El final del torneo nocturno en los campos de Acheral

El final del torneo nocturno en los campos de Acheral

25Ene22 0 Por Héctor Zuñiga (Panini)

Un Bocachon endemoniado enloquecía la marca del rival…

.


“Distribuidora” era más que “Un Millón Cien”, que, aunque buen equipo, no lograba
equiparar las llegadas peligrosas del rival.
Promediando el segundo tiempo encontró de ojete el gol salvador con el que logró
empatar y forzar los penales. Penales que perdieron.
Nosotros los espectadores disfrutábamos del juego y de la fricción propia de éstas
instancias. Al otro lado del rotoso entelado de la cancha, miles de ojos seguían los
acontecimientos finales del torneo en Los Campos Acheral, sentados, muchos, en
sillas que traían de sus casas.
Autos, bicicletas y motos dejaban poco espacio a la circulación de la Avenida
Belgrano.
Entusiasmado veían como habían llegado a clasificar los dos mejores cuadros, sin
ninguna duda.
Distribuidora con Bocachón, Pingüino, Pulguita, Patiño, Ñoquera y el chango de
Buby Robles que en un pasaje del partido final mandó la pelota a la mierda con
semejante zapatazo, dejaron fuera, en semifinales, nada más y nada menos que al
poderoso equipo de Alto Verde (el de los monarquías y tapitas) que en los papeles
eran favoritos para alzarse con el trofeo, más el asado para diez personas, un
fardo de gaseosas y otro de cervez. Según lo supe luego, Silvina
Cardozo, la que terminó haciéndose cargo de la organización mostrando chapa de
candidata a la delegación comunal en las próximas elecciones,
despicharon los que comenzaron con esto, (Scooby Doo y los demás) tenía
marcado el corazoncito con esa institución. Pero en el fútbol ” no hay tu tía” y
aunque Alto Verde con muchas ganas y amor propio buscara y lograra empatar el
encuentro en uno, sucumbió en los penales y tuvieron que mirar la final desde
afuera.
Un Millón Cien por su lado con Migui, Nahuel, Pichula, Exequiel, hijo de el Negro
Giménez (mi amigo personal), Nano y el monito Abregú en el arco, dieron cuenta
de la gente de Fagalde que representaba a la Escuela 236, ganándole por 2 a 1.
Todo se definió en la mismísima noche del domingo 2 cruzando una hora el lunes
3 de enero. Había que desembarazarse ya del torneo que comenzó el año pasado,
cuando un grupo de changos que trabajan en la comuna del pueblo decidieron
organizar esto para que la gente vaya a abrir la boca, aunque sea un rato y
terminar la jornada despreocupado de tantos problemas. En una canchita de poca
dimensión es muy difícil ver grandes jugadas o sutilezas de parte de los “llamados
habilidosos”. Si no largas rápido el balón cagaste porque te comen en seguida no
más. Sin embargo, he visto con estos ojos míos a un grandote de Fagalde hacer
una impecable devolución en una baldosa. Y a un pendejo del Kilómetro 99, “re-
pillín el pierna”, pegarle como los dioses.
Panini – Acheral – Tucumán – Argentina
5 de Enero 2022

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter