FMI: una deuda ilegítima e ilegal

FMI: una deuda ilegítima e ilegal

5Feb22 0 Por Luís Angio

Claudio Lozano, director del Banco de la Nación Argentina e integrante de Unidad Popular hace un análisis del acuerdo que firmó el gobierno de Alberto Fernández. (*)

¿Cuál es tu opinión respecto a este acuerdo que llegó el gobierno con el Fondo Monetario Internacional?

Nosotros lo vemos con absoluta preocupación. Es bueno dejar en claro que el acuerdo todavía no está cerrado. Depende de lo que haga el Parlamento Nacional. Esto tiene que ser ratificado por el Congreso. Con esto lo que quiero decir es que todavía hay tiempo para modificar cosas,  y ojalá que así sea. El primer problema que tenemos con este acuerdo, es que valida y legitima la impunidad del endeudamiento macrista. Claramente la deuda con el FMI es una deuda que se tomó sin cumplir con ninguna de las normas de los procedimientos administrativos, jurídicos y constitucionales de nuestro país y por lo tanto es una deuda que merece no solo ser investigada sino ser anulada. Validar esto implicaría que todos los funcionarios que intervinieron en esto y que son responsables de haber producido un daño patrimonial muy significativo al Estado y a la sociedad argentina quedarían absolutamente sin ningún tipo de sanción ni de castigo. Repitiendo con esto la vieja historia permanente del endeudamiento argentino. Endeudamiento que es desde su origen ilegítimo desde la dictadura. Por ejemplo Stursenegger es un hombre que participa permanentemente del proceso de endeudamiento que cae sobre las espaldas de la sociedad sin tener que rendir cuenta de absolutamente nada. Otro tema es que casualmente este es un crédito muy particular que ha roto todos los criterios, las normas, los reglamentos y los estatutos del FMI que tampoco cumplió con ninguna de las que debería haber cumplido para darle tratamiento a la Argentina. Le prestó más de lo que le podía prestar. Le permitió políticas al macrismo que no le podía permitir por su propio estatuto. Le estableció vencimientos de deuda que desde un primer momento se sabía que Argentina no podía afrontar. Fue también un desmadre absoluto porque en la práctica no es un crédito tradicional del FMI, sino que fue un mecanismo que utilizaron los Estados Unidos violando todos los reglamentos para poner sobre la cabeza del gobierno que seguía a la gestión de Macri un crédito que obligara a ese gobierno a no tener márgenes de autonomía ni de acción y quedar supeditado a las estrategias de los Estados Unidos en la región. Porque hay una disputa mundial respecto al influencia sobre el mundo entre Estados Unidos y China. Estados Unidos reconoce a  América Latina como su patio trasero y en realidad Argentina es uno de los países dentro de la región que tiene mayor capacidad de establecer vínculos comerciales, tecnológicos y financieros con China. Por eso que le preocupa particularmente la suerte de Argentina a los Estados Unidos. Por eso es que este crédito es un crédito que busca controlar el destino del país.

Todos estos desaguisados deberían haber sido llevados a los foros internacionales por parte del gobierno nacional. Llevado a las Naciones Unidas, llevado a la Corte Internacional de La Haya. Debíamos haber hecho política y haberlo presentado en todos los foros habidos y por haber para poder encontrar mejores condiciones para negociar con el FMI y para defender el interés de nuestra sociedad. En realidad, nada de eso se hizo. En este sentido el primer gran problema de esto es que es validar y legitimar el endeudamiento macrista dejando impunes a aquellos que intervinieron aquí dentro como aquellos actores económicos que se beneficiaron de esto. Y al mismo tiempo sin llevar adelante desde la declaración de nulidad la defensa concreta de los intereses del país en las distintas instancias internacionales. Este es el primer gran problema.

El rol de Estados Unidos fue de condicionar a Argentina cuando dieron el préstamo para los gobiernos que vinieran. Pero el gobierno que vino ahora está firmando un acuerdo donde vamos a tener cada tres meses al FMI monitoreando a ver si hacemos bien los deberes.

 El tema es que esto legitima la impunidad, y a partir de allí comienzan los problemas ya que lo que hace es que  Argentina tenga que ceder parte de su soberanía, de su capacidad para decidir sobre su política económica y lo que hay, -si bien no hay en la en la letra del texto-, es un acuerdo por reformas estructurales como la previsional, laboral, sí hay un control estricto de la política de coyuntura de los próximos tres años, es decir va a haber diez revisiones trimestrales que son vinculantes para que estos señores controlen estrictamente las metas fiscales, monetarias y de política económica que lleve adelante el gobierno nacional y va a haber una misión permanente acá en la Argentina a la cual hay que consultar antes de tomar ningún tipo de decisión. Además, se estableció a un economista británico como auditor de la Argentina -en el año de los 40 años de Malvinas en nuestro país-. La verdad es que la sesión de soberanía es seria, para aquellos que dicen que no nos condicionan en nada, no se entiende muy bien para qué van a hacer revisiones si no nos tiene que condicionar en nada. Nadie viene a ser diez revisiones trimestrales en dos años y medio cuando no tiene que establecer ningún control de absolutamente nada. A partir de allí hay ajuste fiscal en los próximos dos años, va a haber que hacer un ajuste fiscal de alrededor de 9.000 millones de dólares, un ajuste monetario aun mayor, una propuesta para que la Argentina tenga tazas de interés positivas con lo cual eso es una doble cuestión. Por un lado, alimenta la especulación y por otro lado no favorece la recuperación de la actividad económica porque encarece el crédito y el financiamiento de la actividad este productiva.  Al mismo tiempo se establecen controles muy precisos sobre la política salarial y jubilatoria y también hay un conjunto de señalamientos que podrían traducirse en la necesidad de que el gobierno vaya ajustando el tipo de cambio devaluando con cierta celeridad de aquí en adelante. En realidad de aquí a dos años, que son los que le quedan al Frente de Todos (FdT), que viene de perder las elecciones de manera muy fuerte, en donde se perdió casi la mitad del capital político del FdT -se perdieron 5.000.000 de votos en la última elección- Con el tema de que quien ganó la elección es y en todo caso vino desarrollando el desastre en la Argentina en el periodo previo, la verdad que este tipo de acuerdos no ayuda para que pueda recomponerse la capacidad política del FdT y para que esto pueda hacerse recomponiendo las condiciones de vida de un pueblo argentino que tiene casi 45% de pobres, 11% de indigentes, niveles de desigualdad realmente importantes. Esto que es lo que fue el pacto electoral del FdT con su ciudadanía, el tema de recomponer las condiciones de vida y hacer una suerte de nunca más al neoliberalismo, este tipo de acuerdos lo ponen seriamente en riesgo.

 Vos y otros pocos economistas como Claudio Katz, Eduardo Lucita y Alejandro Bercovich que además es periodista, fueron de los pocos que dijeron que esta deuda no se debe ni se puede pagar. ¿Qué significa el no pago, para desmitificar a quienes  dicen que si no se paga viene el caos?

Ningún escenario es color de rosa, porque el argentino no está en una buena situación. Pero lo que no se puede hacer es decir que nos van a caer las cuatro pestes del infierno sobre todos nosotros si uno no acuerda con el FMI porque en realidad si uno establece una negociación sobre la base de que no puede no acordar ya está frito porque si no podemos acordar ya perdiste. El otro lo único que tiene que hacer es sentarse a esperar, porque en realidad vos tenes que acordar. Eso funciona así si la deuda hubiera sido una deuda razonable y legítimamente tomada. Nosotros no estamos en presencia de una deuda, estamos en presencia de una estafa y la estafa se discute de otro modo. Yo creo que uno de los grandes errores que el gobierno cometió fue seguir planteando la cuestión de la deuda como una cuestión financiera cuando tanto desde el punto de vista de que esta es una deuda gobernada, conducida y establecida por los Estados Unidos, violentando las reglas del Fondo, es una deuda de carácter político y consecuentemente Argentina debería discutirla en términos políticos hacia dentro de nuestro país y hacia fuera. Hacia adentro porque si nosotros investigamos y explicitamos ante toda la sociedad lo que fue el proceso de endeudamiento, aquellos que se beneficiaron y quiénes fueron los responsables de hacerlo, eso permite construir un consenso social que respalde al gobierno en decisiones de mayor profundidad. Pero sí uno no hace esto, no explicita, no informa, no sanciona, no identifica responsables, no muestra quiénes son los actores económicos que crecieron acumulando financieramente y fugando capitales, en realidad lo que termina pasando es que no construye condiciones políticas internas para sostener una discusión con el exterior como corresponde. En segundo lugar, hay que hacer política externa afuera. Hay que ir al acuerdo con otros países, hay que discutir en Naciones Unidas, hay que sacarlo al Fondo del lugar en el que está de intocable y llevarlo a la Corte Internacional de La Haya y mostrar todos los disparates que ocurrieron en el marco de este crédito. Esta es una deuda de carácter político, no se resuelve financieramente. Respecto al default que nos ponen a cada rato es porque en el fondo rompe la lógica del endeudamiento. La lógica del endeudamiento es el endeudamiento perfecto. Resuelvo una deuda tomando otra deuda y de hecho lo que nos está planteando ahora esta deuda, que es trucha y que es una deuda absolutamente nula, ahora nos van a dar los fondos para que la paguemos, pero nos va a quedar la misma deuda, pero blanqueada,  legítima y en caso de que la vote el Parlamento va a ser un verdadero despropósito. Lo que estamos reemplazando es una deuda trucha por una deuda legal.

Argentina en forma soberana y ante la falta de divisas para importar y la sobrefacturación en las exportaciones y las maniobras que se denuncian permanentemente, las divisas que se van por los puertos sin control ¿no puede nacionalizar la banca y el comercio exterior, no tendríamos allí dólares? Porque solo el discurso es que si hay default va a ser un caos, sin plantear que hay otras alternativas.

Tampoco vamos a endiosar al default porque tiene problemas, como lo tienen los planes del Fondo. El tema es que problemas quiere uno superar. En realidad, el plan del FMI te pone a contramano de tu pueblo. Los problemas que desata el default, ponen en discusión con actores internos de otra naturaleza que en general son los grandes ganadores de la Argentina y ponen en discusión sobre cómo resolver algunos problemas comerciales o de financiamiento que siempre hay forma de resolverlos. Entre el 2002 y el 2006 Argentina estuvo en default con los alrededores privados en el marco del periodo que se inicia con Rodríguez Saa y hasta el 2006 en que Néstor Kirchner luego del acuerdo comienza a pagar y luego de la quita que le hace en el endeudamiento, todos esos años fueron donde la Argentina le fue muy bien y no cayeron las cuatro pestes y el infierno sobre nuestras cabezas. Hay un periodo histórico reciente que muestra que todo eso es mentira. Ahora lo que vos bien decís, es que nosotros no tenemos divisas, no porque no la podamos tener, no las tenemos porque no cuidamos las divisas que generamos y no las cuidamos porque permitimos que se las lleven. Objetivamente en estos dos años Argentina tuvo alrededor de 30.000 millones de dólares de saldo comercial positivo. Es decir, tuvimos dólares. Ahora lo que pasa es que la administración de los dólares que en todo caso desarrolló la gestión de Martín Guzmán  fue muy lamentable. Entre otras cosas Martín Guzmán a pesar de que Macri se había ido dejando en default a la Argentina, planteó como criterio que para negociar había que pagar. Por lo tanto, mientras se han hecho todas las negociaciones, tanto con los privados como con el Fondo, hemos pagado, cuando en realidad en general y sobre todo en el contexto de una Argentina que ya había sido puesto en default por el propio Macri y en donde además tuvimos la situación de la pandemia, lo lógico era decir Argentina no tiene dólares para pagar mientras negocia. Después de que cerramos la negociación vemos que hacemos, pero mientras negociamos no pagamos. Le hemos pagado al Fondo 7,100 millones de dólares antes de hacer este acuerdo. Se llevó esa plata. Además de eso se permitió que los grandes grupos empresarios y grandes empresas trasnacionales muchas de ellas que participaron en eso de fuga de capitales previa al macrismo, le pidieran al Estado los dólares para cancelar sus deudas con sus casas matrices en el exterior que en muchos casos son deudas truchas, son deudas dibujadas, pero que en segundo lugar esta gente que tiene estas empresas, tenía los dólares en el exterior para cancelarlo tranquilamente. El Banco Central debería haberle dicho muchachos se hacen cargo ustedes de sus deudas, estos dólares que nosotros tenemos son para sostener la actividad económica del país y para defender la soberanía. Acá la gestión económica de Martín Guzmán en realidad debilitó al extremo la capacidad de negociación de Argentina al punto tal de que terminamos cerrando ahora el acuerdo porque Argentina no tiene un dólar partido por la mitad y después de que el gobierno fue derrotado abruptamente en las elecciones fruto de la política de ajuste que hicieron durante el 2021.En lugar de haber fortalecido la negociación sobre la base de una estrategia política que entendiera que este es un crédito de carácter político y que además entendiera que el problema es el Fondo, porque lo más grave es que lo que este muchacho hizo fue elegir al Fondo cómo su socio. En realidad, nos hablaron de un Fondo bueno y que nos iba a ayudar y la verdad no se sabía de dónde salían esas ingenuidades, pero no es cierto que terminamos en brazos del Fondo porque nos llevaron ahí.

Qué opinión tenes de la renuncia de Máximo Kirchner como presidente del bloque del FdT por estar en contra de este acuerdo. ¿Para qué lado va a ir un sector de del FdT incluso vos mismo como funcionario del Gobierno en el directorio del Banco Nación?.

Todos los que somos integrantes del FdT tenemos que profundizar la democracia interna para volver a tomar el camino que hizo que nuestro pueblo confiara en nosotros para ser alternativa. Respeto mucho la decisión que tomó Máximo porque creo que está en un lugar muy relevante y es muy difícil tomar esa definición. Pero creo que es una definición muy valiosa porque abre la puerta a un debate interno muy rico que el Frente necesita y que creo que al dar este paso habilitó a que muchos puedan expresar el malestar que hay en muchos sectores y organizaciones y fuerzas políticas que integramos el FdT respecto al rumbo que se está tomando. Desde nuestro punto de vista este rumbo no garantiza que recompongamos las condiciones de vida del pueblo argentino y tampoco garantiza que seamos alternativa en el 2023, Lo más riesgoso de esto es que el resultado de ese proceso sea volver para atrás y por lo tanto para evitar esto es necesario dar un debate a fondo y reencausar la perspectiva política del FdT. El debate interno bienvenido sea.

Luis Angió

Imagen destacada: Entorno Inteligente

Foto interior: Indymedia Argentina

(*) Entrevista a Claudio Lozano en el programa ¡OTRAS VOCES…OTRAS PROPUESTAS!

Para escuchar la entrevista completa cliquear el este link

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter