De eso no se habla

De eso no se habla

28Feb22 0 Por José Fernández

De a poco, países de Europa occidental anuncian que abrirán sus fronteras para quienes huyen de la guerra en Ucrania. Conmovedora noticia. En el detalle está el verdadero sentido. Hoy nos hemos enterado que este beneficio no es para estudiantes Indios, y habitantes negros de Ucrania, a quienes no se le permite salir o ingresar a Polonia.

Mientras tanto a las costas de España o Turquía, llegan como pueden de modo ilegal, quienes sobreviven a las caravanas de exilio eterno que están condenados en Oriente Medio o África, producto de las guerras expansionistas /  colonialistas de países de la OTAN.

Por primera vez en lo que va del Siglo XXI el concepto de autodeterminación o soberanía, lució tan alto en los estándares de los discursos de los países centrales. Dejando atónitos a los pueblos del Líbano, Palestina, Siria, Irak, Afganistán, Sahara, Yemen, Región del Donbass, etc. que aun recogen los escombros o están bajo el fuego de las guerras imperiales desatadas por los EEUU y sus laderos.

Pocas veces brilló, como en estos días, la palabra libertad. Hemos vistos a batallones de periodistas compungirse ante las cámaras de TV, desesperados por dejar impreso su paso y defensa de la libertad para la posteridad. Pero nada dicen, ni se les mueve una linea facial al anunciar que dos importantes cadenas de noticias de Rusia (Rusia Today (RT) y Sputnik), serán censuradas en el “Occidente”.

Una medalla olímpica habría que darles a todos los analistas internacionales que muestran sus destrezas discursivas al evadir en su defensa del gobierno del humorista Zelensky, (devenido en presidente de Ucrania), la presencia dentro de su gabinete y en sus fuerzas armadas, de representantes del nazismo ucraniano, llamado “Azov.”. Pero esas cualidades olímpicas, se amplifican cuando recortan de sus análisis el hecho que el humorista otorgó, en diciembre pasado, el título de Héroe Nacional de Ucrania con la Orden de la Estrella Dorada a Dmytro Kotsyubail, líder nazi del paramilitar Pravy Sektor, artífices de la masacre de Odessa en 2014.

Se habla del quinto día de guerra, olvidando que el conflicto se desató hace ya 8 años y que la cifra hasta ahora denunciada de muertos bajo las balas de las fuerzas armadas ucranianas supero los 15 mil.

Pero el dato que rebasa y hace colapsar los “neutrales” análisis de occidente, y sus psitacoides intelectuales, es el hecho que en diciembre pasado en la Asamblea General de la ONU; EEUU y Ucrania votaron en contra de: “combatir la glorificación del nazismo, neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia”; resolución propuesta por Rusia.

La lista sigue y es tan burda como los motivos que permitieron escalar este conflicto al punto que lo vemos hoy.

Imagen: Extraída del documental Donbass: la zona gris de los pueblos del frente. Una niña, llamada Margarita residente del poblado Zaitsevo muestra la cola de un proyectil de 80 milímetros que cayó sobre su aldea en 2018.

José Fernández.

Compartí esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter