10 años sin Facundo, 10 años sin justicia

10 años sin Facundo, 10 años sin justicia

17Feb22 0 Por Mary Ordoñez

Tramas entrevistó a Viviana Alegre, madre de Facundo Rivera Alegre, desaparecido hace 10 años en la provincia de Córdoba. Viviana relata las actividades que se realizaran y recuerda que justicia es encontrar a Facundo.

Facundo Rivera Alegre, el “Rubio del pasaje”, desapareció un 19 de febrero del 2012 en la provincia de Córdoba. Al momento de su desaparición estaba por cumplir 20 años, convivía con su pareja y tenía una hija de seis meses. La noche que desaparece asistió a un baile de cuarteto de Damián Córdoba, de acuerdo a lo que explica Viviana allí hubo una golpiza policial. Algo que sucede con mucha frecuencia en esta provincia. Lamentablemente, Facundo también vivía con mucha frecuencia el hostigamiento policial, como le sucede a muchos jóvenes de barrios populares por “portación de rostro”. Recordemos que la policía de Córdoba tiene una reputación signada por los casos de gatillo fácil y la violencia. La madre de Facundo explica que recibió un mail en el cual le indicaban unas chicas que “al salir del baile, vieron como a dos cuadras – cerca de la Escuela Alejandro Carbó –  un auto de civil con policías y personas de civil que levantaban a un pibe con las mismas características de Facu y la misma ropa”. Sin embargo, el fiscal les dijo que “se contactó con esas pibas y que le dijeron que era una broma”. Una versión muy difícil de creer para la familia de “el Rubio”.

Viviana relata que su hijo no solía concurrir a los bailes de Damián Córdoba, que se realizaban en el Estadio del Centro. Sin embargo, debido a situaciones de violencia policial vividas en el baile de la Mona, habían decidido ir a otros lugares, como esa noche. Así lo explica Viviana: “las últimas veces había defendido a unos amigos, la cana los cagaba a palos, entonces dijo bueno, voy a otro lado”. A su vez, aclaró que las custodias policiales de los bailes se conocen entre sí y que la misma custodia de la banda de cuarteto dejó muchas dudas. En base a ello, indica que “uno de los músicos de la banda que fue a ver mi hijo hizo falso testimonio. Esa banda acompañó mucho la campaña de De La Sota, que no le soltaba la mano”.

De acuerdo a lo reconstruido por la Agencia Paco Urondo, la hipótesis que sostuvo el poder policial fue la misma que se tomó en el poder judicial, de acuerdo a ella Facundo fue enviado a buscar droga para la banda de Damián a barrio Maldonado y fue asesinado en medio de una discusión que dice haber presenciado una testigo a la que nos referiremos más adelante. Viviana y el Dr. Orosz saben que esa noche “había tres grandes narcos en el baile de Damián” y se preguntan “¿se les terminó la droga? ¿y lo mandaron a comprar a mi hijo a barrio Maldonado?”.

La madre de “el Rubio” explica que más adelante se dijo que se había tratado de una pelea “con los hijos de una mujer narco, que le provee la droga a esta banda”. La testigo, sobre quien anticipamos que haríamos referencia, fue denominada por el propio fiscal como “testigo estrella”. Su nombre es Gisela Oyola, a quien Viviana describe del siguiente modo: “es buchona profesional de la policía. Tiene familiares presos y es gente que la policía usa para que declare lo que le dicen a cambio de consideraciones para con sus familiares”. A su vez, indica que uno de los días del juicio “el Dr. Orosz le hizo una pregunta y ella se puso muy nerviosa, y el fiscal lo retó a Orosz”. La versión de esta mujer señala que al salir del baile volvió a barrio Maldonado y se dirigió al quiosco frente a la casa donde habrían asesinado a Facundo. Viviana explica: “Y ella dice que ve cuando le pegan el tiro a Facundo, cuando el hijo mejor de esa mujer lo levanta, lo envuelve en una frazada, lo ponen en el baúl y demás. Ella dice que se quedó al frente mirando todo eso”. Una versión que resulta poco creíble para la familia de Facu. A lo que Viviana agrega: “también esta testigo dijo que no llovía y yo me voy a acordar hasta el último segundo de mi vida que ese día llovía”.

El juicio se llevó adelante entre los días 11 y 28 de agosto del 2015, en el mismo, la Cámara 11 del Crimen de la Ciudad de Córdoba condenó a Pablo Rearte como coautor responsable de homicidio doblemente agravado por uso de arma de fuego e intervención de menor (quien era su hermano). Al unificarse esta pena con otro caso, se le dictaminaron doce años de prisión. Además de Pablo Rearte, fueron imputados su hermano, que no fue juzgado por ser menor de edad al momento del hecho; y Aldo Monje, ex empleado municipal acusado de encubrimiento agravado por supuestamente haber cremado el cuerpo en el Cementerio San Vicente. Este último fue absuelto.

Cabe aclarar que el abogado querellante, Claudio Orosz, solicitó la absolución de los tres sospechosos al considerar como irregular la instrucción en la causa y, como expresa Viviana, frente a la seguridad de que sólo se trata de personas que “son el último eslabón de una larga cadena de impunidad”. Viviana y su familia sospecharon desde un primer momento de las fuerzas de seguridad, sin embargo, esto no fue considerado por la fiscalía. En base a ello, Viviana considera que las personas juzgadas fueron imputadas por “el poder político, judicial y policial cordobés”. Explica que el poder judicial “los siguió condenando inclusive cuando hubo declaraciones de testigos mencionaron a la seccional quinta, mencionaron nombres de la policía, y aun así no imputaron a nadie de la policía”. A su vez, relata: “esto entró en casación después del juicio, el juez se expidió creo que 15 días antes de ser relecto Schiaretti, diciendo lo mismo que había dicho la Cámara 11 del crimen” – y aclara – “nosotros no decimos que no hayan tenido algo que ver, pero son el último eslabón. Los autores materiales y políticos no están manchados, ni siquiera imputados, nada”. Viviana sostiene que esta es una práctica que se reitera, ya que “la policía busca que se enfríe el tema para que la gente se olvide, y después los vuelven a nombrar en otros puestos a los mismos policías involucrados”.

En relación a las imputaciones, Viviana señala que “imputaron a una persona que trabajaba en el cementerio, que cortaba el pasto y que no es lo mismo esa tarea que prender los crematorios”. A su vez, especifica que el crematorio chico no funcionaba, por lo que iban a traer crematorios nuevos y los llevaban por piezas. Por ello, habían incrementado la custodia policial del cementerio. “Había custodia policial a la mañana, a la tarde y a la noche. Entonces, si a mi hijo lo cremaron, lo estaban cremando por un lado y la cana miró para el otro”, afirma Viviana, y agrega: “es más, en un momento el fiscal Moyano dijo una vez que habrían estado cerca de donde estuvo enterrado Facundo, saben dónde estaba. Pero supuestamente después lo sacaron, esa misma gente que ellos imputaron y lo cremaron”. Para que pudiéramos comprender mejor las razones por las que no cree en estas versiones, Viviana comenta que un ex capataz realizó una declaración, que fue muy dolorosa para ella, esta persona “dijo que jamás se puede cremar un cuerpo, como decían ellos, que lo enterrás en la nada, sin cajón. Porque cuando vos lo sacas se despedaza, por lo que no hay manera de cremarlo”.

En este sentido, afirma que se trató de un “circo” que servía “para frenar la causa de una, porque en esa etapa se le había incendiado la provincia a De La Sota, estuvieron los acuartelamientos de la policía y se habían suicidado – entre comilla, aclara – dos policías (Alós y Roldán). Y otras cosas más”. Entonces, Viviana sostiene que con la causa de Facundo logaron realizar algunas acciones para evitar que empeore la situación. Inclusive, comenta que les llegó en ese momento la información de que “el actual gobernador pidió que le saquen ese muerto de encima”.

Acciones para visibilizar los 10 años sin Facundo

La familia de Facundo, junto con amistades decidieron llevar adelante una campaña de fotos, otras veces se han utilizado carteles y diversas estrategias. Al consultarle a Viviana, explicó: “dijimos bueno, la campaña puede ser algo más contundente, que logre mayor visibilización” y describió: “por eso se decidió el tema de las manos en las fotos, las manos dicen ‘una década sin Facundo, una década sin justicia’ o ‘10 años sin Facundo, 10 años sin justicia’; remarcando con los dedos de ambas manos el número 10”. A su vez, remarca que “ha sido una gran campaña y sigue siéndolo”, ya que han recibido fotos de todos lados, “inclusive fuera de Argentina”, aclara Vivi. De acuerdo a lo que nos comenta, el objetivo es “refrescar la memoria para quien supo y conoció la causa; y para quien no, de alguna manera cuando se publican las fotos se hace un pequeño resumen de porqué la campaña”. En relación al apoyo recibido, Viviana expresa: “Con las fotos estamos muy agradecidos con todas las personas que se sumaron y quienes quieran sumarse, eso nos ayuda y sigue manteniendo en pie toda la lucha”.

Mientras realizábamos la entrevista, Viviana comentó que estaba por subir una foto de alguien muy especial en el marco de la campaña. La definió como “la coherencia, el amor y la lucha en persona, que no se vende ni traiciona”. Se trata de Norita Cortiñas, cuya foto elegimos como imagen para compartir en esta entrevista.

La actividad central se realizará este 18 de febrero, se trata de una concentración y festival frente a Tribunales Provinciales 1 (Caseros 551) a las 17 hs. En este espacio estarán presentes Gonzalo Mamonde, Sonia Lescano, Paolo Porcel, Julieta Rivarola. Además, Viviana comenta que habrá otras intervenciones sorpresa y otros artistas que le comunicaron su interés por participar de la jornada, pero aún no estaban confirmados al momento de conversar con ella.  

“Ahora con 10 años, nos falta todos los días Facundo, pero también propusimos que no sea sólo la actividad del 18, que puede ser a actividad central”, indica Viviana y abre la invitación a otras organizaciones o instituciones que quieran realizar acciones para visibilizar la búsqueda de Facundo. En este momento de la conversación, Vivi recuerda que el 12 de marzo Facundo cumpliría 30 años, por este motivo y por tratarse del mes de la Memoria, la Verdad y la Justicia, considera que es importante seguir realizando acciones “por los desaparecidos de ayer y los de hoy”, aclara. A su vez, nos comparte: “Yo tengo de los dos, mi hermano y mi cuñada en dictadura; y mi hijo en democracia”. Agrega que estarán agradecidos de quienes quieran realizar acciones que les permita “refrescar la memoria, porque en su momento fue muy fuerte y después pasa”.

La ardua tarea de mantener viva la memoria

Viviana reconoce que “estos dos años de pandemia fueron difíciles y siguen siendo, porque teníamos que cuidarnos y tenemos que seguir cuidándonos”, sin embargo, lograron realizar algunas acciones para mantener viva la memoria y la búsqueda de Facundo. Nos cuenta que en el año 2020 realizaron la restauración de un mural en su barrio considerando todas las medidas sanitarias. En su relato no podía faltar el hostigamiento policial, quienes cuestionaron el lugar que estaban pintando, frente a lo que Viviana respondió que se trataba de un colegio público. “Justamente del Estado, el Estado que es responsable y no me responde dónde está mi hijo”, expresa con contundencia.

También nos comentó que hay un memorial en la plaza del barrio que se realizó en el 2016, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, junto al Archivo Provincial de la Memoria, la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos y la Secretaría de Derechos Humanos de la Municipalidad. Junto al memorial por Facundo, se encuentra otro de una compañera desaparecida en dictadura que vivía en la zona. Viviana afirma: “y bueno, si bien él no está ahí, es importante tener un lugar físico para ir. Está bueno porque esa era una plaza donde él iba con los amigos”. A su vez, explica que habían propuesto era cambiarle el nombre a la plaza, pero finalmente se hizo el memorial. Vivi manifiesta que va a esa plaza con la hija de Facundo, y que allí cerca está la casa que estaba comenzando a construir junto a su compañera. Lamentablemente desde el Centro Vecinal hicieron modificaciones en la plaza que atentan contra el memorial, “tuvimos que restaurarlo como dos veces más, pusimos policarbonato, tuvimos que volver a cambiar las fotos. Sabemos que por el sol y la lluvia puede pasar, pero también existen personas sabemos que no les cuadra o que lo rompen”. Viviana explica que hicieron diferentes gestiones en el Centro Vecinal y la Secretaria de DDHH municipal, quienes se habían comprometieron a sacar todas las cosas detrás del memorial que pudieran perjudicar su conservación. Viviana relata que después de realizar otras gestiones había logrado que desde la municipalidad pongan juegos para las y los niños en otro sector de la plaza donde había un espacio vacío disponible, pero lamentablemente desde el Centro Vecinal no se lo permitieron. Específicamente mencionó a José del Corro del Centro Vecinal, quien con una “actitud patoreril”, no dejó que se instalaran en donde estaba planificado y con el objetivo de preservar el memorial.

Si bien, desde la Secretaría de DDHH municipal se comprometieron a colocar los juegos, pero hace más de un año que no han cumplido su promesa. Viviana pudo corroborar que el memorial se usa de arco cuando los chicos juegan al futbol y que por lo tanto sigue corriendo riesgo. Visitó la plaza junto a artistas que trabajan dentro de la Secretaria de DDHH de la municipalidad, para pensar ideas que permitan mantener viva la memoria en ese espacio. En este sentido, explicó: “dijimos, qué otra cosa se podría hacer, porque es un espacio necesario para que los chicos puedan jugar al futbol, pero también que se les enseñe el respeto”. A su vez, comentó: “este gobierno municipal quedó en restaurar los diferentes murales y no lo hace”.

Hasta encontrar a Facundo

Viviana explica que judicialmente se encuentran en otra etapa, acompañados por la Dra. Gentile y con un equipo técnico jurídico que la apoya. El mismo, según indica, está integrado por el Dr. Aparicio (quien participó en la causa de Facundo Astudillo Castro); Pablo Rementel de APDH La Matanza; la hermana de Luciano Arruga, Vane, “que tiene mucha experiencia en el tema” – señaló Vivi. Aclara que están centrados en la búsqueda, porque “el juicio fue sin encontrar nada”.

Viviana comenta que en una conversación con el fiscal general de la provincia de Córdoba le hicieron este planteo y el afirmó que no está cerrada la búsqueda. Sin embargo, “no lo buscan”, señala Vivi. La madre de Facundo, recuerda que cuando la causa fue tomada por el entonces fiscal Alejandro Moyano, éste no realizó acciones efectivas, en palabras de Viviana: “no hizo nada en 6 meses y se valía de versiones periodísticas”. A su vez, comenta que llegó a plantearle: “mire yo entiendo que está presionado, porque ya se corría el rumor de que De La Sota lo iba a elegir fiscal general de la provincia de Córdoba”. Continúa relatando: “Él dijo que no, obviamente que me lo iba a negar. Bueno, finalmente fue electo como fiscal general de la provincia de Córdoba y en su lugar quedó como fiscal Gustavo Dalma”.

Viviana describe que luego del juicio recibieron anónimos que indicaban que Facundo estaría enterrado en una zona del cementerio de San Vicente. En base a ello, aportaron todos los datos que pudieron obtener en la medida de sus posibilidades, pero luego se enteraron que mucha de la información aportada no fue considerada. Vivi agrega: “A mí el fiscal Moyano me dijo tráigame los nombres de los policías que estuvieron con Facundo, pero si ellos tienen que investigar”. En similar dirección, comenta “lo mismo me dijo el fiscal Dalma ahora, dijo que sería una ayuda humanitaria buscar a Facundo, como diciendo te estamos dando una mano, te estamos haciendo un favor para buscarlo”. En base a este panorama de quietud en la búsqueda real de Facundo, están trabajando junto al equipo de Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

A su vez, la madre de Facundo, relata que desde hace dos años establece comunicaciones con el CELS, la Secretaria de Derechos Humanos de Nación y otros organismos solicitando que hagan una presentación institucional. En este sentido afirma: “nosotros podemos pechar, podemos insistir, podemos ir a la fiscalía, pero nos salen con cualquier respuesta. Necesitamos de una institución, alguien que nos ayude a hacer presión”. Actualizando el pedido que viene realizando, comenta: “de hecho, yo estuve de nuevo el 31 de enero hablando con el Director de Políticas de Lucha contra la Violencia Institucional de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Él vino en estos días por el caso de Blas Correa”. Viviana y su familia reiteran el pedido que hizo dos años atrás: “necesitamos que nos ayuden en esa presión, porque a Facu no lo están buscando, de Facu no encontraron nada”. Viviana relata que desde la fiscalía no han llevado adelante las acciones de búsqueda que se habían comprometido a realizar, ya que “no trajeron al perito con los perros y no nos dijeron por qué”, a su vez, “no realizaron el dragado de los lagos de las lagunas de Maldonado”. Según explica Vivi, se excusaron al decirles que “no lo hacían porque tenían que hacer un estudio hídrico para ver dónde drenaban al agua, y no lo hicieron”. Frente a esta respuesta ella considera que “si Facundo está dentro de esa laguna, hay muchos más, y como se cuidan entre todos no van a hacer nada”.

En base a lo dicho, familiares y amigos de Facundo consideran que hay que “seguir insistiendo, por eso institucionalmente estamos pidiendo el apoyo”. En este sentido expresó: “siempre uso una frase que no es mía, y dice: “El opresor no sería tan fuerte si no tuviera cómplices entre los propios oprimidos”.

Recordamos la concentración que se realizará este viernes 18 de febrero a partir de las 17 horas en Caseros 551, frente a Tribunales 1. Viviana invita a “todas las familias a seguir acompañando y reclamando” ya que el acompañamiento es muy importante ya que “no ha generado sólo dolor y angustia su ausencia, sino también problemas de salud y todo tipo de problemas”. Finalmente, Vivi reafirma:

“Seguimos luchando, hacemos la lucha colectiva sin diferenciarnos de nada ni de nadie, y nos parece que los recursos deben ser para todas las causas. Por más que nos caigamos 100 veces nos vamos a levantar 101, es difícil, pero lo intentamos y lo vamos a seguir intentado. Hasta encontrar a Facundo, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. Justicia por y para todos los pibes y pibas. Justicia es encontrar a Facundo.”

Mary Ordoñez

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter