de informes de impacto ambiental para esa región”. En dicha oportunidad, los funcionarios provinciales labraron el Acta de Inspección 000409.

Foto principal: Paraje Las Cañas, La Rioja. Gentileza de la Asamblea Riojana Capital.

Cristian Basualdo

Detalle del acta de inspección mencionada arriba

La CNEA aclaró que no se instalará ningún reservorio de agua, porque el agua necesaria para llevar adelante dichos trabajos “se almacenaría de manera provisoria en piletas de lona tipo Pelopincho ocupando un volumen total de 225 metros cúbicos”.

El presupuesto de la CNEA de 2021 tenía asignada una partida a la “Evaluación de Recursos Uraníferos en la Provincia de La Rioja”, de la cual se gastó la suma de 9.781.619 pesos.

Los pobladores mantienen un corte en la Ruta Provincial N.º 3 para impedir el paso de la maquinaria de la CNEA. Se da por descontada la autorización de las autoridades provinciales. Mientras el gobernador Ricardo Quintela advierte a las comunidades que sin licencia social no habrá megaminería, “sus funcionarios al frente de la secretaria de minería y de ambiente siguen otorgando y manteniendo vigentes permisos de exploración, cateo y explotación minera en todo nuestro territorio”, señala un completo informe de las Asambleas Riojanas. Entre enero y junio de 2021, se otorgaron 27 permisos mineros en toda la provincia que fueron declarados en el Boletín Oficial.

Los impactos ambientales de las perforaciones

Las perforaciones exploratorias pueden alcanzar un acuífero, provocando el contacto con el yacimiento de uranio y, como resultado, el uranio y sus productos de decaimiento contaminarán el acuífero. Además, las perforaciones pueden cambiar el flujo del agua de un acuífero o desecar un manantial. Los productos químicos utilizados o el aceite de la plataforma de perforación también pueden contaminar el recurso. Los daños mencionados hasta aquí, ya sucedieron en otros lugares del mundo donde se desarrollaron actividades exploratorias para la minería del uranio, y fueron registrados por la ong uranium-network.org (Ver: Uranium mining What are we talking about?, página 43).

Otra prueba de los peligros que implican las perforaciones la encontramos en la provincia canadiense de Saskatchewan, que cuenta con directrices para el control de la radiación durante la exploración del uranio. Las cuales establecen medidas para el control de los residuos (tales como lodo de perforación); para la manipulación de las muestras recuperadas de las perforaciones (ya que pueden contener uranio y sus productos de decaimiento); además de medidas de respuesta de emergencia en caso de que se produzca un accidente o un vertido; entre otras medidas.

Para la CNEA solo los técnicos nucleares son capaces de gestionar la información sobre el uso del agua en la minería del uranio; por eso para el público general tiene explicaciones infantiles, como la mención a una conocida marca de piletas de lona. En 2013, la Asamblea Riojana Capital estimó que, en el paraje Las Cañas, la CNEA utilizaba al menos 200 mil litros de agua por día.

Cabe recordar que casi todos los sitios donde se realizó minería del uranio en nuestro país quedaron convertidos en un páramo, tal es el caso de Los Gigantes, Pichiñán, Tonco, La Estela, o Los Colorados. Los funcionarios del átomo siguen impulsando la minería del uranio y enarbolando viejas consignas como la “sustitución de importaciones” o la “seguridad energética para el país”, aunque la espantosa letanía de pasivos ambientales los mire a la cara.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter