El Ejército ruso está en las puertas de Kiev

El Ejército ruso está en las puertas de Kiev

25Feb22 0 Por Tramas

Después de una operación relámpago en que bombardeos estratégicos desmantelaron las principales bases militares de Ucrania, el ejercito ruso está avanzando por el este, el sur y el norte sin mayores dificultades. En las últimas horas llegaba a las puertas de la capital.


Los tanques rusos que se acercan a Kiev, entraron por el norte desde Bielorusia. También están ingresando desde el este por Lugansk y Donetesk y desde la Península de Crimea en la zona sur. Los tanque rusos avanzan hacia el centro y oeste de Ucrania, sin mayores resistencias. Su único límite parece ser el de la velocidad de los vehículos. La convocatoria del Presidente ucraniano a resistir parece haber tenido poco eco en la población y en el propio ejército. Lo más saliente es un desplazamiento masivo de población hacia Polonia y otros paises limítrofes.
El Presidente de Ucrania, por un lado se lamenta de que las fuerzas de la OTAN lo han dejado solo y por otro, llama al premier ruso, Vladimir Putin, a negociar, diciendo: “Quiero apelar al Presidente de Rusia una vez más. La lucha continúa en toda Ucrania. Sentémonos a la mesa de negociaciones para detener la muerte de personas”. Reclamando a sus socios europeos afirmó: “La invasión de Rusia a Ucrania no es sólo una invasión, es el comienzo de una guerra contra Europa”.
En una guerra donde, más que confrontaciones ideológicas hay intereses económicos y disputas geopolíticas, Ucrania y la Unión Europea están llevando la peor parte. La primera, porque ahora que le empiezan a pasar la factura por burlarse de los acuerdos de Minsk y bombardear durante años a Lugansk y Donetesk, se quedó sin espaldas. Y la Unión Europea porque advierte que van a pagar los platos rotos por las sanciones a Rusia y por cualquier extensión del conflicto. Alemania, es una de las principales víctimas porque a Rusia le compra el 40% del gas que consume y porque las sanciones confirman la no habilitación del gasoducto ruso North Stream II, lo que la obligará a abastecerse con importaciones desde Estados Unidos a mayor costo.
Los precios del gas y del petróleo se dispararon, al igual que los alimentos. Los exportadores de commodities festejan y los importadores se lamentan. El ex-presidente Trump puso su cuota de humor afirmando que: “Si hubiera gobernado yo, esto no hubiera pasado”. Calificó a Putín como “un genio” y aseguró que “los rusos con este conflicto van a ganar mucho dinero porque venden gas y petróleo, y los precios subieron”. Como humorista, Trump, es bastante malo, pero de negocios de petróleo sabe bastante.
Los medios de prensa que ocultaron las 14.000 víctimas de los bombardeos de Ucrania a los rebeldes de Lugansk y Donetesk, se tiñen de rojo por los centenares de muertos por la intervención rusa. Por ahora parece que el conflicto no excederá lo regional y es de suponer que algunos gobiernos aprenderán la lección de la inconveniencia de ser bufón de un rey lejano. Como ha ocurrido en otros tiempos históricos, después de estas confrontaciones se reacomodará el tablero mundial. La realidad de un mundo multipolar se hará mas palpable y abre fisuras para que puedan avanzar proyectos revolucionarios. Pero, no debería confundirse esta afirmación con la simplificación de que la mera oposición al gobierno de Estados Unidos, es sinónimo de encarnar un proyecto civilizatorio en beneficio de la humanidad. Putin deja claro cada vez que habla, que con Lenin sólo comparte el nombre, Vladimir.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter