Para muestra, un botón

Para muestra, un botón

25Feb22 0 Por Comuna Docente

El CASO DE LA 109 COMO EJEMPLO DE UNA POLÍTICA DE “DEMAGOGIA EDUCATIVA”

¿Qué dirían si un día llegan a la escuela de sus hijos e hijas y se enteran de que a partir de ese momento, nenes de nueve años van a compartir patio, recreo, baños y aulas con estudiantes de diecisiete o dieciocho? ¿Qué dirían si los baños de varones tienen tres inodoros rotos hace por lo menos un año y el baño de mujeres también tiene uno que no funciona? ¿Qué dirían si los inspectores plantean que la primaria y la secundaria ya no funcionará como tal, sino como un bloque que, abarca desde Inicial (jardín de infantes) hasta el último año de la secundaria y que, como hay que entender la educación como un proceso integral, no tiene sentido que estén separados? (Nos preguntamos para qué hay una inspectora de primaria, uno de secundaria, una de educación física y una de artística si todo es lo mismo ¡y dale que va!)
¿Qué dirían si para que eso suceda, para que niños y niñas “convivan” (las comillas tienen un sentido) con adolescentes, la escuela secundaria va a tener que relegar la sala de video –que oficia de biblioteca y sala de profesores-; la preceptoría en donde trabajan a destajo preceptores y preceptoras; y la dirección, lugar a donde se reciben a las familias para charlar sobre la trayectoria de les estudiantes?
¿Qué dirían si, además, esa escuela no cuenta con espacio para hacer educación física y los clubes de alrededor no le ceden espacios –porque no los tienen o porque no-; que las gestiones las hicieron profesorxs y equipo directivo y que la inspección no estaba al tanto de nada?

¿Qué se imaginan que puede pasar si un nene o una nena tienen un problema en la escuela, en donde comparten baños, patio, recreo y aulas? ¿A quiénes van a señalar? ¿A quienes irían a buscar las familias de ese niño o esa niña?

Todas estas preguntas tienen evidentemente una respuesta: es una LOCURA. Eso que todos y todas les que trabajamos en educación, las familias que mandan a sus hijos a esta escuela que no es hipotética pensamos como una locura, es la política de los funcionarios para los niños, las niñas y jóvenes de la comunidad educativa de la secundaria 109 y primaria 61 de La Tablada.
Para los inspectores, meter a 12 cursos en 9 aulas es una política de derecho con inclusión y práctica de cuidados. Sacarles la sala de video y la biblioteca es garantizar la calidad educativa.

Esta política se sostiene con el relato de la “inclusión” que se arrastra desde hace varios años, cuando junto con la obligatoriedad de la secundaria, se crearon escuelas medias pero olvidando un detalle: los edificios, los cargos, los docentes, los auxiliares necesarios para que esas escuelas de creación sean escuelas de verdad. La falsa inclusión, provocada por la falta de inversión, genera situaciones explosivas… y hoy están a punto de estallar. En un contexto de crisis social nunca vista en los últimos 20 años, con el 60% de nuestros alumnos, alumnas y estudiantes bajo la línea de pobreza, viviendo en la más mísera de las incertidumbres, la política de La Matanza y por añadidura del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, es meter a los pibes en aulas modulares o “conteiner” o hacinados en aulas que quedaron chicas para el aumento de la matrícula y querer convencernos de que eso es educar. La creación de nuevos barrios y el pase de los sectores que abandonan la escuela privada empeoraron la situación.
Les docentes y la comunidad educativa de La Tablada y de La Matanza les decimos que no lo vamos a permitir. Necesitamos más escuelas, jardines de infantes, personal docente y directivo. Necesitamos ver el dinero que se fugaron los amigos de Macri y que legitima Alberto Fernández aceptando las condiciones leoninas del FMI en nuestras escuelas. No necesitamos que siga el ajuste, necesitamos más plata para la educación, decir basta a una política de demagogia educativa que conduce inevitablemente al empobrecimiento pedagógico y que, a pesar de los cantos de sirena de los funcionarios, a los que más perjudica es a nuestros hijes, alumnes y estudiantes.
Comuna Docente

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter