Luciano Arruga: una lucha contra la impunidad

Luciano Arruga: una lucha contra la impunidad

31Ene22 0 Por Matías Gianfelice

Este domingo 30 de enero, a 13 años de la desaparición seguida de muerte de Luciano Arruga, se realizó una nueva marcha popular contra la impunidad. Un sistema de asesinos y corruptos que incluye policías, poder judicial, gobernantes y medios masivos.

Un nuevo 30 de enero, otro verano más sin Luciano. Hace 13 años la policía bonaerense lo secuestraba, lo torturaba y con la complicidad de todo el aparato estatal, desaparecían su joven cuerpo de 16 años. Como cada año, la lucha colectiva que encabezan Vanesa y Mónica, hermana y mamá de Luciano respectivamente, colmó las calles de La Matanza para denunciar la complicidad y responsabilidad del poder judicial y de los gobernantes de ayer y hoy.

Vanesa Orieta, hermano de Luciano Arruga, encabezando la marcha (Foto: Tramas)

Encabezadxs por el espacio de familiares y amigxs de Luciano Arruga, una gran cantidad de organizaciones sociales, políticas y de DD.HH. le dieron color y sonido a la jornada. Bajo la ya instalada y conocida consigna: “Lo mató la policía, lo desapareció el Estado. Lo encontramos con la lucha”, la movilización fue tomando profundidad política y social en las palabras de Vanesa; incansable mujer que no para de pelear, no solo por la verdad en el caso de su hermano, sino por entender la represión estatal como una metodología de esta democracia burguesa. En ese punto, quienes también permitían ver la gravedad de la situación, eran las decenas de banderas, carteles y nombres de jóvenes asesinados y/o desaparecidos por las fuerzas represivas.

El reclamo de justicia por la masacre de Pergamino se hizo presente (Foto: Tramas)

Luego de surcar la avenida Mosconi e ingresar en el corazón de Lomas del Mirador, la marcha se instaló en la plaza de Pringles y Perú, la plaza bautizada popularmente como Luciano Arruga. Este año no hubo festival de cierre. En el escenario tomaron la palabra Mónica y Vanesa, además de otrxs luchadorxs. Se destacó el enorme rol político que jugaron en la dictadura y que siguen teniendo al día de hoy, las mujeres (madres, familiares, parejas o amigas) de lxs desaparecidxs o asesinadxs por la represión estatal. Dato no menor si se tiene en cuenta, que la propia Vanesa Orieta, explicitó mientras se marchaba que ella y su mamá han quedado como únicas denunciantes contra los pésimos funcionarios del poder judicial que garantizaron hasta hoy la impunidad de los torturadores y asesinos de Luciano. También en ese discurso final, se resaltó el nefasto rol que juegan los medios masivos de comunicación, desinformando y alimentando los prejuicios de clase; como contracara se valoró el rol que juegan los medios alternativos y comunitarios en este tipo de luchas. Como cada año, las palabras de cierre dejan encendidas las conciencias y los cuerpos, pero convidan también a que las mayorías nos organicemos y nos sumemos a estas luchas políticas y sociales para cambiar de raíz este sistema.

La jornada finalizó en el centro de la plaza, donde se prendió fuego dos patrulleros de cartón, los cuales denunciaban a las fuerzas represivas y a los responsables políticos, entre ellos el ex gobernador Scioli y el actual intendente peronista de La Matanza, Fernando Espinosa. La luz del día dejaba paso a la noche que se fue iluminando con un fuego que ardía, con una danza circular y gritos de lucha que hermanaban los sentires. Sonaba un ardor de lucha, irse con alguna certeza y el puño en alto parecía lo más oportuno.

Quema del patrullero en el cierre de la jornada de lucha por Luciano Arruga
Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter