No consumir frente de todos

No consumir frente de todos

3Feb22 0 Por Alfredo Grande

No consumir frente de todos a los que lo compraron en los últimos 24 meses. Ha sido envenenado.

Una mentira se puede refutar con una verdad. Una verdad puede ser arrasada por una mentira. Pero a una falsedad no le entran las balas. La falsedad no es verdad, pero tampoco es mentira. La construcción de la falsedad es análoga a la construcción del relato. En la falsedad la literalidad del texto se disocia del contexto. Ilustro con el relato de un paciente sobre una pelea en su hogar no dulce hogar. Llega a las 4 de la mañana, visiblemente alcoholizado. La esposa le espeta: “¿de dónde venías?” El contesta: “del ascensor”. Es una falsedad. Porque en la literalidad es verdad. Pero hace caso omiso, y no en forma ingenua, el contexto (la hora, la embriaguez) Texto que omite contexto no es mentira, pero tampoco es verdad. Es una falsedad. Todos los relatos de la política burguesa son falsos. Menciono solo uno, dado que los tiempos que corren a favor de la usura. La falsedad del crecimiento. Dejemos de lado la pornográfica afirmación de que es necesario crecer para pagar. Denomino a esa opción “crecimiento forzado”. Si hay dignidad en el trabajo, lo que es discutible, no creo que sea discutible que los trabajos forzados no están en esa categoría. Los trabajos forzados eran una planificación del castigo. El crecimiento forzado también. Porque es un crecimiento rigurosamente vigilado y con un objetivo determinado.

“¿Qué vas a hacer cuando seas grande?” “Pagador serial, papá”. No es lo mismo, más bien es lo opuesto, crecer para ahorrar que crecer para pagar fraudes y estafas monumentales. La falsedad actual es suponer que hay sectores del Frente de Todos que cuestionan el pago de la estafa. Ninguno lo cuestiona. Son expertos en el arte de la falsedad. Todos los gobiernos de esta etapa constitucional cuya identidad autopercibida es “democracia” pagaron. Nunca investigaron la ilegitimidad de la deuda. Que de tanta ilegitimidad no es deuda sino estafa. Cuando Machinea perpetró el operativo “blindaje” la propaganda oficial decía: “ahora, a crecer”. El entonces presidente Alberto, perdón, Fernando de la Rúa sentenció: “honrar la deuda”, El actual presidente Fernando, perdón, Alberto Fernández sentenció: “honrar las obligaciones”. Me emociona que haya tanta gente honrada. La falsedad es transpartidaria. El kirchnerismo, en la voz de la Jefa, sentenció: “somos pagadores seriales”. O sea: las falsedades navegan en las aguas tranquilas de las socialdemocracias, progresismos varios, el retro progresismo primo hermano del neo liberalismo.

El abrupto de Máximo, que no es el general romano al menos todavía, es falso. No es mentira, pero tampoco es verdad. Obviamente, cualquier que ha pagado el “aporte solidario por única vez” a las grandes fortunas, tiene la misma credibilidad de una campaña para donar sangre organizada por Drácula. No creo que se haya presentado ningún proyecto para eximir a todos los artículos de primera, segunda y tercera necesidad, del robo legalizado que se denomina Impuesto al Valor Agregado. Supongo que por falta de valor o por esa adherencia pegajosa al consumo como motor de la economía…capitalista. Por eso lo mejor no es consumir frente de todos porque no es el producto que se votó hace 24 meses. Y si es el mismo producto que vemos ahora, es evidente que está contaminado de liberalismo e hipocresía. ¿Siempre lo estuvo? Es probable. Es seguro. Pero el macri raptor era disuasivo para armar frentes de todos y todas. Suponer que renunciar a la jefatura de bloque es oponerse al acuerdo con el fondo monetario, es la falsedad mejor relatada. “¿De dónde venís, Máximo?” “Del ascensor”

Por Alfredo Grande

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter