Haciendo los deberes con el FMI y Estados Unidos: El gobierno argentino vota contra Venezuela en la ONU

Haciendo los deberes con el FMI y Estados Unidos: El gobierno argentino vota contra Venezuela en la ONU

26Ene22 0 Por Guillermo Cieza

El gobierno de Fernández sigue haciendo gestos amigables con Estados Unidos, tratando de que el país con mayor decisión política en el FMI, le de una manito en la negociación de la deuda. Por ahora, la estrategia no ha dado resultado y sólo ha servido para deteriorar la imagen del Presidente argentino, echar por la borda la trayectoria de la política exterior argentina y reducir las alianzas para un plan B, en caso de no acordar con el Fondo.


El representante argentino en el Consejo de seguridad de las Naciones Unidas emitió una declaración donde refirma su apoyo al Informe Bachelet contra Venezuela y convocó al pais gobernado por Nicolás Maduro a “concretar el llamado de la Alta Comisionada de la ONU para que se realicen investigaciones prontas, exhaustivas, imparciales e independientes sobre las alegaciones de violación a los derechos humanos, se lleve a los perpetradores a la justicia y se garantice una reparación a las víctimas”. El informe Bachelet es un texto que refleja la versión de la derecha venezolana sobre los hechos ocurridos en 2017, conocidos como “las guarimbas”. En aquellos incidentes producidos por activistas y mercenarios reclutados por quienes querían desestabilizar politicamente al gobierno, se produjeron hechos de violencia con más de cien muertos, la mayoría asesinados y asesinadas por las fuerzas de derecha. Se produjeron ataques a transportes públicos, quema de jardín de infantes, etc. El hecho más simbólico de las guarimbas fue que quemaron vivo a un joven que sin participar en los incidentes fue condenado a muerte por “negro y chavista”. Las guarimbas se disolvieron por el enorme repudio popular a sus acciones y por el llamado a la Asamblea Nacional Constituyente.

Orlando Figueras, quemado vivo por la derecha, el 4 de junio de 2017, su caso no fue mencionado por el Informe Bachelett.


Aunque el canciller Santiago Cafiero aparezca como máscara de proa de la postura del gobierno en lo internacional, este posicionamiento está sustentado en los vínculos y las opiniones de un grupo de expertos en relaciones carnales con Estados Unidos, de inocultable pasado menemista, como Gustavo Béliz y el actual embajador en Estados Unidos, Jorge Arguello. Fueron ellos los mentores de la reunión de Santiago Cafiero con su par Anthony Blinken y también del episodio en que el propio Presidente, se tomara el trabajo de entregarle personalmente las credenciales al nuevo Embajador de Estados Unidos. Este personaje, Marc Stanley, venía con el antecedente de formular declaraciones denigrantes contra nuestro país.
En el plano internacional, la buena imagen que había ganado el Presidente Fernández por su política internacional en el momento de asumir el cargo, se ha ido deshilachando. La cuestión es importante, porque no estamos solos en el mundo y el Presidente que visitará a los gobiernos de Rusia y de China en los próximos días ya no es el que tuvo una actitud digna frente al golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales, sino el que se empeña en comportarse como un perrito faldero de Estados Unidos.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter